Archivo para pentecostalismo

¿Está la glorificando a Dios la Iglesia en África?

Posted in Alertas with tags , , , on diciembre 5, 2014 by elcaminoangosto

Elshaddai Impat Fire Ministries

Artículo del Pr. Conrad Mbewe (http://www.conradmbewe.com/2014/12/is-evangelical-church-in-africa-really.html)

traducido con permiso por el Pr. Alexander León

[Como de costumbre, realizo la aclaración de que estas traducciones de los comentarios de este pastor africano se realizan por la convicción y el dolor personal al reconocer que América Latina sufre una situación muy similar a la que él describe]

Conforme el año 2014 llega a su fin, mi corazón me duele. Estoy profundamente cargado con respecto a lo que se ha vuelto la característica dominante del Cristianismo evangélico en África. He intentado considerar el asunto en mi mente simplemente haciéndome una pregunta honesta: ¿Está este Cristianismo que se ha vuelto dominante en el continente Africano glorificando a Dios?

  1. ¿Estamos glorificando a Dios cuando pretendemos estar experimentando milagros que en realidad no están sucediendo? Cuando los milagros ocurrían en la Biblia, los ciegos recibían la vista, los cojos caminaban, los leprosos eran curados, los sordos oían y los muertos resucitaban (ver Lucas 7:22). Hoy en día, la tierra abunda la propaganda de las cruzadas de milagros pero nada de esto está sucediendo. ¿Estamos glorificando a Dios al engañar a las personas de esta manera?
  2. ¿Estamos glorificando a Dios cuando hablamos en “lenguas” que nadie puede interpretar? En la Biblia, las lenguas eran lenguajes desconocidos que podían ser interpretados (I Corintios 14.27). Hoy en día no se trata más que de unas pocas sílabas repetidas a gran velocidad: “kakaka filololo wandarkawandara”, etc. Por lo tanto no es de sorprenderse que las iglesias están llenas de personas que hablan en lenguas, pero no hay alguien capaz de interpretar. ¿Puede alguien interpretar semejante cosa? Sin embargo, estoy preguntando algo más fundamental todavía: ¿Estamos glorificando a Dios con este comportamiento tan carente de sentido?
  3. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos los beneficios de la salvación a tener mayor salud y mayor riqueza? En la Biblia, el mensaje principal de la salvación era el perdón de los pecados y la transformación moral (Lucas 24.47). Hoy en día, el mensaje principal que se escucha en la iglesia evangélica Africana es el de terminar con la pobreza personal y la sanidad de toda clase dolencias corporales (como se puede ver en el cartel arriba). La salvación está “otras cosas”. De nuevo, pregunto, ¿estamos verdaderamente glorificando a Dios con este sustituto mortal?
  4. ¿Estamos glorificando a Dios cuando abandonamos la predicación del arrepentimiento y la sustituimos por charlas motivadoras? Juan el Bautista y Jesús y sus apóstoles predicaron el arrepentimiento (ver Mateo 3.2, 4.7 y Hechos 2.38, 26.20). El punto de vista creciente hoy en día no es que el hombre y la mujer están caídos y son responsables por sus pecados por lo cual deben arrepentirse. En vez de eso, son considerados víctimas de errores del pensamiento y poderes malignos, y necesitan ser liberados. Por esta razón los sermones no son más que charlas motivadoras seguidas de largas horas de sesiones de liberación. Pregunto: ¿Están produciendo estos mensajes y estos métodos vidas que glorifiquen a Dios?
  5. ¿Estamos glorificando a Dios cuando escondemos la podredumbre de los lobos que hace presa de las almas vulnerables? En la Biblia, Jesús advirtió sobre los lobos que se vestían con piel de oveja (Mateo 7.15). Recientemente recibí un mensaje de una mujer en Lusaka cuyo pastor la llevó a unos arbustos y se le pidió que se quitara la ropa para poder curarla de “el mal” por el cual su esposo le estaba siendo infiel. Únicamente los médicos brujos solían hacer esto pero se ha vuelto práctica frecuente para algunos pastores/profetas “evangélicos”. La tragedia está en nuestro silencio sepulcral con respecto a esta podredumbre. ¿Es este silencio una manera de glorificar a Dios?
  6. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos la verdad al mínimo con tal de mantener la unidad Cristiana? Lo que leo en mi Biblia es que es urgente enseñar y conocer las verdades del evangelio para que los hombres puedan ser salvos. A partir de ahí, los rayos luminosos del Evangelio alumbran a través de las Escrituras, demandando una vida santa por parte del pueblo de Dios. Hoy en día, queremos tomarnos de las manos en la oscuridad. Queremos tener compañerismo con cualquier que se diga Cristiano sin preguntarle qué es lo que cree. Agua bendita y aceite, trapos de oración judía, etc. se venden y se compran entre los evangélicos. Y a cualquiera que quiera reclamar se le hace callar. ¿Está esta nueva posición glorificando a Dios?
  7. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos la adoración a una danza sin sentido y música sensual? Miren los salmos de la Biblia y las canciones de adoración que hemos heredado de una generación anterior para ver cuán rica era la expresión de la fe en el pueblo de Dios. Cada frase está impregnada de verdades de las Escrituras. Hoy en África, los profesionales inteligentes dejan sus cerebros en la entrada de la iglesia para cantar una repetida frase una y otra vez. Lo que importa es la música, la música sensual, mientras el líder de adoración grita, “gloria a Dios”. ¿Estamos seguros de que esto glorifica a Dios?
  8. ¿Estamos glorificando a Dios cuando el ordenar, declarar y decretan han reemplazado a las humildes peticiones de oración? Yo leo las oraciones de la gente piadosa en la Biblia y están llenas de peticiones humildes al soberano Dios del universo. Escucho las oraciones de los hombres y mujeres de Dios en la actualidad y están llenas de declaraciones, decretos y órdenes en “el nombre de Jesús”. ¿No es la mayor arrogancia que una persona pretenda reclamar que Dios haga lo que se le pide? ¿Pueden este tipo de oraciones glorificar a Dios?
  9. ¿Estamos glorificando a Dios cuando los registros de membresía de nuestras iglesias están llenos de cabras a la vez que desechamos la disciplina? Mi Biblia enseña que los líderes de la iglesia deben ser muy cuidadosos al permitir la entrada en la membresía y su permanencia en ella. Esto debe ser solamente para aquellos que se han arrepentido de sus pecados y han confiado en Cristo, y que así lo demuestran en su forma de vida. Si no lo hacen, deben ser ex-comulgados (I Corintios 5.9-13). Tristemente, nuestras iglesias están llenas de miembros y líderes que son borrachos, pleiteadores, que viven vidas sexuales inmorales, roban y nadie está tratando con este asunto. ¿Glorifica esto a Dios?
  10. ¿Estamos glorificando a Dios cuando tenemos mujeres predicadoras mientras que los hombres se sientan en las bancas y las escuchan? La Biblia enseña el liderazgo masculino tanto en el hogar como en la iglesia… desde el Edén. La Biblia enseña que el trabajo de la predicación debe ser realizado únicamente por varones maduros y probados (I Timoteo 2.11-14). Tristemente, el número de mujeres pastoras en África (mientras sus esposos se auto-denominan obispos, profetas o apóstoles) ha llegado a niveles de epidemia. ¿Estamos seguros de que glorificamos a Dios con esta ofensa en su propia cara?

Yo lo dudo. Aun así, estas 10 prácticas se han vuelto características dominantes en el cristianismo Africano. Yo honestamente desearía que fuera la descripción de alguna secta extremista que puede ser fácilmente diferenciada de los evangélicos, como los Testigos de Jehová, pero tristemente esto se ha vuelto la forma más común de cristianismo en África. Esto es lo que nos representa en la televisión y en la radio. Es lo que aparece en las carteleras y en los posters en las calles. Es lo que llena los registros en nuestras asociaciones evangélicas y en las fraternidades de pastores.

Yo desearía que todo este ruido que estoy escuchando y que el polvo que se está levantando a través de toda África fuera para la gloria de Dios. Pero no es así. Esto está centrado en el hombre y no en Dios. Queremos números y estamos dispuestos a obtenerlos sin importar el costo. Difícilmente alguien se hace la pregunta: ¿No es esto que tengo en las manos una mentira? (Isaías 44.20). Me parece a mí que estamos glorificando un Dios falso – y no el Dios de la Biblia. Hemos establecido nuestro propio ídolo del siglo 21 y nos hemos postrado ante él. Esto no es Cristianismo. Este no es el camino al Cielo. ¡No lo es!

Por lo tanto, termino el año 2014 con una gran carga en el corazón al respecto de todo esto.

¿POR QUÉ CRECE EL MOVIMIENTO CARISMATICO?

Posted in Alertas, Doctrina, Reflexiones with tags , , , on julio 22, 2013 by elcaminoangosto

¿Por qué el Movimiento Carismático está creciendo excesivamente en África?

Artículo del Pastor Conrad Mbewe

Traducido y adaptado por el Pr. Alexander León

(Las adiciones del traductor aparecen entre corchetes [])

charismascharismatic_chaos16
don-de-lenguas-2 godbotherers460x276 Worshippers

Muchas explicaciones se han dado para la explosión del movimiento carismático en África. Muchos la  han considerado como una visitación poderosa del Espíritu Santo. Aunque probablemente hay más de una razón, quisiera añadir mi propia observación  por si sirve de algo. En esta publicación de mi Blog no me refiero  a la vieja forma de Pentecostalismo que alguna vez fue representada por las iglesias Asambleas de Dios. Lo que tengo en mente es la forma extrema actual que está creciendo como los hongos debajo de cada arbusto y árbol aquí en África. ¿Cómo se puede explicar este fenómeno?

Creo que una de las razones por las cuales el movimiento carismático se ha extendido en África como un incendio forestal es porque no ha combatido la cosmovisión (visión del mundo) Africana sino que la ha adoptada.  Solamente ha sido bautizada con versículos Bíblicos y palabras cristianas que antes tenían un significado diferente.

La forma Africana de ver el mundo

Permítanme explicar a lo que me refiero. La cosmovisión Africana del mundo consiste de 4 estratos.

  1. Dios
  2. Ángeles y demonios
  3. Espíritus ancestrales
  4. Seres humanos

Esta es la razón por la cual los Africanos no se cuestionan la existencia de Dios, contrario a muchas personas  en el mundo occidental, sino que Dios está ahí. Él es el Creador y último Gobernador y Benefactor de todo el universo.

Pero en nuestra forma de ver el mundo, aunque Dios está ahí, está muy lejos. Entre Él y nosotros los humanos se interponen dos niveles en el mundo espiritual. Por un lado los ángeles y demonios (es decir los ángeles malos) y por otro lado – los espíritus de los que ya han partido – lo cual está más cerca de nosotros.  Solamente cuando se han superado estos dos niveles las bendiciones de Dios podrán alcanzarnos.

Aquí es cuando entran en juego los médicos brujos en las religiones tradicionales africanas. Ellos son quienes tienen el misterioso poder para incursionar en esos dos estratos. Ellos nos dicen lo que tenemos que hacer para aplacar los espíritus de nuestros ancestros. Además son ellos quienes tratan con los demonios por medio de sus trances nocturnos, danzas e incienso.

De esta manera, una persona que siempre está enferma, no puede conseguir empleo, no ha logrado casarse o tener hijos, o cuyo negocio está encontrando dificultades para surgir, etc. Simplemente tiene que ir donde el médico brujo que es el único que tiene la llave para entrar en el mundo espiritual.  A tal persona se le dirá que una persona muerta o algún espíritu malo es quien está frustrando su vida.

Algunas veces el enemigo es una persona viva. Sin embargo, la razón por la cual esa persona parece tener un poder misterioso sobre tu vida es porque ha podido penetrar esos dos niveles (ya sea espíritus ancestrales o espíritus malos) y tú no lo has hecho.  Con la ayuda de un médico brujo tú podrías vencerle en esos dos niveles y las bendiciones de Dios podrán de nuevo fluir hacia tu vida.

Sea cual sea el caso, el poder del médico-brujo no explica la verdad solo se trata de un frenesí irracional. Su fuerte arraigo en la mente popular reside en su temible misterio y en su capacidad para llevarte a un éxtasis y declararte liberado. Por supuesto, esto nunca es realizado como un acto de benevolencia. Debes pagar por sus servicios.

La Rendición del Movimiento Carismático

Mi intención no es ser grosero, pero lo que el moderno movimiento carismático ha hecho en África es simplemente tomar toda esta superestructura errónea de las religiones africanas con su [falsa] visión del mundo y las ha bautizado con algunos versículos bíblicos mal aplicados y con un lenguaje cristiano. La única diferencia es que los estratos de los ancestros muertos y los malos espíritus se han vuelto un revoltijo muy confuso. Por esta razón es que algo que no tiene sentido como el asunto de demonios que entran en los maridos y esposas  para destruir los matrimonios, se acepta sin cuestionamientos. Esta es la razón también por la cual la herejía de las maldiciones generacionales se ha vuelto tan popular. En nuestras mentes, la mala suerte se transmite desde el estrato de los ancestros muertos.

En los círculos carismáticos africanos, el “hombre de Dios” ha reemplazado al médico-brujo.  Es él quien ejerce el misterioso poder que le capacita para entrar en esos estratos impenetrables, en los cuales nosotros por ser simples mortales no podemos incursionar.  Entonces, cuando las bendiciones no fluyen  hacia nosotros a pesar de nuestras oraciones, acudimos a su oficina o a su iglesia por ayuda.  Esto explica las multitudes en esos círculos. La muchedumbre no está buscando a alguien que les explique cómo encontrar perdón de Dios. ¡No! Ellos quieren que el “hombre de Dios” ore por ellos.

Esto también explica el extraño significado que “hombres de Dios” tiene en las mentes de los devotos de estos círculos. En el Evangelicalismo de una generación anterior, “hombres de Dios” significaba más que todo predicadores de la palabra de Dios, pero en este nuevo escenario se refiere a sacerdotes que pueden entrar en las cámaras internas de los santuarios para traernos las bendiciones.

Esto también explica por qué la respuesta a casi todo problema que usted traiga a estos “hombres de Dios” sea la “liberación” [en nuestro contexto podría ser “atar y desatar” o “decretar”]. Dios desea bendecirte, pero tienes que incursionar en esos estratos impregnables antes de que esas bendiciones puedan alcanzarte. Las oraciones del “hombre de Dios” traerán liberación en esa vigilia o en la montaña en que él decida realizar su ritual. ¿Quién podrá negar que esas frases se han vuelto las palabras clave de este movimiento?

Los “guerreros de oración” gritan hasta la capacidad de sus voces y repiten el nombre de Jesús. Sudan mientras luchan con estos espíritus, estirando cada músculo de sus cuerpos hasta que logran vencer (eso piensan). Es entonces cuando logran llegar a Dios y conseguir las bendiciones. Esto no es otra cosa que la religión tradicional africana rociada con un poco de Cristianismo.

Hay que notar también que la enseñanza no es uno de los fuertes en el moderno movimiento carismático en África. Sus líderes se apoyan en unos pocos gastados y torturados [mal interpretados] versículos. “Por sus llagas fuimos nosotros curados”, “No somos la cola sino la cabeza”, etc. No hay ningún esfuerzo en absoluto por hacer una apropiada exégesis de las Escrituras. Más bien, al repetir estas frases y hacer que la gente caiga en trance, al estilo del médico-brujo, están arrasando con la mente popular. A la gente le encanta y está dispuesta a pagar por eso. Los “hombres de Dios” se vuelven cada vez más ricos mientras las multitudes siguen llegando.

Esto no es Cristianismo

Lo que me preocupa es que esto debería ser tan obvio que pregunto cómo es que no lo vemos. O si lo vemos, ¿por qué no estamos advirtiendo a los Cristianos contra esto? Por amor a las multitudes, hemos dejado que la religión tradicional africana entre en la iglesia por la puerta trasera. Han desechado la verdad. Esta es la razón por la cual no me emociono por la multiplicación de iglesias – o ministerios – que toman esa bandera.

Necesitamos la sana advertencia de que esto no es Cristianismo. Yo sé que esta metodología ha llenado iglesias y clases hasta rebosar y que se tienen que hacer varios cultos para acomodar a las multitudes. Pero eso no es Cristianismo. Eso no lleva al Cielo. Eso es solo la misma religión que ha estado en suelo africano por tiempos inmemoriales, pero que tiene ahora una delgada capa de pintura cristiana, esa es la religión que precisamente el Cristianismo debería erradicar. Hemos perdido la fe Cristiana teniendo la Biblia en nuestras manos y usando algunas de sus palabras. Esto es realmente triste.

La religión de la Biblia no enseña sobre un Dios que está muy lejos de nosotros a menos que algunos poderosos hombres vengan y hagan que las bendiciones nos puedan alcanzar. ¡No! La Biblia enseña sobre un Dios que está cerca de nosotros. La única barrera entre Dios y nosotros es nuestro pecado, y Cristo ha tratado con eso por medio de Su muerte en la Cruz.

Cuando oramos, estamos en el recinto de la gracia divina, hablando directamente con Dios. No tenemos que lidiar con demonios ni espíritus ancestrales antes de que podamos acercarnos a Él. No necesitamos recitar frases ni saltar o dar vueltas como los médicos-brujos hacen alrededor del fuego bajo la luz de la luna. Dios es nuestro Padre celestial. Solo nuestro pecado puede hacer nuestras oraciones ineficaces.

¡Escúchenme! Los ángeles y los demonios existen, pero no son estratos espirituales impenetrables que nos hagan necesitar de alguien con unción antes de que podamos tener acceso a las bendiciones de Dios. Ellos son seres que ya sea cumplen las órdenes de Dios o las del diablo. Pero ¡no están entre nosotros y Dios!

Finalmente, no necesitamos “hombres de Dios” que nos impongan las manos cada Domingo (o Viernes por la noche en las montañas) para que podamos conocer las bendiciones de Dios. Hay un único Mediador entre Dios y nosotros – es Jesucristo hombre. Todos los demás son impostores y tenemos que rechazarlos con la firmeza que se merecen.

Cesasionismo versus Continuacionismo

Posted in Reflexiones with tags , , , , , , on agosto 5, 2011 by elcaminoangosto

Parece ser que el tema del continuacionismo versus cesacionismo ha recobrado interés y como he sido testigo de que aún en el campo de los que afirmamos abrazar la teología reformada se están presentando debates, considero que un resumen del asunto pudiera ser de ayuda a una mejor comprensión de la posición cesacionista. Hay ilustres teólogos que han debatido este tema con mucha excelencia y amplia documentación, no tengo oportunidad aquí de hacer algo similar, lo que quisiera aprovechar es la oportunidad y bendición de que tengo este blog, para colaborar con un resumen que sea de utilidad a los que están estudiando el tema. Libros como el de Donald W. Dayton (Raíces teológicas del Pentecostalismo) y folletos como el del Dr. Peter Masters “El fenómeno carismático”, son bastante útiles si los pueden conseguir. El profesor Carlos Cruz, al cual tuve el privilegio de escuchar cuando estuve en el Seminario también escribió un libro recomendable: Sola Scriptura- Carismatismo y Reforma Protestante.

Para los que no conocen los términos, se le llama cesasionismo a la posición que afirma que los dones de operación milagrosa, como sanidades, prodigios y milagros, fueron cesando paulatinamente y dejaron de ser necesarios para la iglesia cuando concluyó la era apostólica.

La posición continuacionista afirma que los dones de operación milagrosa siguen en vigencia y que en la iglesia hay personas que pueden tener estos dones de sanar, hacer milagros, recibir revelaciones directas de Dios para dar un mensaje a la iglesia, hablar en una lengua extranjera sin haberla aprendido y poder interpretar una lengua desconocida.

Considero necesario recalcar que al igual que los continuacionistas, nosotros creemos que:
1. Dios tiene todo poder
2. Dios no cambia en sí mismo
3. Dios es soberano y actúa según le place

Muchas veces la gente cree que nuestra posición implica que creemos que Dios no puede hacer milagros hoy, o que Dios no puede sanar a alguien hoy o que no creemos en la ocurrencia de alguna manifestación particular del poder de Dios en el presente.
Eso no es lo que estamos cuestionando. Afirmamos que el hecho de que los dones de operación milagrosa no estén en operación hoy en día, no tiene que ver con que Dios tenga poder o que Él ha cambiado. Puedo compartir experiencias personales que les parecerían increíbles a muchos, por la forma que el Señor ha contestado oraciones. He visto la mano bendita del Señor actuar de forma impresionante en mi propia vida, pero afirmo también que el mayor milagro que el Señor ha hecho en mi vida es la transformación de un corazón sucio e incrédulo en un corazón limpio que ahora ama a Dios. Afirmamos que la obra milagrosa del Espíritu en la iglesia es permanente ya que por la exposición de la palabra de Dios, los pecadores son transformados en nuevas criaturas.

En la Biblia vemos que hay períodos en los cuales Dios actúa por medio de portentos y luego otros períodos en los cuales deja de hacerlo. En diferentes períodos Dios se manifiesta de diversas maneras, pero aún en las épocas en que parece haberse ocultado de los hombres, Él ha tratado de forma particular con los suyos. Todo el Antiguo Testamento atestigua de esta forma de actuar de Dios.

Cuando el Hijo de Dios fue manifestado, comenzó un período muy especial de manifestaciones del poder de Dios, habiendo pasado un período de aproximadamente 400 años en los cuales Dios aparentemente había guardado silencio. En su Evangelio Juan explica la razón de su relato de los hechos de Cristo: “Para que creáis que Jesús es el Cristo” Juan 20.31. En Hechos 2:22 se nos afirma que la ejecución de los milagros de Cristo fue una muestra de la aprobación de su ministerio por parte de Dios. En relatos como el de Marcos 9:2-6 vemos que Cristo actúa realizando un milagro para probarles a los fariseos su autoridad. El poder de Cristo confirmaba su autoridad.
El apóstol Pablo al hacer referencia a las pruebas de su apostolado, menciona la realización de prodigios y señales. (II Cor. 12.12).

Pienso que todos los milagros, señales y prodigios que se registran en la Biblia estuvieron siempre asociados a un mensaje y con un propósito y cuando los hombres de Dios ejercieron este poder especial que se les concedió para obrar milagros, tuvieron siempre el cuidado de evitar toda admiración hacia ellos mismos y aprovecharon la oportunidad de exaltar al verdadero autor de los milagros. En Hechos 3 Pedro y Juan amonestaron a los judíos a no poner la mirada en ellos y en Hechos 14 Pablo y Bernabé hicieron lo mismo con indignación, al ver las reacciones de las personas. Como recomendación pues, para los que tienen contacto con personas que afirman poseer este tipo de dones milagrosos, siempre hemos de fijarnos si el enfoque es el correcto y si los dotados de este poder son tan cuidadosos de evitar toda gloria personal.

Aprovecho para aclarar que a veces usamos cierta terminología que puede servir de ayuda o puede confundir a otros. A los dones de operación milagrosa se les suele llamar “extraordinarios”, esto no quiere decir que pensamos que los otros dones sean de menor valor, sino más bien, precisamente lo que estamos enfatizando es la ocurrencia no regular de tales manifestaciones del poder de Dios.

Este aspecto de confirmación de poseer la autoridad divina por medio de señales y prodigios no debe ser considerado permanente.
Cuando Elías confrontó a Israel contra los profetas de Baal, el poder de Dios habría de manifestarse para confirmar quién era el verdadero Dios (I Reyes 18) y cuando Pablo estaba defendiendo su apostolado ante los corintios, parece que también estaba decidido a mostrar la operación del poder de Dios en su vida de una forma visible, (si estoy interpretando bien las palabras que se registran en I Cor. 4:18-19). En ambos casos, ni Elías ni Pablo estaban predicando algo novedoso, sino afirmándose en lo que Dios ya había revelado con respecto a sí mismo.

Es importante señalar otro caso, cuando Pablo enfrenta el problema doctrinal en Galacia, el mismo apóstol afirma que si aún él y sus compañeros, se atreven a variar el mensaje del Evangelio, o si un ángel bajado del cielo, pretende hacer tal cosa, debemos considerarlo anatema.

Lo que estoy tratando de dar a entender con estos ejemplos es esto: Dios da poderes especiales a los hombres para confirmar que ellos están hablando de parte de Él (Moisés, los profetas, los apóstoles), pero luego, una vez que ellos han expuesto este mensaje de Dios, esta revelación de Dios debe considerarse como autoritativa y ningún prodigio o señal debe considerarse válido para variar o desviarse de aquella verdad revelada.

Espero que hasta aquí todos mis hermanos, cesacionistas o no, estamos de acuerdo en que por más espectacular que sea el despliegue de poder que pudiéramos presenciar o experimentar, nuestras conciencias deben ser cautivas siempre de la Palabra escrita, cuyo canon todos consideramos cerrado.

Todos lo anterior me sirve para argumentar lo siguiente. En el presente la ejecución de un milagro o prodigio no funciona como credencial de autoridad o aprobación de parte de Dios. Siendo así, nuestra pregunta a los hermanos continuacionistas es la siguiente. ¿De qué forma este tipo de dones, entendidos como capacidades dadas a personas específicas deben funcionar hoy en día? Ellos nos respnoderán que como parte de la edificación de la iglesia y nosotros respondemos que los beneficios del actuar milagroso de parte de Dios puede seguir beneficiando a la iglesia sin necesidad de estos dones.

Un hermano me dijo que los dones no deberíamos entenderlos como una herramienta que el creyente puede utilizar a discreción personal, sino algo que Dios puede otorgar en un momento dado. Pero esta novedosa interpretación de la forma en que operan los dones, solo nos lleva a creer lo mismo pero llamarle con un nombre diferente, porque entonces, si hay un hermano enfermo y yo voy a su casa y oramos por él y Dios lo sana, (algo que creo completamente posible), yo pensaría que Dios contestó nuestra oración, pero con esta otra terminología, se afirmaría que Dios me concedió en ese momento el don de sanidad.

Aunque no afirmo que en la época apostólica, el hecho de que alguien tuviera el don de sanidades, implicara que todas las personas de la iglesia tuvieran que ser sanadas, me parece lógico inferir que si en esa época alguien caía enfermo, al hermano que debían procurar traer para orar, era al hermano con el don de sanidad, ¿por qué? pues porque era el instrumento que en el propósito de Dios era usado para realizar sanidades. Del mismo modo si quisiera que un familiar escuche el mensaje del Evangelio y tengo conocimiento que hay un hermano que tiene el don de la Palabra, expresa el Evangelio con claridad y pasión, a este hermano buscaría yo para que comparta como ese familiar que tengo. Pero, conforme a la instrucción recibida de Santiago 5.14, son los ancianos los que debemos llamarse para orar por un enfermo, y pienso que sería pretender demasiado asumir que todos los ancianos deben poseer el don de sanidades. Creo que este texto está dando instrucciones claras en cuanto a la forma de tratar el asunto de los enfermos, ¿estaríamos pidiendo demasiado, al esperar que, si el don de sanidades debe ser considerado como un elemento continuo en la iglesia, no se mencione en un pasaje como este?

Quiero pasar a tratar el tema de la “necesidad”, es decir, habiendo afirmado y reafirmado que sí creo en el poder de Dios para realizar prodigios, paso a defender que aunque pueden ocurrir, no son necesarios, es decir que la iglesia que no los experimenta no está carente de algo indispensable.

Aclaro de nuevo, una iglesia en la cual el Espíritu Santo no está en continua acción para dar vida a pecadores muertos por medio de la Palabra y para santificar a los creyentes, esa iglesia sí carece de algo indispensable, pero una iglesia que no experimenta alguna manifestación divina en forma de sanidades o prodigios, no está, de ninguna manera, por debajo del estándar entre las iglesias de Dios, de antes, ni de ahora. De la Iglesia de Tesalónica el apóstol Pablo escribió que el Evangelio llegó a ellos “en poder, en el Espíritu Santo, y en plena certidumbre”… (ITes. 1.5), y sin embargo en el relato de los Hechos no se registra alguna sanidad o prodigio, aunque afirmo que ocurrieron terribles milagros porque el apóstol afirma que se convirtieron de los ídolos al Dios vivo y verdadero. (I Tes 1.9)

Creo de todo corazón que Dios sana, creo y he visto la provisión milagrosa de Dios en casos de necesidad y he visto con asombro a veces la acción vengadora del Señor defendiendo a sus hijos también. Lo que no hago es atribuir esas acciones divinas a operaciones de algún don en mi persona o en alguno de mis hermanos en la fe. Lo atribuimos a la providencia del Señor, que en Su gran misericordia se complació en contestar nuestros ruegos.

Se dice que asociamos la operación de los dones de operación milagrosa como un ataque a la suficiencia de las Escrituras. Sí, pero no siempre. Sin embargo, es innegable que muchísimos hoy en día están convencidos de que están en la doctrina o iglesia correcta, porque en sus iglesias han visto o experimentado algo sobrenatural y no porque se les ha convencido escrituralmente de ello. Tenemos serias advertencias en el Evangelio en cuanto a la realización de prodigios por parte de los falsos maestros. Me parece notar una seria diferencia en la forma en que ocurrieron las cosas antes y ahora. Hemos visto que en la era apostólica, las señales prodigiosas se realizaban como una confirmación de la aprobación divina para los hombres que llevaron el Evangelio, pero por otra parte tenemos serias advertencias para los últimos tiempos para no sucumbir ante los que realizan prodigios. Nuestra segura y firme ancla debe ser la Palabra de Dios que permanece para siempre. Los milagros atribuidos a los santos en el catolicismo, a la Virgen María, a sanadores que son herejes, etc., nos confirman que esto ya no podemos considerarlo como señal de aprobación divina.

Los cesacionistas creemos que la función del ministerio apostólico, fue fundamental en la iglesia, pero creemos que su ministerio fue irrepetible porque ellos pusieron el fundamento, lo cual en un edificio se realiza al principio y de una vez por todas, lo que sigue es seguir edificando. (Efesios 2:19-20). Si captamos correctamente esa ilustración, entendemos que lo que nos corresponde es aferrarnos a la doctrina que ellos establecieron, recordemos que el Señor Jesucristo no escribió sus enseñanzas, todo lo que sabemos de Él nos llegó por vía de los apóstoles o sus acompañantes. Ellos cumplieron su misión al transmitir todo lo que Cristo les enseñó, uno de los requisitos para este ministerio apostólico fue haber recibido el Evangelio directamente de Cristo, como confirma Pablo haber sido su caso también.

Creemos que tenemos una fiel expresión de la iglesia en toda comunidad de cristianos que tengan el compromiso de seguir a Cristo según las enseñanzas de los apóstoles. La pretensión de algunos, de que las iglesias tienen que tener los dones milagrosos para funcionar correctamente nos parece un ataque a las iglesias del Señor establecidas en orden y que procuran la santidad.

¿Qué más?
Bueno tenemos que hablar un poquito de la profecía.

La labor del profeta incluía: revelar lo que recibía directamente de Dios, fueran predicciones o instrucciones y también, llamar constantemente al pueblo al arrepentimiento confrontándole a sus pecados.

Creemos que la función profética que daba revelaciones recibidas directamente de parte de Dios sea en instrucciones o predicciones no es necearia. Dios ha hablado por Su HIJO (Hebreos 1) y los apóstoles nos han transmitido todo lo Él les enseñó. Las Escrituras son suficientes, no hemos de quitar nada ni añadir nada. Sin embargo, podemos decir que el elemento de proclamación de la Palabra continúa. En este sentido podríamos llamar profeta a aquel que con fidelidad expone la Palabra de Dios. En un sentido, el predicador fiel puede decir “Así dice el Señor”, si cuando predica interpreta y aplica correctamente la Biblia, pero aún así, su predicación no es infalible, sino que la iglesia debe comprobar si lo que dice es conforme a las Escrituras.

En cuanto a los dones de lenguas e interpretación de lenguas, debo confesar que mi experiencia tiene peso en cuanto a mi posición cesacionista, aunque no acepto que sea motivo determinante de mi cesasionismo, porque me aferré a la posición contraria por mucho tiempo. Yo experimenté un éxtasis y mi lengua se movía sin control, tuve una especie de trance y balbuceaba dos sílabas descontroladamente. Lloré mucho pensando que eran lenguas de Dios y por muchos años temí dudar sobre esto, aunque a regla bíblica “hablen dos, a lo más tres, por turnos y con intérprete” nunca se cumplió. Se me enseñó a seguir practicando este “idioma angelical”, pero tal experiencia no me sirvió como elemento santificador ni para que alguien entendiera el mensaje de Dios. En una palabra, no fue para nada similar a lo que se relata en los Hechos ni en I Corintios. Muchos desearíamos que en oportunidades específicas, Dios capacite a hombres para llevar el glorioso Evangelio en una lengua que ellos no conocen y que esto sirva como señal a los incrédulos y vengan a Cristo, claro que creo que Dios puede hacerlo! Si alguien tiene información documental de que el Señor ha actuado de esta manera, yo diría Amén y me gozaría con esas conversiones. Sin embargo, lo que he leído de misioneros abnegados que con grandes sacrificios y luchas fueron a las tribus más lejanas a predicarles el Evangelio, es que tuvieron que aprender esas lenguas o buscar un intérprete. Lo único que puedo pensar es que la frase de Pablo en Corintios 13.9 que afirma “cesarán las lenguas”, se refiere a que llegaría el momento en el cual el don de poder hablar una lengua desconocida dejaría de estar en operación.
En este punto quisiera que el hermano continuacionista analizara con sinceridad si de verdad le parece que era necesario que Pablo se refiriera a la cesación de dones espirituales en el Cielo. ¿Podría alguien creer que los dones espirituales como la profecía, la ciencia o las lenguas fueran necesarios en el Cielo? Que esos dones no serían necesarios en el Cielo debería ser obvio para ellos y para todos, sin embargo no creo que fuera obvio para los Corintios que llegaría el momento en el que los dones que ellos estaban disfrutando dejarían de estar en operación, y ahí si me parece muy instructiva la declaración, porque Pablo entonces les causaría un “shock” al enterarlos de que esos carismas que ellos tanto apreciaban dejarían de funcionar en un futuro y ¿quién sabe si esto ocurriera en su propia generación?, así les confronta a a preeminencia del amor, que de por sí es la marca y sello del verdadero cristianismo (Juan 13.35), lo que les sostendría hasta el final. Sea cual sea nuestra opinión, nunca perdamos de vista que el amor es el vínculo perfecto (Colosenses 3.14) y es en amor y por amor que tenemos estas discusiones para el bien de la Iglesia del Señor.

LOBOS RAPACES

Posted in Alertas, Doctrina with tags , , , , on marzo 12, 2010 by elcaminoangosto


Mateo 15:14
Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.

Creo que estas palabras de Cristo, son muy duras, difíciles de recibir. Pero alabo a Dios por Su misericordia porque aún de entre esos ciegos, y de sus guías ciegos, Él ha querido tener compasión. El texto bíblico se refiere a los fariseos y a sus seguidores, y vemos que Nicodemo y Pablo, siendo fariseos están contados entre los creyentes, al igual que muchos de los que antes siguieron a los fariseos. Esto nos debe dar esperanza.

Por mucho tiempo mi familia y yo fuimos seguidores de hombres, seguidores de experiencias y seguidores de hombres que se proclaman a sí mismos como apóstoles y ungidos del Señor, y los seguíamos porque creíamos sinceramente que eran hombres de Dios. Allí seguiríamos aún, esperando algún otro “nuevo mover” del Espíritu Santo, engañándonos a nosotros mismos y probablemente engañando también a otros, si la mano poderosa y misericordiosa de Cristo no nos hubiera rescatado de las tinieblas del error para trasladarnos a Su Luz admirable.

¿Quién puede dar humildad al creyente para que reconozca que estuvo equivocado? Solo el Espíritu Santo.

Les invito a mirar con atención este video que denuncia la triste realidad que ha vivido gran parte del cristianismo desde hace ya muchas décadas.

Ahora bien, no quiero que alguien vaya a pensar que al criticar estos lobos dentro del pentecostalismo, yo esté afirmando que todos los pentecostales son lobos. Hay lobos infiltrados en todas las denominaciones. Y para demostrar que sí hay hombres honestos en el pentecostalismo, quiero compartir una excelente reflexión del pastor pentecostal B.H. Clendennen, que recién falleció en diciembre de 2009 y que en sus últimos días quiso realizar un solemne llamado a los cristianos de su covicción teológica para que se arrepientieran.

Como bautistas y adherente a la teología reformada creo que la posición teológica del pentecostalismo no es la correcta, pero no puedo afirmar que los pentecostales no son cristianos. Hay falsos cristianos y obreros fraudulentos en iglesias de diversas tendencias. Sin embargo, afirmo que abrazar un cristianismo confesional, histórico, nos libra y protege de muchísimos errores en los que más fácilmente caerán los grupos cristianos cuyas declaraciones doctrinales son débiles, poco explícitas o débiles en sus fundamentos esenciales.

Para conocer mejor nuestra posición con respecto al Pentecostalismo y al fenómeno carismático, les invito a leer y estudiar este documento sobre

>>>>>>>>> EL CARISMATISMO <<<<<<<<<

A %d blogueros les gusta esto: