Archivo para Evangelio

CONFERENCIA ANUAL

Posted in Links Recomendados, Noticias with tags , , , , , , , on noviembre 16, 2012 by elcaminoangosto

Pueden ver la agenda para este año aquí:

Agenda

¿CONOCES EL EVANGELIO?

Posted in Reflexiones, Tratados with tags , , on septiembre 10, 2012 by elcaminoangosto

 

Imagen

 

Jesucristo comenzó su ministerio en esta tierra con estas palabras: “…El Tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio.” (Evangelio según San Marcos 1:15)

Es urgentemente necesario entender las condiciones e implicaciones de este breve texto bíblico.

La primera parte del versículo afirma que con la venida de Jesucristo, el reino de Dios se acercó y comenzó su establecimiento en este mundo. Por muchos siglos, la humanidad había sido dejada en la ignorancia y todos los pueblos se desviaron en sus diversas religiones, apartándose más y más de la Verdad; y el pueblo judío, con el cual Dios por su misericordia se acercó para hacer un Pacto con ellos, también se mostró infiel, de manera que solo unos pocos estaban anhelando al Mesías prometido. Entonces Dios, que les había hablado en el pasado, muchas veces y de muchas maneras por medio de los profetas, en la consumación del tiempo, envió a Su propio HIJO, al Verbo eterno y habló por medio de Él. (Hebreos 1:1-2)

Así que, los últimos tiempos comenzaron con el ministerio de Jesucristo y desde entonces sus seguidores han propagado sus enseñanzas por todo el planeta, anunciando que Cristo es el Rey  y Señor y que debemos someternos a su Reino.

Sin embargo, los apóstoles también profetizaron que el evangelio sería tergiversado y manchado por apóstatas, lo cual ocurrió desde los primeros siglos de nuestra era y es por esta razón, por la cual muchísimos de los que profesan ser cristianos, ni siquiera conocen de qué se trata el Evangelio. Pero Dios siempre ha preservado un remanente, que se ha mantenido fiel a las enseñazas bíblicas, porque Cristo prometió que ni las puertas del infierno podrían prevalecer contra la iglesia que Él edificaría.

La palabra Evangelio (griego euangelion) significa “buenas noticias” y era usada en el mundo antiguo por los heraldos que se adelantaban al ejército vencedor para anunciar al pueblo que la guerra había sido ganada.

El apóstol Pablo resume el Evangelio en la declaración de que Cristo murió por nuestros pecados, que fue sepultado y que resucitó al tercer día. (I Corintios 15.3-4), pero ¿en qué sentido esto es una buena noticia?

Estos datos no pueden ser apreciados como una buena noticia, mientras el individuo no se percate de cuál es su situación ante Dios y cuán urgentemente necesita la salvación.

Las personas no se consideran a sí mismos enemigos de Dios y no sienten que vivan en guerra con Dios. Pero la Biblia afirma que Dios ve a los hombres como sus enemigos y que está en guerra con nosotros por causa de nuestro pecado.

Esto es lo que dice la Biblia:

“Los insensatos no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad” (Salmos 5.5)

“Dios es juez justo, y Un Dios que se indigna cada día contra el impío” (Salmos 7.11)

“Dios ha mirado desde los cielos para ver si hay alguno que entienda, alguno que busque a Dios, todos se han desviado, a una se han corrompido, no hay quien haga el bien, no hay ni siquiera uno” (Salmos 53:2-3)

No solo los ateos están en guerra con Dios, todos nos hemos desviado del camino recto, unos de una manera y otros de otra.

En Edén, Dios expulsó a Adán y Eva de su presencia por causa de una sola desobediencia y puso querubines para impedirles el acceso al árbol de la vida y una espada encendida que se revolvía para intimidarles (Génesis 3:24). Desde ese momento toda la raza humana vive en enemistad con Dios. Nuestros primeros padres fueron expulsados por un solo pecado y nosotros hemos pecado miles de veces, agravando nuestro merecido castigo.

Cuando llegamos a reconocer esta realidad y la miseria espiritual en la que todo hombre se encuentra, el Evangelio comienza a tener sentido.

¡La buena noticia es que hay perdón para el pecador que se arrepiente y confía en Jesús!

Pero, mientras la persona no sea consciente de la culpa de su pecado y mientras su conciencia no sea despertada para percibir la grave situación en la que se encuentra, el Evangelio seguirá siendo incomprensible. Y esta es una labor que únicamente el Espíritu Santo puede realizar.

La Biblia dice que todos nosotros éramos enemigos pero Dios ha reconciliado a los creyentes por medio de la muerte de Su HIJO. (Romanos 5.10)

Jesucristo, al morir, experimentó no solo un dolor físico indescriptible, sino que Dios el Padre descargó en él, todo el peso del castigo que merecían muchos pecadores y esta fue la pena que lo hizo gritar en la Cruz “¿por qué me has abandonado?” Dios lo trató a él como al peor de los pecadores. Sin embargo, una vez que Él realizó esta misión, habiendo vencido toda su vida contra el pecado, venció también sobre la muerte y fue exaltado al la diestra del Padre. Desde allí, volverá un día para juzgar a los vivos y a los muertos y entonces su reino será consumado.

Esta verdad se incluye en los credos de muchas iglesias, pero no parece haber afectado la vida de sus adeptos. Deberíamos preguntarnos ¿por qué? – Solamente la predicación del Evangelio en el poder del Espíritu Santo puede llevar a los pecadores a reconocer a Jesús como Señor. (I Corintios 12.3)

La victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte es la mejor noticia para todo aquel que atienda el llamado al arrepentimiento.

Si estás dispuesto a dejar tu propio camino y rendir tu vida al Señor Jesucristo, recibirás perdón y serás limpiado de todos tus pecados. ¿Quieres conocer más de este Evangelio? Si es así, te invito a escuchar exposiones bíblicas del Evangelio bíblico en la Iglesia Bautista Reformada en Los Lagos de Heredia, Costa Rica. http://fereformada.org

 

¿QUIERES UN MILAGRO?

Posted in Reflexiones with tags , , , , on agosto 6, 2012 by elcaminoangosto

 

¿Tienes problemas económicos-financieros? ¿Tienes problemas de salud? ¿Problemas en el matrimonio o  familiares? ¿Problemas en el trabajo? ¿Quieres alcanzar tus metas y no has podido? ¡Ven por tu milagro!

Esta parece ser una fórmula muy utilizada en la actualidad para invitar a las personas a eventos “evangelísticos”. El mensaje es muy simple: “Ven a nuestra reunión y Dios te concederá todo eso que  anhelas.”

¿Es esto correcto?

Aquí No pretendo juzgar las intenciones de las personas, porque, aunque no se puede negar que algunos han hecho de la religión un negocio, sabemos que también hay muchos otros con buenas intenciones. PERO, ¿Se trata de esto la religión Cristiana? ¿Qué dice la Biblia sobre la condición del hombre y cuáles son sus verdaderas  necesidades en la vida? ¿Cuál es el mensaje del Evangelio según la Biblia?

Cuando nuestro Señor Jesucristo  caminó por esta tierra, hizo muchos milagros, sanó a muchos enfermos, pero Él no fue un curandero, no era ese el propósito de su ministerio. Dios no es el genio de la lámpara maravillosa que viene a concedernos 3 deseos. La Biblia dice que Dios sabe de qué tienen necesidad sus hijos y les provee según Su misericordia, pero muchísimos que no son sus hijos quieren venir a Dios para que les solucione los problemas cuando ni siquiera se han interesado en conocerle por medio de Su HIJO.

La Biblia relata que Cristo en una ocasión hizo un milagro tal, que una multitud de más de 5 mil personas fue alimentada con 5 panes y  dos peces, porque con su bendición, fueron multiplicados esos alimentos y  todos comieron y hasta recogieron de lo que sobró 12 canastas.

En la biblia los milagros son también llamados señales”, es decir, son eventos que indican (señalan, apuntan hacia) algo. En este caso, lo que Dios estaba haciendo era una confirmación acerca de Cristo, Su persona y Su mensaje.

Después de realizar esta señal de la multiplicación de alimentos, Jesús se apartó de la multitud y fue al otro lado del lago, y la gente el día siguiente lo estaba buscando.  Veamos lo que relata el apóstol Juan: Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron en las barcas y fueron a Capernaum, buscando a Jesús”(Juan 6.24)

Luego de que la gente lo hallara al otro lado, el Señor hizo algo muy diferente a lo que haría un predicador moderno, los confrontó con la realidad de sus motivaciones y les dijo:

“De cierto de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” (Juan 6.26)

Jesús, conociendo el corazón de las personas, puso al descubierto sus verdaderas intenciones. La gente no estaba realmente interesada en Jesús, sino en lo que vieron que creyeron que podían obtener de Él.

¡Qué triste realidad! Es lo mismo que vemos hoy en día, miles y miles que van a las iglesias  y eventos cristianos, no están interesados en conocer a Cristo ni sus enseñanzas  para seguirle, mucho menos están interesados en abandonar su propio estilio de vida para vivir para Él, sino que están interesados en las bendiciones materiales y temporales que suponen que Él les dará.

El propósito de las sanidades y milagros realizados por Cristo y por sus Apóstoles siempre fue el mismo: autenticar su mensaje, es decir, confirmar que ellos hablaban de parte de Dios, porque al tener convencimiento de que ellos  hablaban de parte de Dios, tendrían que atender aquel mensaje. Pero, ¿cuál era ese mensaje?

Leemos las palabras de Cristo en el principio del Evangelio según San Marcos: “… el reino de Dios se ha acercado, arrepentíos y creed al Evangelio” (Marcos 1:15).

Si hemos de llamarnos cristianos tenemos que recibir este mensaje, entenderlo y atenderlo. Es un llamado al arrepentimiento, es decir, a abandonar nuestro propio camino y dejar de vivir según nuestras propias reglas, para vivir según la ley de Dios. Pero, si no se enseña sobre la gravedad del pecado y la realidad del Juicio venidero, ¿cómo podrá el ser humano apreciar el Evangelio? El Evangelio es apreciado cuando el pecador, desespera de sí mismo, cuando reconoce su miseria espiritual, su incapacidad de cambiar su condición espiritual, y la inutilidad de sus esfuerzos por cambiar. Entonces, y solo entonces, podrá el pecador apreciar la misericordia de Dios que se ofrece a todo el que cree en Su Hijo Jesucristo.

Más que criticar a los que están predicando esas versiones distorsionadas del Evangelio, este artículo pretende hacer que reflexionemos en nuestra situación personal delante de Dios.

¿Has sido libertado de tus pecados? ¿Has encontrado plena satisfacción en Cristo? ¿O has estado “buscando” a Dios por motivos equivocados?

Habrá un día de Juicio, y el apóstol Pablo lo describió como “…el día en que Dios juzgará los secretos de los hombres, conforme a mi Evangelio”. (Romanos 2.16)

¿Estás preparado para ese día?

“Porque qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? (Mateo 16.26)

Sí, ¡Todos necesitamos un milagro!, pero este milagro no se refiere a las necesidades de esta vida temporal. Si logramos recuperarnos de un problema de salud, en algún momento nos volveremos a enfermar. Si logramos obtener una situación económica y familiar estable, de igual forma enfrentaremos la muerte eventualmente y si el problema espiritual no ha sido resuelto, no tendremos esperanza.

El milagro del cual estamos urgidos es un cambio en nuestro interior, un cambio de corazón, para que podamos entender cuánto necesitamos a Cristo y que si no lo tenemos a Él, no tenemos nada. Aquellos en los cuales Dios realiza este milagro, experimentan un cambio tal que ya no viven más para sí mismos, sino para Aquel que dio su vida por ellos.

Cristo no nos llama a una vida de comodidad y autocomplacencia, nos llama a seguirle:

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.” (Lucas 9.23)

La convicción de que estar con Cristo vale más que cualquier otra cosa en la vida solo la poseen aquellos que han experimentado el MILAGRO del nuevo nacimiento.

¿AMAS A DIOS?

Posted in Reflexiones, Tratados with tags , , on junio 19, 2012 by elcaminoangosto

Los ateos afirman que Dios no existe. Estas personas afirman que eso de creer en Dios es una superstición que el hombre poco a poco irá superando conforme evolucione más, hasta que deje de creer en tales mitos. Es obvio que la pregunta con que inicia este artículo no está dirigida a tales personas que han cerrado sus ojos y han tapado sus oídos ante lo que la Creación declara y proclama a voces.  —- “Dice el necio en su corazón, no hay Dios” (Salmos 14:1)

También hay quién dicen creer en Dios, pero vive como si Dios no existiera, vive sin considerar que el Dios Creador, también es Juez y ha determinado un día en el cual llamará a cada uno a rendir cuenta de sus actos, pensamientos y sentimientos. En cierto sentido estas personas, aunque no son ateos, es como si lo fueran y no tienen ningún problema en sus conciencias, porque el Dios en el que ellos creen es “taaan bueno”  y eso significa que no castigará nunca a nadie y mucho menos a ellos.  —- “Tu crees que Dios es uno, bien haces, también los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2.19)

Por otro lado, hay quiénes procuran ser religiosos y tienen algunas prácticas piadosas frecuentes como orar o leer la Biblia, pero han acomodado la religión cristiana para solo leer de la Biblia los fragmentos que les resultan atractivos, las promesas de bendición, las promesas de protección y, como creen que ellos no san tan malos como los demás, piensan que todo lo bueno que la Biblia dice es para ellos y que todo lo malo es para sus enemigos.

He querido publicar este coro,  porque cantan textualmente uno de los pasajes más conocidos y que todos quieren pensar que se aplica a ellos mismos. “Y sabemos que, a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8.28)

La gran pregunta que debe ser contestada es: ¿Amas a Dios? – Porque si no lo amas, no debes pensar que todas las cosas están preparadas para tu bien. Si no le amas no podrás ver Su mano en las ocasiones adversas y en las dificultades y tu reacción ante los problemas de la vida será muy parecida a la de los que son incrédulos: quejas, depresión, desesperación, buscar a quién culpar, procurar venganza, etc.

Nuestro Señor Jesucristo confrontó muy directamente a Sus discípulos con estas palabras: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14.15)

El examen es realmente simple, no se trata de sentimientos ni de emociones, se trata de demostrar el amor por medio del cumplimiento de los mandamientos de Cristo. Si le amamos, estaremos estudiando sus enseñanzas cuidadosamente para cumplirlas, porque deseamos agradarle.

Y entonces, debemos reconocer que esto es algo que nos fue concedido por Dios, no hay lugar para la jactancia ni para el orgullo, porque es algo que nosotros NO podríamos hacer por nuestra propia iniciativa:

“… porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5.5)

Y para cerrar esta reflexión, también dice la Biblia esto:

“Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en Él, sino también que padezcáis por Él” (Filipenses 1.9)

¿Es tu amor a Dios tal, que estás dispuesto a padecer por Cristo? Si es así, todas las cosas te ayudarán a bien, hasta las más duras aflicciones que enfrentes en esta vida, tendrán un propósito benigno para tu vida, aquí y en la eternidad.

¿SOMOS PREDICADORES O MEDICOS BRUJOS? (Conrad Mbewe)

Posted in Reflexiones with tags , , , on junio 15, 2012 by elcaminoangosto

Me dieron un panfleto hoy. Me lo dieron mientras esperaba el cambio de luz del semáforo. Y dice:

“Mi nombre es Stella Mwanza de Sinda (Provincia oriental). Solía leer en los periódicos y escuchar en la radio personas que testificaban del Pastor Elías y me impresionó tanto sus poderes de sanidad que decidí probarlo porque tenía muchos problemas.

Primero, mi esposo se estaba divorciando de mí acusándome de serle infiel con otro hombre y hasta dudando de nuestro último hijo. El Pastor Elías oró por mí y eso me calmó y mi esposo y yo ahora vivimos felizmente casados con nuestros niños.

Le presenté este pastor a una amiga mía que tenía un matrimonio inestable porque su esposo era sexualmente débil y poco varonil. Ella estaba saliendo con otro hombre para satisfacer sus necesidades, aunque amaba a su esposo. El Pastor Elías invitó a esta parece a su lugar y oró por ellos. Ahora ellos están unidos de nuevo y tienen una buena relación. Gracias pastor Elías.

También conocí al Sr. James Siame de Batoka: “Soy un hombre de negocios que he estado trabajando por 27 años. Al principio el negocio iba bien pero pasó el tiempo y comenzaron a surgir problemas, porque me estaba quedando sin capital. El Pastor Elías oró por mí y ahora mi negocio ha vuelto a florecer”.

Con sus oraciones, el Pastor Elías también ayuda a la gente a solucionar los siguientes problemas:

  1. Problemas financieros, incluyendo aumentos de salario, ascensos, negocios que no prosperan, demandas por deudas y atracción de clientes.
  2. Problemas sexuales.
  3. Diabetes, asma, dolores de cuerpo, síntomas de SIDA, y control de la presión arterial.
  4. Ganar casos en la corte.
  5. Protección contra la pobreza.
  6. Liberación de personas embrujadas.
  7. Quitar la mala suerte.

En realidad, el panfleto no era del Pastor Elías sino un Profesor Elías – ¡un médico brujo! La única razón por la cual reemplacé la palabra “Profesor” por “Pastor” (y medicinas por oraciones) es porque este médico brujo afirma precisamente, las mismas cosas que vengo escuchando de pastores en África. Todo se trata del cuerpo y del bolsillo. Hay mucho poco acerca de la salvación de las almas.

Este es un día muy triste para la iglesia en el continente Africano. Aquel Evangelio único que nos trajeron los misioneros pioneros, que hablaba del arrepentimiento para con Dios y de la Fe en Jesucristo para el perdón de los pecados, rara vez se escucha en la actualidad. Se ha cambiado por el mensaje que promete liberación de problemas financieros, sexuales y todo problema físico. Somos ahora solo una opción adicional a los médicos brujos – prometiendo los mismos beneficios temporales. Con todo el respeto por ese moderno entendimiento de Marcos 16:17-18, etc. Esto no es lo que Jesús nos mandó a hacer como predicadores del Evangelio.

Mientras nuestra publicidad al mundo exterior sea similar a la que los médicos brujos usan, nuestro impacto será el mismo que el de ellos. ¿Están nuestras iglesias repletas? También lo están los consultorios de ellos. Los números no prueban nada. Lo que importa es “la justicia, la paz y el gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14.17). No podemos dar este fruto hasta que los hombres y las mujeres sean enfrentados a su rebelión contra Dios y a la necesidad que tienen de confiar en la obra consumada de Cristo en la cruz para poder ser reconciliados con Dios. La rareza con la cual se encuentra este mensaje en los púlpitos Africanos es un escándalo del día moderno.

¿Qué provecho hay en que los hombres y las mujeres tengan las billeteras llenas, satisfacción sexual y cuerpos saludables pero al final van al infierno? Somos enviados a predicar mensajes que preparen las almas para el Cielo. El Evangelio que transforma vidas, para que lleguen a odiar el pecado y vivan para la justicia – sea que tengan las billeteras llenas o vacías. La ausencia de este mensaje transformador es lo que ha dado como resultado tantas iglesias en África pero tan poco o ningún efecto moral en la sociedad. ¡Y los predicadores somos culpables por esto! Los predicadores de África debemos responder a esta pregunta ¿Somos predicadores o médicos brujos?

Es muy triste reconocer que el rumbo del evangelicalismo en América Latina es el mismo! Esta imagen que encontré en un sitio en internet es solo una muestra de la propaganda evangélica moderna y su enfoque:

La frase final que dice “Ven y recibe tu milagro, Jesucristo está vigente” pareciera indicar algo como “La oficina del curandero está aún abierta!” Pero amigos… Eso NO es el Evangelio!

El Evangelio – Un recuerdo constante del perdón de Dios en Cristo

Posted in Reflexiones with tags , , , on septiembre 12, 2011 by elcaminoangosto

Hemos tenido el privilegio en IBRL de escuchar un mensaje precioso sobre el Evangelio como un recordatorio constante en la vida del creyente. Yo se una cosa, no hemos llorado suficiente nuestros pecados ni hemos apreciado suficiente el perdón y lo que fue necesario para el perdón que nos ha sido otorgado. Mensaje prediado por Eduardo Flores en el poder del Espíritu Santo y que estoy seguro que afectará la vida de muchos, para la gloria de Dios.

EVANGELISMO -4-

Posted in Reflexiones with tags , on marzo 9, 2011 by elcaminoangosto

Esta debía ir antes de la última sesión de Evangelismo

A %d blogueros les gusta esto: