Archivo para adoracion verdadera

¿Es la adoración de su iglesia más pagana que cristiana?

Posted in Doctrina, Reflexiones with tags , , , on agosto 24, 2017 by elcaminoangosto

true worship.jpg

*******AQUI*******  el artículo traducido al portugués  por Victor Binbato

Artículo original escrito por Todd Pruitt en Reformation 21, 2014,

Traducido al español por Alexander León

Hay un malentendido muy grande en las iglesias sobre el propósito de la música cristiana de adoración. Las iglesias anuncian rutinariamente un culto “dinámico” y “transformador”, el cual “lo llevará a usted más cerca de Dios”, o “cambiará su vida”. Ciertos CD´s de adoración prometen que la música lo llevará a usted “a la presencia de Dios”. Hasta un panfleto, de anuncio sobre una conferencia para líderes de adoración decía lo siguiente:

“Únase a nosotros para esta lección dinámica, la cual lo colocará a usted en el camino verdadero e inspirador donde podrá encontrarse con Dios y recibir la energía y el amor que usted necesita para ser un agente y un facilitador en el mundo de hoy… Además de eso, nuestros programas de enseñanza son eventos de adoración que lo pondrán a usted en contacto con el poder y el amor de Dios

El problema con el panfleto y con muchos anuncios de iglesias es que ese tipo de promesas revelan un error teológico significativo. La música es vista como un medio para facilitar nuestro encuentro con Dios. Ella nos acercará a Dios. En ese esquema, la música se torna un mediador entre Dios y los hombres. Pero, esa idea está más próxima a las prácticas paganas que a la adoración cristiana.

Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres. Solamente Él es quien nos lleva a Dios. La noción popular, aunque errónea – relativa a la música de adoración daña la verdad fundamental de la fe cristiana. Es irónico que muchos cristianos niegan el papel de las ordenanzas sacramentales, las cuales el propio Señor dio para su Iglesia (el bautismo y la cena del Señor) y sin embargo, sí dan poderes sacramentales a la música. La música y la “experiencia de adoración” son vistas como medios por los cuales entramos en la presencia de Dios y recibimos sus beneficios salvíficos. Simplemente no hay ninguna evidencia en la Escritura que diga que la música sirve de medio para tener encuentros o experiencias con Dios. Esa es una noción del paganismo. Tal cosa está muy lejos del cristianismo.

En su útil libro “True Worship” (Adoración Verdadera), Vaughan Roberts muestra cuatro consecuencias de ver a la música como un encuentro con Dios. Voy a resumirlos.

  1. Se marginaliza la Palabra de Dios.

En varias iglesias y encuentros cristianos, no es poco común que la Palabra de Dios sea dejada de lado. La música da una sensación elusiva de enajenación, mientras que la Biblia se ve como algo mundano. Los púlpitos han disminuido y hasta desaparecido, mientras que las bandas y las lucen han aumentado. Pero la fe no viene por la música, o las experiencias de supuestos encuentros con Dios. La Fe viene por medio de la proclamación de la Palabra de Dios (Romanos 10.17)

  1. Nuestra certeza es amenazada

Si asociamos la presencia de Dios con una experiencia particular o con una emoción, ¿qué sucederá cuando ya no sintamos eso más? Buscaremos iglesias cuyos grupos de alabanza, orquestas u órganos produzcan en nosotros los sentimientos que estamos buscando. Pero la realidad de Dios en nuestras vidas depende de la mediación de Cristo, no de experiencias subjetivas.

  1. Los músicas adquieren un status sacerdotal

Cuando la música es vista como un medio de encuentro con Dios, los líderes de alabanza y los músicos comienzan a ejercer el papel del pastor. Se vuelven aquellos que – en lugar de Jesucristo, el único que ya cumplió esa función – nos llevan a la presencia de Dios. De esa forma. Cuando un líder de adoración o una banda no me ayudan a experimentar a Dios, entonces falló y debe ser sustituido. Por otro lado, cuando creemos que ellos tienen éxito en llevarnos a la presencia de Dios, entonces tendrán en nuestra mente un status elevado

  1. La división aumenta.

Cuando identificamos un encuentro con Dios con un sentimiento, y solo una determinada música que produce ese sentimiento, entonces insistiremos en que aquella música debe tocarse regularmente en nuestra iglesia y reuniones. Si todos tuvieran el mismo gusto que nosotros, no habría problema. Pero si otros dependen de otra música para que ese sentimiento se produzca en ellos, entonces para ellos es importante cultivar la división. Y como rutinariamente clasificamos esos sentimientos como encuentros con Dios, nuestras demandas para que ese sentimiento se produzca se volverán rígidas. Ese es el motivo por el cual muchas iglesias sucumben y ofrecen como alternativa diferentes estilos de culto. Haciendo eso, sin querer están aprobando una división y la centralización del ego en medio del pueblo de Dios.

La Escritura está llena de exhortaciones para el pueblo de Dios cante y haga canciones para el Señor. Nuestro Dios fue benigno al darnos ese medio para adorarlo. Pero es importante entender que la música, en nuestra adoración, es para dos propósitos específicos: honrar a Dios y edificar a la comunidad de los creyentes. Infelizmente, muchos cristianos tienden a dar a la música un poder sacramental sobre el cual la Escritura jamás habló.

Anuncios

¿CONOCES AL DIOS AL QUE ADORAS?

Posted in Devocionales with tags , on enero 10, 2013 by elcaminoangosto

biblia

“Vosotros adoráis lo que no sabéis” – Juan 4:22

Una vez más nos topamos con un pasaje que nos confronta con la necesidad de conocer a Dios.

Las palabras de este texto fueron pronunciadas por Jesucristo en su conversación con una mujer samaritana a la cual le pidió agua en el Pozo de Jacob.

Los samaritanos afirmaban ser descendientes de Jacob y creer en Jehová el Dios de los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob. Se diferenciaban de los judíos en que ellos solo aceptaban como libros sagrados, los 5 libros de Moisés y en vez de adorar en Jerusalén, lo hacían en el monte Gerizim, en Bethel, el lugar donde Dios se apareció a Jacob.

Esta fue una de las consecuencias de la apostasía de las 10 tribus que formaron el reino del Norte cuando Israel se dividió, posterior al reinado de Salomón, y también como consecuencia de la deportación de estas tribus y el asentamiento de nuevos habitantes en esa región, todo lo cual está descrito en el Segundo libro de Los Reyes, capítulo 17.

Por causa de su aceptación parcial de los escritos sagrados, los samaritanos erraban en cuanto a la adoración tanto en lo que respecta a la forma como al lugar, pero aún más importante que eso, Cristo aprovecha esta oportunidad para enseñar a una mujer con respecto a la adoración verdadera, la cual, aunque sí incluye elementos relacionados con la forma correcta, no tiene que ver solamente con la forma en que se realiza.

¿Aceptas toda la revelación que Dios ha hecho de sí mismo en la Biblia o aceptas Su Palabra parcialmente? Esto puede llevarte a un conocimiento falso de Dios y por lo tanto a una adoración falsa.

La vida de esta mujer a la que Cristo confrontó nos sirve de ejemplo para lo que queremos tratar. Esta mujer iba por la vida, de relación en amorosa en relación amorosa, habiendo estado ya con 5 maridos y viviendo ahora con uno que no era su marido, y aún así, se atreve a entablar una conversación religiosa con respecto al lugar correcto de adoración, defendiendo que sus antepasados han adorado en aquel Monte. (Juan 4.20)

El Señor Jesucriso aprovechó esta oportunidad para confrontarla con la clase de vida que ella llevaba y con su carencia de satisfacción en la vida, como resultado de su ausencia de vida espiritual.

En el caso de los judíos, habiendo sido llevados cautivos a Babilonia, donde estuvieron por 70 años, y habiéndo regresado a su tierra luego, procuraron ser más estrictos en el cumplimiento del ritual ordenado por Moisés para el Antiguo Pacto y sin embargo, en los tiempos del profeta Amós, Dios los amonestó de la siguiente manera:

“Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas. Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos” (Amós 5: 21, 23)

Esto es algo muy serio. Por más excelente que parezca ser un estilo de adoración ante los ojos de los hombre, Dios la rechazará si el corazón de los que adoran no está limpio.

Esta es la misma razón por la cual Dios no miró con agrado a Caín, ni a su ofrenda. Y según el profeta Amós, Dios no solo rechaza este tipo de ofrenda, sino que tales ofrendas le desagradan en gran manera y le son molestas.

El Señor Jesucristo nos enseña que los que adoran, deben hacerlo en espíritu y en verdad. (Juan 4.24)

Muchos piensan que lo importante en la adoración es la sinceridad, pero esto sería confiar en nuestro corazón y Jeremías 17:9 nos recuerda que nuestro corazón es terriblemente engañoso, entonces podría llegar a suceder que estemos convencidos de estar adorando a Dios cuando no lo estamos haciendo.

La adoración verdadera se da cuando el Espíritu Santo capacita al creyente para clamar a Dios: “Abba Padre”(Gálatas 4:6), es decir, la persona tiene que haber experimentado un cambio interno tal, que reconoce a Dios como su Padre y entiende que tal cosa es únicamente posible por los méritos del Cristo que vino, padeció, murió y resucitó y que eso es lo único necesario y suficiente para ser aceptados ante Dios.

Solo los que han recibido el Espíritu de adopción (Romanos 8.15), pueden invocar el nombre del Señor y comunicarse con Él. Si esto no ha ocurrido, la adoración es vana porque la persona no ha conocido al Dios al cual pretende adorar.

El segundo elemento necesario para la adoración genuina es la Verdad. Todo aquel que ha recibido el Espíritu Santo es guiado a la Verdad, porque Cristo enseñó que ese sería el ministerio del Espíritu, guiarnos a toda la Verdad. (Juan 16.13)

Tenemos que adorar conforme a la Verdad revelada y no conforme a nuestros gustos, imaginaciones o preferencias particulares. El adorador genuino debe estar interesado en profundizar en la verdad de Dios para adorarle correctamente porque desea que su ofrenda sea aceptada en el altar de Dios.

¿Conoces al Dios que adoras? ¿Estás diligentemente buscando la Verdad en la Biblia para llegar a ser un adorador genuino? Que Dios nos de su bendición para que así sea y que podamos entonces regocijarnos y deleitarnos en Él. Amén

Pastor Alexander León

A %d blogueros les gusta esto: