Archive for the Doctrina Category

¿Es la adoración de su iglesia más pagana que cristiana?

Posted in Doctrina, Reflexiones with tags , , , on agosto 24, 2017 by elcaminoangosto

true worship.jpg

*******AQUI*******  el artículo traducido al portugués  por Victor Binbato

Artículo original escrito por Todd Pruitt en Reformation 21, 2014,

Traducido al español por Alexander León

Hay un malentendido muy grande en las iglesias sobre el propósito de la música cristiana de adoración. Las iglesias anuncian rutinariamente un culto “dinámico” y “transformador”, el cual “lo llevará a usted más cerca de Dios”, o “cambiará su vida”. Ciertos CD´s de adoración prometen que la música lo llevará a usted “a la presencia de Dios”. Hasta un panfleto, de anuncio sobre una conferencia para líderes de adoración decía lo siguiente:

“Únase a nosotros para esta lección dinámica, la cual lo colocará a usted en el camino verdadero e inspirador donde podrá encontrarse con Dios y recibir la energía y el amor que usted necesita para ser un agente y un facilitador en el mundo de hoy… Además de eso, nuestros programas de enseñanza son eventos de adoración que lo pondrán a usted en contacto con el poder y el amor de Dios

El problema con el panfleto y con muchos anuncios de iglesias es que ese tipo de promesas revelan un error teológico significativo. La música es vista como un medio para facilitar nuestro encuentro con Dios. Ella nos acercará a Dios. En ese esquema, la música se torna un mediador entre Dios y los hombres. Pero, esa idea está más próxima a las prácticas paganas que a la adoración cristiana.

Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres. Solamente Él es quien nos lleva a Dios. La noción popular, aunque errónea – relativa a la música de adoración daña la verdad fundamental de la fe cristiana. Es irónico que muchos cristianos niegan el papel de las ordenanzas sacramentales, las cuales el propio Señor dio para su Iglesia (el bautismo y la cena del Señor) y sin embargo, sí dan poderes sacramentales a la música. La música y la “experiencia de adoración” son vistas como medios por los cuales entramos en la presencia de Dios y recibimos sus beneficios salvíficos. Simplemente no hay ninguna evidencia en la Escritura que diga que la música sirve de medio para tener encuentros o experiencias con Dios. Esa es una noción del paganismo. Tal cosa está muy lejos del cristianismo.

En su útil libro “True Worship” (Adoración Verdadera), Vaughan Roberts muestra cuatro consecuencias de ver a la música como un encuentro con Dios. Voy a resumirlos.

  1. Se marginaliza la Palabra de Dios.

En varias iglesias y encuentros cristianos, no es poco común que la Palabra de Dios sea dejada de lado. La música da una sensación elusiva de enajenación, mientras que la Biblia se ve como algo mundano. Los púlpitos han disminuido y hasta desaparecido, mientras que las bandas y las lucen han aumentado. Pero la fe no viene por la música, o las experiencias de supuestos encuentros con Dios. La Fe viene por medio de la proclamación de la Palabra de Dios (Romanos 10.17)

  1. Nuestra certeza es amenazada

Si asociamos la presencia de Dios con una experiencia particular o con una emoción, ¿qué sucederá cuando ya no sintamos eso más? Buscaremos iglesias cuyos grupos de alabanza, orquestas u órganos produzcan en nosotros los sentimientos que estamos buscando. Pero la realidad de Dios en nuestras vidas depende de la mediación de Cristo, no de experiencias subjetivas.

  1. Los músicas adquieren un status sacerdotal

Cuando la música es vista como un medio de encuentro con Dios, los líderes de alabanza y los músicos comienzan a ejercer el papel del pastor. Se vuelven aquellos que – en lugar de Jesucristo, el único que ya cumplió esa función – nos llevan a la presencia de Dios. De esa forma. Cuando un líder de adoración o una banda no me ayudan a experimentar a Dios, entonces falló y debe ser sustituido. Por otro lado, cuando creemos que ellos tienen éxito en llevarnos a la presencia de Dios, entonces tendrán en nuestra mente un status elevado

  1. La división aumenta.

Cuando identificamos un encuentro con Dios con un sentimiento, y solo una determinada música que produce ese sentimiento, entonces insistiremos en que aquella música debe tocarse regularmente en nuestra iglesia y reuniones. Si todos tuvieran el mismo gusto que nosotros, no habría problema. Pero si otros dependen de otra música para que ese sentimiento se produzca en ellos, entonces para ellos es importante cultivar la división. Y como rutinariamente clasificamos esos sentimientos como encuentros con Dios, nuestras demandas para que ese sentimiento se produzca se volverán rígidas. Ese es el motivo por el cual muchas iglesias sucumben y ofrecen como alternativa diferentes estilos de culto. Haciendo eso, sin querer están aprobando una división y la centralización del ego en medio del pueblo de Dios.

La Escritura está llena de exhortaciones para el pueblo de Dios cante y haga canciones para el Señor. Nuestro Dios fue benigno al darnos ese medio para adorarlo. Pero es importante entender que la música, en nuestra adoración, es para dos propósitos específicos: honrar a Dios y edificar a la comunidad de los creyentes. Infelizmente, muchos cristianos tienden a dar a la música un poder sacramental sobre el cual la Escritura jamás habló.

Anuncios

La música en la Iglesia

Posted in Doctrina, Reflexiones with tags , , on diciembre 15, 2015 by elcaminoangosto

Watts_Hymns_7

Fragmento del documento sobre el Principio Regulativo de la adoración de la ARBCA (Asociación de Iglesias Bautistas Reformadas de América) – Documento original >>>>>>>>AQUI<<<<<<<

Se responden las siguientes preguntas:

¿Qué principios deben utilizarse para determinar qué clase de música es aceptable en la adoración pública?

¿Qué papel juega la instrumentación en la adoración pública?

¿Qué podemos decir de la música en la adoración que no es de participación congregacional?

 ¿Qué enseña o implica la Confesión (CBFL 1689) con respecto a la participación de los feligreses? ¿Por qué no cantamos solamente los Salmos?

Uno de los grandes privilegios del pueblo de Dios es que estamos invitados a cantar alabanzas a nuestro grande y glorioso Dios. Dios nos ha mandado que le cantemos alabanzas, porque así le agrada y al agradarle también traemos placer a nosotros  mismos. Los elementos de la adoración pública no aparecen porque sean gratos a los adoradores sino que están incluidos porque agradan a Dios, aunque al venir ante Su presencia y cumplir aquello que a Él le agrada, experimentamos plenitud de gozo y bendición.

Para determinar cuál música es aceptable en la adoración, debemos reconocer que las palabras que cantamos deben ser tan bíblicas como las oraciones que elevamos y las predicaciones que realizamos. Al estudiar los Salmos notamos que poseen ciertas cualidades: centrados en Dios, tienen dignidad, ideas bíblicas, tema, orden, propósito, etc. Los himnos y cánticos que cantamos deben seguir este mismo patrón.

La declaración de Principio para la Música en la Iglesia, tomada del Himnario Salterio de la Iglesia Cristiana Reformada (Grand Rapids: CRC Publications, 1988, pp 11-15) da una guía muy útil con respecto a esto. Establece lo siguiente:

i. La música de la iglesia debe representar el rango completo de la revelación de Dios.

ii. El servicio de música debe contribuir al servicio de la Palabra

iii. La poesía de las canciones debe ser buena poesía; no debe depender de la música para ser buena. La música de las canciones debe poder defenderse artísticamente como buena música; no debe depender de las palabras para ser buena.

iv. La poesía de las canciones debe ser fiel a la Palabra inspirada. Tal poesía al mismo tiempo debe ser vital – libre de los defectos de la artificialidad y el sentimentalismo.

v. La poesía debe ser genuinamente expresiva de la experiencia religiosa, pero debe estar en armonía con todo el consejo de Dios.

vi. La música debe ser apropiada al texto litúrgico al cual ha sido adaptado.

vii. La música de la iglesia no debe sugerir otros lugares u ocasiones aparte de la iglesia y la adoración… para que la asociación mental a una práctica secular no interfiera con el servicio de adoración.

viii. La música de la iglesia debe expresar la tradición Reformada.

Este mismo documento comienza con el principio y dos sub-puntos:

Principio: La música de la iglesia debe ser apropiada para la adoración.

  1. La música de la iglesia debe ser litúrgica. En espíritu, forma, y contenido, debe ser una expresión positiva del pensamiento y sentimiento religioso escritural. Debe servir al ministerio de la Palabra.
  2. La música de la iglesia debe ser hermosa. Su pensamiento religioso o espíritu debe estar incluido apropiadamente en la poesía como poesía, en la música como música, y en la amalgama de estos como canción. Debe satisfacer las leyes estéticas del balance, la unidad, variedad, armonía, diseño, ritmo, sujeción, y vigor, los cuales constituyen las condiciones de todo arte.

La función primaria en la adoración es que la congregación exprese alabanza y adoración a Dios. Consecuentemente la música de adoración debe dirigirse primariamente hacia la participación congregacional. El Apóstol Pablo, en Colosenses 3:16, manda a los miembros de la iglesia “La palabra de Cristo habite en vosotros en abundancia en toda sabiduría, enseñándoos y exhortándoos los unos á los otros con salmos é himnos y canciones espirituales, con gracia cantando en vuestros corazones al Señor.” Esto implicaría que la música predominante en el servicio de adoración debe ser de naturaleza participativa congregacional. De acuerdo con este texto, las canciones que se cantan deben tener tres elementos: 1) dar alabanza y gracias a Dios, 2) enseñar las verdades teológicas, y 3) exhortar unos a otros. Los himnos, tanto viejos como nuevos, parecen cumplir con este requerimiento. Solo porque un himno sea nuevo no significa que es de menor calidad que uno antiguo, ni el hecho de que sea nuevo lo hace tampoco de más alta calidad. Un himno, sea cual sea la época de su composición, debe conformarse a los altos estándares musicales que son apropiados para la adoración a Dios y los estándares teológicos de las Escrituras. Aunque las formas de música menos tradicionales, si se usan juiciosamente, pueden ser apropiadas, debemos asegurarnos de tener mucho cuidado para que la congregación en su alabanza conjunta se conforme a los parámetros bíblicos que se ajustan a la adoración a Dios. Así, sería más apropiado usarlos en conjunto con los himnos que tienen un más completo contenido teológico, así como con los Salmos. No es nuestro punto de vista que el principio regulativo requiere que cantemos exclusivamente los Salmos. Las Escrituras registran oraciones, sermones, revelan la voluntad de Dios. Pero no demos concluir que solamente debamos orar utilizando las palabras de las Escrituras, o solamente leer las Escrituras al predicar. Las oraciones de la Biblia son modelos para nosotros, y debemos cuidadosamente expandir la palabra de Dios al predicar. Las palabras específicas de nuestras oraciones son nuestras, y las palabras específicas de nuestros sermones son de composición humana. Del mismo modo con las alabanzas que cantamos. Los salmos deben ser un patrón para las canciones que cantamos en la adoración, i.e. las palabras que cantamos deberían ser tan bíblicas como los salmos. Al estudiar los salmos vemos que poseen ciertas características generales: están centrados en Dios, tienen dignidad, ideas bíblicas, tema, orden, propósito, etc. Las palabras de los himnos y de las canciones que cantamos deben poseer las mismas características.

 

La palabra “psalmos” significa “tocado con un instrumento de cuerda”, como en el Salterio del Antiguo Testamento. Los Salmos mencionan una amplia variedad de instrumentos, de cuerda, de bronce, percusión, etc. Las Escrituras no especifican cuáles instrumentos son aceptables y cuáles no. De modo que podemos asumir que un instrumento es aceptable si se toca con destreza y de una manera que se ajusta a la adoración. Sería impropio utilizar instrumentos en una manera en la cual la mente de los feligreses se desenfoque de la adoración por la forma en que se está ejecutando. La utilización de instrumentos está primariamente diseñada para acompañar el canto de los salmos, himnos y los cánticos espirituales. La instrumentación debe utilizarse para la adoración conjunta con el fin de mejorar el canto congregacional. Si sobrepasa el canto de la congregación, ya sea en volumen o en arreglo, entonces no se está utilizando con una intención bíblica y debe ser modificado. Del mismo modo la música que se ejecuta con los instrumentos debe producir el mismo sentimiento en las emociones que se intenta con las palabras de los himnos o salmos o cánticos espirituales, no debe haber discrepancia entre ellos.

Mientras el canto congregacional debe recibir el énfasis en la adoración pública, el principio regulativo no excluye necesariamente el uso de música especial. Cada iglesia tendrá sus propias convicciones con respecto a lo que es apropiado y a la frecuencia de la música especial. Para prevenir que la música especial tienda a convertirse en entretenimiento, los ancianos de la iglesia deben dirigir a aquellos que proveen la música especial, para que el propósito sea el que se manda en Colosenses 3:16. Los que ejecutan música especial deben ser instruidos de forma especial y cuidadosa sobre el propósito de edificación ordenado por el apóstol Pablo y evitar la tendencia al entretenimiento. Los ancianos de cada iglesia local deben asumir la responsabilidad de realizar esta instrucción y de supervisar cuidadosamente la situación para que la música especial se conforme al criterio bíblico al igual que los cantos congregacionales.

 

¿POR QUÉ CRECE EL MOVIMIENTO CARISMATICO?

Posted in Alertas, Doctrina, Reflexiones with tags , , , on julio 22, 2013 by elcaminoangosto

¿Por qué el Movimiento Carismático está creciendo excesivamente en África?

Artículo del Pastor Conrad Mbewe

Traducido y adaptado por el Pr. Alexander León

(Las adiciones del traductor aparecen entre corchetes [])

charismascharismatic_chaos16
don-de-lenguas-2 godbotherers460x276 Worshippers

Muchas explicaciones se han dado para la explosión del movimiento carismático en África. Muchos la  han considerado como una visitación poderosa del Espíritu Santo. Aunque probablemente hay más de una razón, quisiera añadir mi propia observación  por si sirve de algo. En esta publicación de mi Blog no me refiero  a la vieja forma de Pentecostalismo que alguna vez fue representada por las iglesias Asambleas de Dios. Lo que tengo en mente es la forma extrema actual que está creciendo como los hongos debajo de cada arbusto y árbol aquí en África. ¿Cómo se puede explicar este fenómeno?

Creo que una de las razones por las cuales el movimiento carismático se ha extendido en África como un incendio forestal es porque no ha combatido la cosmovisión (visión del mundo) Africana sino que la ha adoptada.  Solamente ha sido bautizada con versículos Bíblicos y palabras cristianas que antes tenían un significado diferente.

La forma Africana de ver el mundo

Permítanme explicar a lo que me refiero. La cosmovisión Africana del mundo consiste de 4 estratos.

  1. Dios
  2. Ángeles y demonios
  3. Espíritus ancestrales
  4. Seres humanos

Esta es la razón por la cual los Africanos no se cuestionan la existencia de Dios, contrario a muchas personas  en el mundo occidental, sino que Dios está ahí. Él es el Creador y último Gobernador y Benefactor de todo el universo.

Pero en nuestra forma de ver el mundo, aunque Dios está ahí, está muy lejos. Entre Él y nosotros los humanos se interponen dos niveles en el mundo espiritual. Por un lado los ángeles y demonios (es decir los ángeles malos) y por otro lado – los espíritus de los que ya han partido – lo cual está más cerca de nosotros.  Solamente cuando se han superado estos dos niveles las bendiciones de Dios podrán alcanzarnos.

Aquí es cuando entran en juego los médicos brujos en las religiones tradicionales africanas. Ellos son quienes tienen el misterioso poder para incursionar en esos dos estratos. Ellos nos dicen lo que tenemos que hacer para aplacar los espíritus de nuestros ancestros. Además son ellos quienes tratan con los demonios por medio de sus trances nocturnos, danzas e incienso.

De esta manera, una persona que siempre está enferma, no puede conseguir empleo, no ha logrado casarse o tener hijos, o cuyo negocio está encontrando dificultades para surgir, etc. Simplemente tiene que ir donde el médico brujo que es el único que tiene la llave para entrar en el mundo espiritual.  A tal persona se le dirá que una persona muerta o algún espíritu malo es quien está frustrando su vida.

Algunas veces el enemigo es una persona viva. Sin embargo, la razón por la cual esa persona parece tener un poder misterioso sobre tu vida es porque ha podido penetrar esos dos niveles (ya sea espíritus ancestrales o espíritus malos) y tú no lo has hecho.  Con la ayuda de un médico brujo tú podrías vencerle en esos dos niveles y las bendiciones de Dios podrán de nuevo fluir hacia tu vida.

Sea cual sea el caso, el poder del médico-brujo no explica la verdad solo se trata de un frenesí irracional. Su fuerte arraigo en la mente popular reside en su temible misterio y en su capacidad para llevarte a un éxtasis y declararte liberado. Por supuesto, esto nunca es realizado como un acto de benevolencia. Debes pagar por sus servicios.

La Rendición del Movimiento Carismático

Mi intención no es ser grosero, pero lo que el moderno movimiento carismático ha hecho en África es simplemente tomar toda esta superestructura errónea de las religiones africanas con su [falsa] visión del mundo y las ha bautizado con algunos versículos bíblicos mal aplicados y con un lenguaje cristiano. La única diferencia es que los estratos de los ancestros muertos y los malos espíritus se han vuelto un revoltijo muy confuso. Por esta razón es que algo que no tiene sentido como el asunto de demonios que entran en los maridos y esposas  para destruir los matrimonios, se acepta sin cuestionamientos. Esta es la razón también por la cual la herejía de las maldiciones generacionales se ha vuelto tan popular. En nuestras mentes, la mala suerte se transmite desde el estrato de los ancestros muertos.

En los círculos carismáticos africanos, el “hombre de Dios” ha reemplazado al médico-brujo.  Es él quien ejerce el misterioso poder que le capacita para entrar en esos estratos impenetrables, en los cuales nosotros por ser simples mortales no podemos incursionar.  Entonces, cuando las bendiciones no fluyen  hacia nosotros a pesar de nuestras oraciones, acudimos a su oficina o a su iglesia por ayuda.  Esto explica las multitudes en esos círculos. La muchedumbre no está buscando a alguien que les explique cómo encontrar perdón de Dios. ¡No! Ellos quieren que el “hombre de Dios” ore por ellos.

Esto también explica el extraño significado que “hombres de Dios” tiene en las mentes de los devotos de estos círculos. En el Evangelicalismo de una generación anterior, “hombres de Dios” significaba más que todo predicadores de la palabra de Dios, pero en este nuevo escenario se refiere a sacerdotes que pueden entrar en las cámaras internas de los santuarios para traernos las bendiciones.

Esto también explica por qué la respuesta a casi todo problema que usted traiga a estos “hombres de Dios” sea la “liberación” [en nuestro contexto podría ser “atar y desatar” o “decretar”]. Dios desea bendecirte, pero tienes que incursionar en esos estratos impregnables antes de que esas bendiciones puedan alcanzarte. Las oraciones del “hombre de Dios” traerán liberación en esa vigilia o en la montaña en que él decida realizar su ritual. ¿Quién podrá negar que esas frases se han vuelto las palabras clave de este movimiento?

Los “guerreros de oración” gritan hasta la capacidad de sus voces y repiten el nombre de Jesús. Sudan mientras luchan con estos espíritus, estirando cada músculo de sus cuerpos hasta que logran vencer (eso piensan). Es entonces cuando logran llegar a Dios y conseguir las bendiciones. Esto no es otra cosa que la religión tradicional africana rociada con un poco de Cristianismo.

Hay que notar también que la enseñanza no es uno de los fuertes en el moderno movimiento carismático en África. Sus líderes se apoyan en unos pocos gastados y torturados [mal interpretados] versículos. “Por sus llagas fuimos nosotros curados”, “No somos la cola sino la cabeza”, etc. No hay ningún esfuerzo en absoluto por hacer una apropiada exégesis de las Escrituras. Más bien, al repetir estas frases y hacer que la gente caiga en trance, al estilo del médico-brujo, están arrasando con la mente popular. A la gente le encanta y está dispuesta a pagar por eso. Los “hombres de Dios” se vuelven cada vez más ricos mientras las multitudes siguen llegando.

Esto no es Cristianismo

Lo que me preocupa es que esto debería ser tan obvio que pregunto cómo es que no lo vemos. O si lo vemos, ¿por qué no estamos advirtiendo a los Cristianos contra esto? Por amor a las multitudes, hemos dejado que la religión tradicional africana entre en la iglesia por la puerta trasera. Han desechado la verdad. Esta es la razón por la cual no me emociono por la multiplicación de iglesias – o ministerios – que toman esa bandera.

Necesitamos la sana advertencia de que esto no es Cristianismo. Yo sé que esta metodología ha llenado iglesias y clases hasta rebosar y que se tienen que hacer varios cultos para acomodar a las multitudes. Pero eso no es Cristianismo. Eso no lleva al Cielo. Eso es solo la misma religión que ha estado en suelo africano por tiempos inmemoriales, pero que tiene ahora una delgada capa de pintura cristiana, esa es la religión que precisamente el Cristianismo debería erradicar. Hemos perdido la fe Cristiana teniendo la Biblia en nuestras manos y usando algunas de sus palabras. Esto es realmente triste.

La religión de la Biblia no enseña sobre un Dios que está muy lejos de nosotros a menos que algunos poderosos hombres vengan y hagan que las bendiciones nos puedan alcanzar. ¡No! La Biblia enseña sobre un Dios que está cerca de nosotros. La única barrera entre Dios y nosotros es nuestro pecado, y Cristo ha tratado con eso por medio de Su muerte en la Cruz.

Cuando oramos, estamos en el recinto de la gracia divina, hablando directamente con Dios. No tenemos que lidiar con demonios ni espíritus ancestrales antes de que podamos acercarnos a Él. No necesitamos recitar frases ni saltar o dar vueltas como los médicos-brujos hacen alrededor del fuego bajo la luz de la luna. Dios es nuestro Padre celestial. Solo nuestro pecado puede hacer nuestras oraciones ineficaces.

¡Escúchenme! Los ángeles y los demonios existen, pero no son estratos espirituales impenetrables que nos hagan necesitar de alguien con unción antes de que podamos tener acceso a las bendiciones de Dios. Ellos son seres que ya sea cumplen las órdenes de Dios o las del diablo. Pero ¡no están entre nosotros y Dios!

Finalmente, no necesitamos “hombres de Dios” que nos impongan las manos cada Domingo (o Viernes por la noche en las montañas) para que podamos conocer las bendiciones de Dios. Hay un único Mediador entre Dios y nosotros – es Jesucristo hombre. Todos los demás son impostores y tenemos que rechazarlos con la firmeza que se merecen.

LA DOCTRINA DE CRISTO

Posted in Doctrina, Tratados with tags , , , , , on septiembre 26, 2012 by elcaminoangosto

El apóstol Juan afirmó: Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.(II Juan 1.9)

Ruego a Dios que este breve tratado llegue a ser útil para compartir con personas de la secta “Testigos de Jehová” o con cualquier otro grupo que se haya desviado de esta doctrina esencial y fundamental del Cristianismo, es decir la doctrina de Cristo o Cristología.

La Verdad es UNA.  NO hay muchas verdades, y esa Verdad puede ser conocida. Podrán conocer la VERDAD todos aquellos que diligentemente estudian las Sagradas Escrituras y claman a Dios por la iluminación del Espíritu Santo.

La Verdad lleva a Dios y Dios es la Verdad.  La mentira lleva a la condenación, por esto es tan importante definir, cuál es la verdad. Pilato le preguntó a Jesús ¿qué es la verdad? y el Señor no le respondió, pero a sus discípulos Él les había dicho claramente “Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida” (Juan 14.6)

Es indispensable entender la doctrina de Cristo, saber quién es Él y su relación con Dios el Padre y con nosotros, porque si no recibimos a Cristo, no somos hijos de Dios. Es decir, si no aceptamos todo lo que la Biblia enseña acerca de Cristo, no podremos tener acceso a Dios. El único camino al Padre es el Hijo. (Juan 14.6) Y el único que nos puede dar entendimiento sobre el Señorío de Jesucristo es el Espíritu Santo I Corintios 12.3

Algunos textos bíblicos enfatizan el estado de humillación del Hijo de Dios, como Hijo del Hombre (Mateo 9.6), hecho menor que los ángeles (Hebreos 2:9) y semejante a los hombres.

Cuando el HIJO se hizo hombre, experimentó todas las circunstancias penosas de la raza humana a excepción del pecado. Él nació, creció, tuvo que aprender a hablar, a caminar, a leer, aprendió un oficio, etc.

En los inicios del cristianismo una de las primeras falsas enseñanzas que se propagaron fue la negación de la humanidad de Cristo, por esta razón es que leemos en la epístola del apóstol Juan lo siguiente:

I Juan 4:2-3: En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios

II Juan 1:7: Pues muchos engañadores han salido por el mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Este es el engañador y el anticristo

La herejía gnóstica negaba que Cristo hubiera sido un hombre de carne y hueso. Muchos de ellos enseñaron que Cristo era un espíritu con apariencia humana (cuerpo aparente), pero que no fue un ser humano. Para los gnósticos era imposible creer que Dios hubiera participado de la naturaleza humana Ver (http://es.wikipedia.org/wiki/Gnosticismo).

Pero la Biblia confirma que Jesús fue un hombre de verdad.

Aunque su concepción fue milagrosa por acción del Espíritu Santo, Jesús fue gestado en el vientre de María de forma natural y nació por medio de un parto normal.

Lucas 2.6:  “Y sucedió que mientras estaban ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento”

Jesús creció como un niño normal y tuvo que aprender todo lo que los seres humanos aprenden

Lucas 2.40: “Y el niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría…”

Lucas 2:52:  “Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres”

Jesús tuvo hambre, necesitaba alimento

Lucas 4:2 “… Y no comió nada durante esos días, pasados los cuales tuvo hambre”

Jesús oraba a Dios

Mateo 14:23 “… subió al monte a solas para orar”

Jesús dormía

Lucas 8:23 “Pero mientras navegaban, él se durmió

El profeta Isaías explica que el Mesías padecería sufrimiento, todo lo que Cristo sufrió lo sufrió de forma real, no era una apariencia, él lo sufrió todo como un ser humano: angustia, dolor, tristeza, etc. Todas estas son emociones y experiencias humanas y no divinas.

Isaías 53:4-10  “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores… angustiado él y afligido… Jehová quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimiento.”

Jesús no fue cualquier hombre, Él fue un hombre perfecto y de él se escribe en la carta a los Hebreos:

Hebreos 7:26 “Tal sumo sacerdote nos convenía, santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y hecho más sublime que los cielos”

Por esta razón podemos decir junto con los creyentes de todos los siglos Jesucristo, verdadero hombre.

Ahora vamos a comprobar todas las otras características de Cristo que se enseñan en la Biblia y por las cuales, entendemos que en Jesucristo hay dos naturalezas, Él no solo es el Hijo del Hombre (un título que enfatiza su humanidad) sino que Él es divino, Él es el Verbo de Dios.

Al entender que el Hijo de Dios se hizo un hombre de verdad, nos será más fácil entender los pasajes en los cuales Él, como Hijo del Hombre, se ve a sí mismo limitado y afirma su dependencia de Dios.

Por ejemplo:

Marcos 13.32“Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aún los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre”.

No deberíamos asombrarnos de esto, si  Jesucristo afirmó que ni él sabía cuándo sería el día del Juicio, así es, porque Jesucristo ejercía su humanidad y su divinidad de acuerdo a la voluntad del Padre. Este pasaje nos enseña que saber y  comunicar cuándo sería  exactamente el fin del mundo no era parte de su ministerio terrenal. De hecho, antes de su ascención al Cielo, les dijo a sus discípulos nuevamente que no debían estar interesados tanto en saber sobre “cuándo” ocurrirían los eventos del fin. Hechos 1:7 dice: No os toca a vosotros saber los tiempos… que el Padre puso en su sola potestad.

Juan 14:28… porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo.

La Biblia debe ser estudiada con honestidad. Algunos aceptan la Biblia solo parcialmente, excluyendo lo que no pueden entender o lo que no desean aceptar. Si nos quedamos con lo expuesto hasta aquí, Cristo sería solamente un profeta, un gran hombre, incluso podríamos pensar que él fue el mejor hombre o el más grande de todos los profetas, pero según la Biblia, eso NO sería suficiente para salvar a ningún pecador. El Mesías prometido tenía que ser Divino.

Es muy instructivo notar que en el mismo capítulo en el cual Jesús se refiere a Dios como “Mi Padre y vuestro Padre, mi Dios y vuestro Dios (Juan 20.17), en ese mismo capítulo Cristo recibe adoración de Tomás, el cual se postra ante Jesús y le dice: Señor mío y Dios mío (Juan 20:28).

¿Cómo es posible esto? Parece un misterio – y lo es – pero es un misterio que nos ha sido revelado por el Espíritu Santo. Ambas cosas son verdad, Cristo es tanto Hijo del Hombre como Hijo de Dios.

La Biblia enseña la deidad del Hijo de Dios, es decir, que Él es una persona divina, al cual se le otorgan los mismos atributos que le corresponden a Jehová en el Antiguo Testamento.

Dios es el Creador y la Biblia nos enseña que Jesucristo es el agente divino de la creación – Todo existe por causa de Él y para Él:

  • Juan 1:1-2: “En el principio era el Verbo… todas las cosas por él fueron hechas y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”
  • Hebreos 1:1-3: “Dios habiendo hablado… de muchas maneras… en estos postreros días nos ha hablado por el HIJO, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el Universo, el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas por la palabra de su poder”
  • Colosenses 1:16: “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles… todo fue creado por medio de él y para él.”

Dios es eterno y la Biblia nos enseña que Jesucristo, el Hijo, es eterno:

  • Colosenses 1:17 “Y él es antes de todas las cosas y todas las cosas en él subsisten”
  • Juan 1:1 “En el principio era el Verbo…” Esto significa que antes que el tiempo existiera el Verbo ya estaba con Dios y era Dios también.
  • Miqueas 5:2 “… de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad. Esta profecía de la venida del Mesías, anuncia que ese Mesías existe desde la eternidad.
  • Apocalipsis 1:17 “Yo soy el primero y el último, y el que vivo y estuve muerto…”, exactamente lo mismo que dice Jehová en Isaías 48:12: “Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero”

Al llegar a este punto debemos entender estas palabras que  afirman que antes de Él no hay nada y después de Él no hay nada, por lo tanto Jesús es eterno.

Dios es el único que puede salvar a los hombres, y la Biblia enseña que Jesucristo es el Salvador, precisamente el nombre Jesús significa “Jehová salva” o “Jehová Salvador”

  • Isaías 43:11 “Yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve
  • I Timoteo 1:1 “Pablo apóstol de Jesucristo, por mandato de Dios nuestro Salvador y del Señor Jesucristo, nuestra esperanza” – En este versículo se presenta al Padre como Salvador y a Jesucristo como nuestra Esperanza.
  • Isaías 42:3 “Yo Jehová Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador”
  • Tito 2:13 “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo
  • II Pedro 1:1 “… a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa…”

Dios es el dueño de todo, esto es lo que se indica con el título de SEÑOR, y este mismo título que en la Biblia se da a Jehová, se le otorga a Cristo. En hebreo Adonai y en griego Kyrios

  • Salmos 73:28 “He puesto en Jehová el Señor mi esperanza – En este versículo se enfatiza que Jehová es el Señor, el mismo título que se da a Cristo se dice que Jehová es nuestra esperanza lo mismo que se dice de Jesucristo en I Timoteo 1:1 “… Jesucristo, nuestra esperanza”
  • Filipenses 2:10-11 “… en el nombre de Jesús se doble toda rodilla… y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”
  • Isaías 45:23 “Por mí mismo hice juramento… que a mí se doblará toda rodilla y jurará toda lengua”

Esto significa que la rodilla que se dobla ante Jesucristo, se está doblando ante Dios y que cuando toda legua confiese que Jesús es el Señor, al mismo tiempo estarán jurando el nombre de Dios”

El el Dios único y verdadero es el único digno de adoración y la Biblia nos enseña que Jesucristo es adorado por toda la creación.

  • Deuteronomio 6:13 “A Jehová tu Dios  temerás y a él solo servirás…”
  • Mateo 4:10 “Al Señor tu Dios adorarás y a él solo servirás”
  • Hebreos 1:6 “… cuando introduce al Primogénito en el mundo dice: Adórenle todos los ángeles de Dios…”
  • Isaías 42:8  “Yo Jehová… a otro no daré mi gloria…”
  • II Pedro 1:17  “Cuando él recibió del Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado…”

Si Jehová no comparte su gloria y Dios el Padre sí dio honra y gloria a Su Hijo, es únicamente porque el Hijo y el Padre son uno y el mismo Dios. Si no aceptamos esto, estaríamos afirmando que hay contradicciones en la Biblia.

La idolatría es un pecado que lleva al infierno (Apocalipsis 21.8) y no es permitido nunca adorar a nadie más que a Dios. Ni siquiera los ángeles permiten que se les rinda adoración. Cuando el apóstol Juan intentó postrarse ante el ángel que le dio la revelación, este rechazó la adoración.

  • Apocalipsis 19:10 “Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira no lo hagas… adora a Dios
  • Pero vemos que Jesús recibió adoración de hombres y ángeles
    • Hebreos 1.6 – “… cuando introduce al Primogénito en el mundo dice: Adórenle todos los ángeles de Dios
    • Juan 9:38“Y le dijo (a Jesús): Creo Señor, y le adoró
    • Mateo 14:33“… los que estaban en la barca vinieron y le adoraron
    • Mateo 28:9“… y ellas acercándose, abrazaron sus pies y le adoraron
    • Mateo 28:17“… Y cuando le vieron (a Jesús), le adoraron
    • Apocalipsis 5:13“Y a todo lo creado… oí decir: Al que está sentado en el trono y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder…”

Este último versículo con toda claridad muestra que el Hijo (El Cordero) recibe igual adoración que la que recibe el Padre.

Dios es omnisciente, esto significa que lo sabe todo, lo mismo se afirma de Jesucristo.

  • Juan 2:25“… y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre
  • Juan 16:30“Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte, por esto creemos que has salido de Dios” – En este caso, la omnisciencia de Cristo es lo que les hizo entender su divinidad.
  • Juan 21:17“Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo…

Dios es omnipresente, lo que significa que está en todas partes, lo mismo afirma Jesús a todos sus seguidores.

  • Mateo 18:20“… dondequiera que estén dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo, en medio de ellos”

Dios es todopoderoso y Jesucristo es todopoderoso

  • Génesis 17:1“…apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios todopoderoso
  • Apocalipsis 1:8“… Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y el que era y el que ha de venir, el todopoderoso”.

Jesucristo es la revelación del Padre, la imagen del Dios invisible (Colosenses 1:15), la gloria de Dios está en la faz de Jesucristo (II Corintios 4:6), Jesucristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios (I Corintios 1:24) y es el único que nos puede dar a conocer al Dios que nadie puede ver (Juan 1:18) y en él habita corporalmente toda la plenitud de Dios (Colosenses 2:9)

Es muy importante aclarar que esto no significa que la persona de Jesucristo es la persona del Padre, ese pensameinto también es una desviación de la Verdad. El Padre no se hizo hombre, el Padre no murió en la Cruz.

La Biblia nos enseña que en la Deidad, existen 3 personas. Todos los que han sido iluminados por el Santo Espíritu de Dios, son capaces de aceptar esta verdad y maravillarse en ella, porque el Espíritu Santo alumbra a los pecadores para que puedan recibir a Cristo y recibiéndolo a Él, sean recibidos por el Padre.

Sería tema de otro estudio,  defender la doctrina del Espíritu Santo, al cual blasfeman los que enseñan que Él solo es una fuerza. Porque está escrito que aquel que dijere una palabra contra el Espíritu Santo, no tiene perdón jamás. (Mateo 12:32). ¿Cómo podría el pecado contra el Espíritu Santo ser tan grave, si Él no fuera Dios?

La doctrina ortodoxa, bíblica e histórica, se resume en las palabras del credo de Nicea formulado en el año 325 para aclarar y defender todas estas doctrinas esenciales que fueron atacadas por Arrio, el cual afirmaba prácticamente lo mismo que en el presente afirman  los Testigos de Jehová.

“Creemos en un sólo Dios, Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Y en un sólo Señor Jesucristo, Hijo unigénito de Dios, engendrado del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del Cielo, por obra del Espíritu Santo se encarnó de la Virgen María, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado; y resucitó al tercer día, según las Escrituras. Y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos y su reino no tendrá fin. Y creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria y que habló por los profetas. Y en la Iglesia, que es una, santa, universal y apostólica. Confesamos un bautismo para remisión de los pecados. Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.”

REPORTAJE: EL REGRESO DEL CALVINISMO

Posted in Alertas, Doctrina with tags , , on marzo 30, 2010 by elcaminoangosto

Washington

Por Josh Burek, Staff writer of The Christian Science Monitor / March 27, 2010

(Adaptado al español por Alexander León peniel12@msn.com )

 La nieve cae con resolución en una mañana de Sábado en Washington, pero el sótano de una iglesia cerca de al Capital de los Estados Unidos está repleto. Alrededor de 200 mujeres miembros de la iglesia reciben otro tanto de invitadas para té, galletas, conversación y evangelismo al estilo del siglo 16.

Lo que los nuevos visitantes de la Iglesia Bautista Capitol Hill (CHBC, por sus siglas en inglés) escuchan, difícilmente se puede calificar como “Cristianismo para tontos”. Tampoco se trata de la versión cosmética de los que proclamaron ser “nacidos de nuevo” hace algunas décadas. En lugar de esto, podemos encontrar testimonios como el de la joven Kasey Gurley, que describe su desobediencia y sufrimiento en términos del Antiguo Testamento: “Yo adoraba mi propia comodidad, mi concepto de mí misma”, confiesa: “Como el idólatra pueblo de Judá, merecemos la plena ira de Dios”, advierte a las asistentes, “Nunca estaremos seguras si confiamos en nuestras buenas intenciones”, pero agrega “Cristo murió por nosotros” La oración que hace al final es tanto franca como trascendente “Nuestro consuelo en el sufrimiento es este: que por medio de Cristo nos provees vida eterna”. Hay un silencio tal, que podrías escuchar el sonido de una hojuela de avena al quebrarse.

Iglesia Bautista de Capitol Hill

Calvinismo en la Iglesia Bautista de Capitol Hill.

 Bienvenidos al austero mensaje del Calvinismo, que muchos están abrazando. Hace cinco siglos, las enseñanzas de Juan Calvino reconcibieron el Cristianismo, las ideas del capitalismo, la democracia y la libertad religiosa y nutrieron los valores Puritanos que luego dieron el carácter a América.

Hoy en día, su teología está resurgiendo de forma sorpresiva, confrontando a un evangelio de prosperidad centrado en el hombre, el cual ha sido abrazado por el evangelicalismo moderno contra un mensjae que se sumerge en las Escrituras y se centra en Dios. En una era de materialismo y religiones hechas a la medida, las doctrinas inmaleables del Calvinismo y de su concepto de Dios como todopoderoso, quien decide todas las cosas, está ganando terreno sobre muchos Cristianos – especialemente los jóvenes.

Veinteañeros seguidores del Calvinismo, o teología Reformada, se pueden econtrar entre los Presbiterianos, Anglicanos y evangélicos independientes. En la Convención Bautista del Sur, la más grande denominación protestante del país, por lo menos un 10 por ciento de los pastores se identifican como Calvinistas, mientras que más de un tercio de los Seminaristas que se están graduando recientemente también lo son.

El nuevo Calvinismo atrae a legiones a los sermones de predicadores como John Piper de la Iglesia Bautista Bethlehem en Minneápolis. Aquí en Capitol Hill Baptist Church, las bancas y los salones del sótano se llenan cada Domingo, mayormente de profesionales jóvenes. Desde que el pastor principal Mark Dever trajo la predicación Calvinista aquí hace 16 años, la iglesia se ha multiplicado 7 veces de lo que era.

Pero el mayor impacto de este movimiento no está en las bancas, más bien en los círculos de publicaciones y en los Blog Cristianos, en las escuelas de teología y en las conferencias como “Juntos por el Evangelio” (Together for the Gospel), donde las “estrellas del rock” de la Teología Reformada exploran sus tópicos como: “El pecador ni tiene la capacidad ni tiene el deseo: La doctrina de la absoluta inhabilidad”.

Es claro que hay un resurgimiento del Calvinismo”, dice  Steven Lemke, profesor en el Seminario Teológico Bautista de New Orleans.

Este interés renovado llega en un punto crucial del acontecer religioso americano. Después de revisar una encuesta que muestra una declinación muy marcada en el número de personas que se identifican como Cristianos, el periódico Newsweek declaró que “podríamos estar siendo testigos del fin de la América Cristiana

En cierto modo, Newsweek podría haber hecho una declaración no muy acertada. Cinco siglos después de que Martín Lutero confrontara a la Iglesia Católica Romana, algunos observadores no solamente ven una América post-cristiana sino una desarticulación de la Reforma Protestante en sí misma. Esta alarma está basada en estadísticas que muestran lo débiles que son los Cristianos en cuanto a sus creencias.

Pero ahora vienen los Calvinistas con su retorno a doctrinas inviolables y su discurso sobre la condenación – en esencia, es el retorno de los Puritanos, a excepción de sus vestimentas y pelucas.  ¿Es esto solo un momento de nostalgia o será el comienzo de una revolución más profunda contra el enfoque evangélico moderno que proclama “Jesús es nuestro amigo”?  – En otras palabras –  ¿Hacia dónde se dirige el Cristianismo?

Cuando las personas hoy en día escuchan el nombre de Juan Calvino, piensan sobre todo en la predestinación – la idea controversial de que Dios pre-ordenó todas las cosas que sucederían, incluyendo quiénes serían salvos y quiénes no.

Lo que la gente olvida es que este teólogo francés del siglo 16 transformó el pensamiento occidental tanto por lo que enseñó como por la forma en que lo enseñó. Su libro de 700 páginas “La Institución de la Religión Cristiana”, se volvió en el manual de referencia para la fe Protestante. Y su detallado y estilo de predicación expositiva, vino a ser un ejemplo para varias generaciones de clérigos, él pasó cinco años exponiendo el libro de los Hechos, versículo por versículo.

Sus detractores, (y tiene muchos), ven a Calvino como un teócrata que castigaba a los herejes (incluyendo el famoso caso del que fue llevado a la hoguera) y que moldeó la ciudad de Ginebra, donde predicó, según el modelo de su ideología fatalista.

Pero sus seguidores lo ven como un hombre que recobró el Cristianismo centrado en Dios, sentó bases para la libertad religiosa y animó a incontables creyentes a leer la Biblia por sí mismos.

Gerlad Bray, un profesor de la Escuela de Divinidad en Birmingham admite: “Nos guste o no, él es una de las grandes mentes que dieron forma al mundo moderno”, “ideas de democracia, mercado abierto, capitalismo, igualdad de oportuniddes se generaron en Ginebra y se pusieron en práctica según las posibilidades de aquella época”.

La influencia de Calvino en la fundación de los Estados Unidos es innegable. El patriotismo de la nación, la ética del trabajo, el sentido de igualdad, la moral pública y aún elementos de democracia, brotaron como parte del pensamiento Puritano en Nueva Inglaterra. Cuando el predicador calvinista Jonathan Edwards dijo a los feligreses en 1741 que ellos estaban como pendiendo de una tela de araña sobre el abismo del infierno, solo por la gracia de la mano del Dios al que habían ofendido, no estaba abrazando ningún credo herético sino que usaba el vocabulario básico de la fe Americana. No fue sino hasta el siglo 19 que las doctrinas Calvinistas llegaron a ser opacadas.

Por simple lógica, el sistema Calvinista no podría ser popular en nuestros días. La gran mayoría de Cristianos predican una teología de comodidad “Home Depot”: “Puedes hacerlo tú mismo, podemos ayudarte”. Esto se nota en títulos populares como “Tu mejor vida ahora: 7 pasos para vivir tu potencial completo” de Joel Osteen. Este mensaje de auto realización a través del compromiso Cristiano atrae a multitudes haciendo que las iglesias grandes se conviertan en mega iglesias.

Al mismo tiempo, esa forma estricta en que los Calvinistas pretenden seguir la Biblia, difícilmente resuena como alguna vez lo hizo en la sociedad Americana. El Grupo Barna, una firma de investigación asentada en California, realizó una encuesta recientemente para medir cuántos adultos en los Estados Unidos mantienen una “cosmovisión bíblica” – por ejemplo, afirmar que la Biblia es completamente confiable, que una persona no puede ganar su entrada al Cielo simplemente por ser buena, que Dios es el creador todopoderoso del universo.

El resultado: una aguja delgada del 9%, entre los jóvenes de 18 a 23 años. Esto incluso entre los llamados “cristianos nacidos de nuevo”, entre los cuales llegó a un 19%.

En un reporte separado, Barna encontró que entre los llamados cristianos “nacidos de nuevo”, más de 6 de cada 10 dicen que ellos adaptan su fe, y que no siguen la teología de ninguna iglesia. “Los estadounidenses se sienten bien tomando y escogiendo los puntos de vista teológicos que les parecen convenientes y útiles, dejando el resto de las enseñanzas de la Biblia”, según afirma el reporte.

A groso modo, la implicación es esta: las Sagradas Escrituras ya no constituyen el ancla de la espiritualidad americana.

Por supuesto, esta era la advertencia Católico Romana a los primeros reformadores hace cinco siglos: Si se separan de la iglesia, la ortodoxia se desvanecerá. Al enfatizar la sana doctrina y el Evangelio pleno, los Nuevos Calvinistas pretenden restaurar lo que ellos consideran la estabilidad de la fe Protestante.

De hecho, la Iglesia Bautista de Capitol Hill tiene una organización hermana llamada “9Marks”, que lucha por promover la “fidelidad bíblica” en iglesias de diferentes denominaciones.

Dr. Mark Dever - Pastor General

Mark Dever afirma: “Muchas personas creen que la religión es algo que puedes armar de ideas que piensas que son gratas a tu personalidad o que encuentras beneficiosas, No es así, es una realidad objetiva. Es lo que es

Más ampliamente, el avivamiento Calvinista refleja un esfuerzo por reafirmar el fundamento de la fe misma. La enseñanza de que el hombre necesita una mejoría se puede encontrar tanto en iglesias evangélicas conservadoras como en los grupos liberales de la Nueva Era. Esto no es así en el Calvinismo: el énfasis está en la gloria de Dios. Y la gravedad de Su voluntad es inmensa: Puede ser negada, pero no desafiada.

Una joven miembro de esta iglesia bautista en Capitol Hill, oriunda de Carolina del Sur nos dijo: “O Dios lo sabe todo, o bien, Él no sabe nada”.

El Domingo, mientras se filtra la luz de un cuarto piso, los estudiantes se acomodan en sus asientos, para escuchar una ponencia sobre la expiación substitutoria. El profesor hace una pregunta difícil, pero una mano se levanta, ansiosa de responder con el versículo aprendido de memoria de I Pedro 3:18: “Cristo murió por los pecados, una vez por todas, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios”.

Los estudiosos y seminaristas llaman a esto Teología Sistemática, estos estudiantes principiantes en la CHBC lo llaman la Escuela Dominical.

Sus padres están abajo, en seminarios, oraciones y en un sermón saturado de la Biblia que suman en total unas cinco horas de adoración durante el día. Justo antes del mediodía, los adultos toman notas mientras escuchan un sermón de una hora sobre II Samuel 5-9. Estos capítulos cubren el reinado glorioso de David sobre Israel, pero Dever no salta los versículos difíciles, como cuando Dios mata a Uza por tratar de tocar el arca del Pacto, más bien pregunta:

Amigos, ¿hemos pecado como Uza?

Tales cuestionamientos tienen la intención de punzar los corazones de los oyentes. Pero luego de las preguntas duras sigue con comentarios como “Ustedes y yo no deberíamos respirar en este día si no lo estamos haciendo para la gloria de Dios”.

Este patrón que consiste en convencer a los feligreses de su pecado y luego mostrarles la salida espiritual – tiene un efecto que cautiva la atención de la audiencia. Después del servicio, los feligreses se quedan compartiendo por una hora, se abrazan y comparten conversando. Un empleado de gobierno de nombre Dan Wenger nos dijo “He llegado a creer y entender que Dios no se trata fundamentalmente de mi persona, Él es mucho más grande que eso, la enseñanza en esta iglesia me ha ayudado a ver la Biblia en el contexto completo de la historia, no solo las partes que me hacen sentir bien”.

El pastor Dever reconoce que la gente podría preguntar: “¿Por qué habría Dios de crear a alguien que va a ir al infierno?”. Su respuesta captura la esencia del Nuevo Calvinismo. “Yo eso no lo sé”, confiesa: “Yo no inventé esto, solo estoy tratando de decirte lo que creo que es la verdad, no lo que a mí me gusta”.

Una membresía comprometida de más de 700 personas

La membresía en CHBC no es para los santos raquíticos. Se requiere haber tomado clases de teología y de historia cristiana antes de ser admitido. En la celebración mensual de la Cena del Señor, los miembros recitan de pie un juramento que los une mutuamente.

Además del culto dominical y del estudio bíblico en la noche de miércoles, pasan horas cada semana en pequeños grupos de estudio o en sesiones de discipulado “uno a uno”. Tales sesiones son una oportunidad para confesión, impartir ánimo y  orar, y según dicen, constituyen la característica más gratificante y el mayor reto de la vida de esta iglesia.

Claudia Anderson, una editora de revista dice: “El compañerismo cristiano es mucho más que pasar un buen rato con los amigos, incluye intimidad espiritual, aprendizaje, consejería, y muestras genuinas de afecto”

Lo mismo dice Christopher Brown, un abogado: “Vine por la teología pero me quedé por el compañerismo” y añade: “Como americanos, somos muy individualistas, pero el Nuevo Testamento nos reprende: “no fuimos salvados para ser llaneros solitarios”

Los jóvenes usuarios de Blackberries de este milenio que adoran aquí, son aficionados a los retos en la enseñanza, “predicaciones para doctores en filosofía”, como dicen por ahí. Pregúntales cuáles libros están leyendo y no mencionarán “La chica con el tatuaje dragón”. Mencionarán muchos nombres de predicadores de la era Puritana del siglo 17, los cuales coleccionan como otros amontonan tarjetas de baseball.

Colling Hansen, autor del libro “Young, Restless, Reformed”, afirma que la resurgencia del Calvinismo indica que los Estados Unidos no han cambiado tanto como algunos podrían suponer. Su libro relata el peregrinaje de  un periodista junto a los Nuevos Calvinistas. Hansen afirma que “aunque el Cristianismo americano tomó miles de direcciones desde que los Puritanos se asentaron en Nueva Inglaterra, el Dios que ellos adoraron – que según la Biblia es soberano en todas las cosas, y misericordioso para con los pecadores por medio del sacrificio de Jesucristo – aún cautiva a los creyentes de hoy”

Oracion antes de una sesion de una hora de "Orientacion" antes del Servicio Dominical en la CHBC

Lo que cautiva a los de afuera, sin embargo, es que los Nuevos Calvinistas están restaurando la doctrina de la predestinación – Dios escoge a quiénes va a salvar – en una tierra que hace tiempo abrazó el concepto de que en la salvación Dios no dejó a ninguno por fuera. Llevada a su conclusión lógica, la predestinación afirma que Dios siempre ha regulado todas las cosas, incluso el mal.

Esta creencia molesta a muchos Cristianos. “¿Pre-ordenó Dios el 9/11? ¿El Holocausto?” Pregunta el Profesor Lemke, pastor bautista, crítico del Calvinismo, aunque no de todos sus puntos.

En el 2008, la Convención Bautista del Sur realizó la conferencia Juan 3.16 para exponer en balance los postulados del Calvinismo, incluyendo la predestinación.

Lo que los críticos ven como una doctrina fatalista, sin embargo, Calvino lo veía como buenas nuevas: Que los propósitos de Dios se cumplirán a pesar de los caminos pecaminosos del hombre.

El profesor Bray nos dice: “Para él, la predestinación era una creencia liberadora porque dice que Dios puede escoger a cualquiera, aunque sea humilde, y usarlo para frustrar a los grandes hombres de este mundo. Hace que el cambio real sea posible y pone a personas ordinarias como tú y como yo en la posición de poder ver cuando esto ocurre. ¿No son estas buenas noticias?”

Muchos seguidores concuerdan, añadiendo que el Calvinismo no es fatalismo: Eres responsable por tu conducta.

Allen Guelzo, autor del libro “Edwards sobre la voluntad: Un siglo de debate teológico americano” dice. “El Calvinismo es la foto grande del Cristianismo” y “Está menos interesado en preguntar por qué Dios permite que cosas malas les ocurran a las personas buenas, y más bien pregunta si en realidad hay gente que sea buena genuinamente”.

La predestinación es algo que los Nuevos Calvinistas consideran parte de su actitud al respecto de la Biblia: “O lo tomas todo, o bien, no tomes nada”

Continúa el profesor Bray diciendo: “Hoy en día tenemos más Biblias y más guías de estudio bíblico que en toda la historia, pero las personas conocen menos del texto bíblico que nunca, Esto es desastroso, el enfoque de Calvino en la predicación expositiva es más necesario que nunca”.

En la CHBC, muchos miembros afirman que se convirtieron en Cristianos de verdad, solo después de que algún amigo estudió la Biblia versículo por versículo con ellos. Connie Brown, una maestra de Kindergarten dice: “Mientras estudiaba la Biblia, pude ver que Dios tenía todas las razones para enviarme al infierno, Dios me quebrantó y renovó mi corazón”.

Los Nuevos Calvinistas hablan muchísimo de su pecado. A pesar de eso – o por causa de ello – no muestran culpa, sino gran gozo. La explicación que dan: “Si minimizamos nuestra pecaminosidad, llegaremos a minimizar también nuestra gratitud por la magnitud del amor y perdón de Dios.”

Muchos miembros fueron traídos a CHBC precisamente porque habían sido “convencidos de sus pecados” pero se frustraron al escuchar predicaciones diluidas. La señora Jessica Sandle, una subdirectora de Escuela dice que el pastor de la iglesia a la que perteneció antes, había leído cierto libro sobre “cómo llenar las bancas” y entonces dejó de hablar del pecado y de por qué necesitamos a Dios.

Otro congregante, que no nos dio su nombre porque está optando por un puesto público, dijo: “Fui a otras iglesias, y salía sintiéndome bien, pero hambriento, los sermones eran misericordiosamente cortos, pero dejaban por fuera el evangelio, nunca era convencido de mi pecado… aquí tus deficiencias quedan al descubierto”.

Finalmente, el Calvinismo contrasta con las formas de evangelicalismo más atractivas donde se enfatiza “Jesús es mi amigo” y esto le diferencia mucho del resto del mundo de la Fe. La escritora de best seller Phyllis Tickle considera a este nuevo interés en el Calvinismo como la primera fase en contra de la última tendencia de la religión dominante de hoy: el levantamiento del Cristianismo Emergente.

El Cristianismo Emergente, lo cual ella identifica como una tendencia que ocurre cada 500 años, no es tanto una doctrina o un movimiento como una actitud post-moderna hacia la religión misma. No está claramente organizado, pero valora la experimentación por encima de las reglas tradicionales y de la práctica Cristiana.

Cuando las cosas llegan a este punto, dice la Sra. Tickle, “siempre hay quiénes reconocen la necesidad absoluta de reglas y de un fundamento”.

O como lo dice la Sra Hagopian, con un claro compromiso calvinista: “La filosofía del Cristianismo Americano está muy lejos de  la verdad bíblica”.

LOBOS RAPACES

Posted in Alertas, Doctrina with tags , , , , on marzo 12, 2010 by elcaminoangosto


Mateo 15:14
Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.

Creo que estas palabras de Cristo, son muy duras, difíciles de recibir. Pero alabo a Dios por Su misericordia porque aún de entre esos ciegos, y de sus guías ciegos, Él ha querido tener compasión. El texto bíblico se refiere a los fariseos y a sus seguidores, y vemos que Nicodemo y Pablo, siendo fariseos están contados entre los creyentes, al igual que muchos de los que antes siguieron a los fariseos. Esto nos debe dar esperanza.

Por mucho tiempo mi familia y yo fuimos seguidores de hombres, seguidores de experiencias y seguidores de hombres que se proclaman a sí mismos como apóstoles y ungidos del Señor, y los seguíamos porque creíamos sinceramente que eran hombres de Dios. Allí seguiríamos aún, esperando algún otro “nuevo mover” del Espíritu Santo, engañándonos a nosotros mismos y probablemente engañando también a otros, si la mano poderosa y misericordiosa de Cristo no nos hubiera rescatado de las tinieblas del error para trasladarnos a Su Luz admirable.

¿Quién puede dar humildad al creyente para que reconozca que estuvo equivocado? Solo el Espíritu Santo.

Les invito a mirar con atención este video que denuncia la triste realidad que ha vivido gran parte del cristianismo desde hace ya muchas décadas.

Ahora bien, no quiero que alguien vaya a pensar que al criticar estos lobos dentro del pentecostalismo, yo esté afirmando que todos los pentecostales son lobos. Hay lobos infiltrados en todas las denominaciones. Y para demostrar que sí hay hombres honestos en el pentecostalismo, quiero compartir una excelente reflexión del pastor pentecostal B.H. Clendennen, que recién falleció en diciembre de 2009 y que en sus últimos días quiso realizar un solemne llamado a los cristianos de su covicción teológica para que se arrepientieran.

Como bautistas y adherente a la teología reformada creo que la posición teológica del pentecostalismo no es la correcta, pero no puedo afirmar que los pentecostales no son cristianos. Hay falsos cristianos y obreros fraudulentos en iglesias de diversas tendencias. Sin embargo, afirmo que abrazar un cristianismo confesional, histórico, nos libra y protege de muchísimos errores en los que más fácilmente caerán los grupos cristianos cuyas declaraciones doctrinales son débiles, poco explícitas o débiles en sus fundamentos esenciales.

Para conocer mejor nuestra posición con respecto al Pentecostalismo y al fenómeno carismático, les invito a leer y estudiar este documento sobre

>>>>>>>>> EL CARISMATISMO <<<<<<<<<

LA DEPRESION Y EL EVANGELIO

Posted in Doctrina with tags , , , , , on marzo 1, 2010 by elcaminoangosto

 ¿Sabía usted que…

  1. Los desórdenes mentales NO son condiciones médicas/físicas como el cáncer o la diabetes? Todo desorden mental es solo parte de una lista de conductas observadas que han sido etiquetadas y traídas a la existencia por la APA (American Phycological Association).
  2. Nadie puede probar objetivamente el padecimiento de un desorden mental? Hasta el Presidente de la APA admite que no existe un exámen  de laboratorio que pruebe la existencia de la depresión, el ADHD, la bi-polaridad y cualquier otro desorden mental – no hay alguna prueba  cerebral, exámen de sangre,  nada.
  3. No hay razón para tomar una píldora para un desorden mental, como  se tomaría una píldora para una verdadera condición física/médica? La  teoría del desbalance químico del cerebro nunca ha sido probada como  la causa de desórdenes  mentales, a pesar de la creencia popular y de  lo que las compañías farmacéuticas mercadean. (ver:  http://www.psychologydebunked.com/news.htm)
  4. Las medicinas psiquiátricas causan desbalances en el cerebro al  interrumpir el flujo normal de químicos cerebrales? El uso  prolongado puede causar daño permanente al cerebro y otros órganos.
  5. La FDA ya admitió que los antidepresivos y las medicinas ADHD puede causar conducta violenta y suicida en niños y en adultos?  Se ha  documentado apropiadamente que la mayoría de los pistoleros de  escuelas y de asesinos de niños de las últimas dos décadas estuvieron  bajo la influencia de este tipo de medicinas. (Ver http://www.psychologydebunked.com/news.htm)
  6. Con el tiempo, son más las personas que mejoran sin tratamiento  psicoterapéutico que con el?
  7. Toda teoría psicológica es en el fondo anti-Cristiana?
    ——

Este es un artículo de Mike Cleveland, traducido por Alexander León. 

En la actualidad el Evangelio débil que se predica no parece brindar a  los creyentes la seguridad de que en Cristo y en la consagración y  devoción a Él y a Su Palabra se encuentra la verdadera solución a todo problema de nuestra alma, y entonces acuden a los métodos de los “profesionales en psicología y pshiquiatría que no conocen a Dios”.

El creyente que persevera en la oración, oración extensa y profunda en su devoción íntima y privada, y que es disciplinado en el estudio y
meditación de la Palabra de Dios, encontrará siempre en Cristo y solo  en Él, la paz, el gozo y la libertad!

El evangelio de Jesucristo está perfectamente diseñado para suplir todas las necesidades espirituales de la humanidad en la actualidad. En el evangelio, los pecadores son “perdonados y bendecidos”: perdonados de sus pecados, bendecidos con el “óleo de gozo” para reemplazar el lamento y “vestiduras de alabanza” para reemplazar sus “espíritus angustiados” (Isaías 61.3). Esto es un cambio grandioso, y les ocurre repetidamente a hombres y mujeres que comienzan a detestar sus pecados, deleitarse en el Hijo de Dios y a devorar las Escrituras.

Sin embargo, existe un movimiento en el mundo de hoy, especialmente en América, que sutilmente desvía la atención de la gente del evangelio glorioso y de la suficiencia de las Escrituras y la pone en remedios terapéuticos y en prescripciones famacéuticas. Este movimiento se llama psicología y, aunque el mismo mundo incrédulo se está cansando de sus falsas promesas y de sus soluciones vacías, la iglesia parece estar abrazándolo más y más.

Uno de los peligros de este movimiento es que anima a las personas a enfocarse más en sí mismos. Por ejemplo, recuerdo que en una gran iglesia que invitó a un “psicólogo cristiano” para hablar a las mujeres con respecto al problema de la depresión. En una de sus sesiones, el conferencista sugirió que, aunque no tenía base bíblica para sus creencias, el “nombre nuevo” sobre la piedra blanca que se dará a los creyentes en el cielo (según Apoc. 2:17) puede estar asociado con su travesía particular en la vida y reflejar algunos aspectos de su carácter, desarrollado como resultado de sus “heridas”.

¡Qué triste sería si de verdad se diera a los creyentes un recordatorio de lo que ellos padecieron en la tierra. Y cuán subjetivo es intentar que los creyentes fijen su atención en sus penas y en las heridas que han recibido, en vez de enfocarse en lo que Jesús hizo por ellos en la cruz y en las heridas que Él recibió cuando murió en lugar de ellos. Es “por sus llagas” que hemos sido sanados (Isaías 53:5). Es la intención del diablo desviar nuestra atención de la cruz, y de la sanidad que fluye de ella. Estaría él contento si lograra que fijemos nuestra mirada en nuestras heridas, en vez de fijar nuestros ojos en Jesús (Hebreos 12:2), en Su muerte y Su resurrección.

No, las Escrituras no dicen nada a los creyentes con respecto a un eterno recordatorio de su pasado y de sus sufrimientos, más bien, la Biblia claramente nos enseña que las heridas que permanecerán por la eternidad son las del cuerpo de Cristo, el Cordero de Dios, como un eterno recordatorio de su amor por nosotros (Apoc. 5.5-6)

Este corto artículo no tiene la intención de ser un tratado profundo sobre la depresión y el evangelio, más bien, está diseñado para ayudar a aquellos que han tratado con psiquiátras, programas y píldoras y aún no encuentras alivio verdadero, y que por lo tanto están listos para la solución que Dios presenta en Su Palabra: El Evangelio de Jesucristo.

Con respecto a la depresión, la metáfora “olas” y “hundirse” es una imagen muy apropiada, porque los que tienen aflicciones de este tipo frecuentemente describen su experiencia como “hundirse en desesperación” o “ráfagas de desesperanza” que los envuelven. Esta era la condición de Jonás cuando fue lanzado de la nave:

Me echaste a lo profundo, en medio de los mares, Y me rodeó la corriente;      Todas tus ondas y tus olas pasaron sobre mí. Las aguas me rodearon hasta el alma, Rodeóme el abismo; El alga se enredó a mi cabeza.

Jonás 2:3, 5

Las olas envolvieron, rodearon a Jonás y lo hundieron. Él las llamó olas absorventes que intentaban impedir que él tuviera vista de Dios. Al hundirse por estas olas, él sintió que desfallecía (v. 7). Esta es una ilustración adecuada para aquellos que caen en el desánimo y se hunden en la tristeza y/o depresión. Estas olas de depresión, aunque no están ellas de agua, no son menos reales que las olas del océano que amenazaron con tragarse a Jonás.

Y sin embargo, vemos en la Escritura que hay esperanza, a pesar de la profundidad y la desilusión. Notemos a dónde fue Jonás para pedir ayuda en su desesperada situación y en su aflicción:

Entonces oró Jonás a Jehová su Dios desde el vientre del pez, y dijo: Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó;  Desde el seno del Seol clamé, Y mi voz oíste.

Jonás 2:1,2

¡Aquí hay ayuda de verdad! La oración de Jonás fue elevada desde adentro del pez y “en las profundidades del seol”. Desde las profundidades Jonás clamó al Señor y el Señor escuchó y respondió al clamor de Jonás. No debe tomarse como una respuesta simplista exhortar a aquel que está sufriendo con depresiones que clame al Señor desde la profundidad en la cual se encuentra, y no es una promesa vacía asegurarle que Dios le escuchará y le responderá, en Su tiempo y a Su manera, así como contestó la oración de Jonás.

Un antiguo himno escrito en los años 1890´s presenta la solución del evangelio para la depresión muy claramente cuando dice (usando la experiencias de caída de Pedro y las olas como una ilustración, Mateo 14:29-30)

Hundiendome profundamente en el pecado, lejos de la pacífica costa,

Muy profundamente devastado en mi interior, hundiéndome sin poder subir,

Pero el Amo del mar, escuchó mi desesperado grito,

De las aguas me levantó, seguro ahora estoy

Coro:

El Amor me levantó, El Amor me levantó!

Cuando nada podía ayudarme

¡El Amor me levantó!

Sí, las buenas noticias del evangelio son que todo aquel que esté hundiéndose en la desesperanza puede ser rescatado por el amor y salvado por el Salvador, así como Pedro clamó a Jesús cuando empezó a hundirse. Cuando nada más funciona – ni las píldoras, ningún programa, ningún psicólogo o psiquiatra – El amor de Dios, en la persona de Jesucristo, está listo para levantarnos de las olas de desesperación.

Vemos esta verdad ilustrada repetidas veces en las Escrituras. Consideremos las palabras de David, cuando estuvo abrumado. Escribió en el Salmo 61: 1,2

Oye, oh Dios, mi clamor;  A mi oración atiende. Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare.  Llévame a la roca que es más alta que yo,

El Salmo fue escrito durante el exilio forzado de David del Tabernáculo en el tiempo de la rebelión de su hijo Absalón. En este momento tan difícil cuando el corazón de David desfallecía, o como dicen algunas versiones: “cuando mi corazón está abrumado”, él sabía cómo refugiarse en el Señor, la Roca de su Salvación, el gran Médico de su alma. Cuántos hay hoy en día, que como David, cuyos corazones están abrumados por el dolor y la tristeza, quienes están bajo espesas nubes de oscuridad, y necesitan ser guiados a la Roca – ese Dios incomovible y fuerte que es el Hacedor y Sanador de los corazones de las personas y que envió a Su Hijo para morir en el lugar de pecadores.

Charles Spurgeon, quien sufrió de depresión en muchas ocasiones, esribió el siguiente comentario del Salmo 61:

“El fue privado del verdadero centro de su deleite, al mismo tiempo su mente estaba en una condición depresiva y miserable; había sido expulsado, y aún así no dejó de orar, sino que encuentra en esto una razón para clamar aún más fuerte a Dios. “Clamaré”. Esa fue una decisión sabia, porque si David dejaba de orar habría sido víctima de la desesperación; el hombre encuentra el fin cuando pone fin a la oración (cuando abandona la oración).  Cuando mi corazón está abrumado: cuando las inmensas olas de problemas me arrastran, y estoy completamente sumergido, no solo mi cabeza, sino mi corazón. Es difícil orar cuando el corazón se está ahogando, sin embargo, las personas que han experimentado la gracia ruegan más en estos momentos. La tribulación nos lleva a Dios, y trae a Dios hacia nosotros. Lo más grandes triunfos de la Fe se consiguen a través de las más pesadas dificultades. Cuando siento que para mí ya todo se acabó, cuando la aflicción está sobre mí; que me cubre como una nube, me traga como el mar, me cubre con densas tinieblas, aún así Dios está cerca, suficientemente cerca para escuchar mi voz, y yo clamaré a Él”

Hay un gran Médico del alma a donde aquellos que están siendo abrumados pueden acudir por sanidad. Este Médico no es un psiquiátra que prescribe píldoras, sino un Salvador que levanta al que se está hundiendo, un Libertador que rescata al que está tan desanimado y los consuela y los conforta con Su Santo Espíritu. Él es una Roca, una Fortaleza, una Torre Fuerte, y una ayuda siempre presente en tiempos de necesidad. Esta Roca “da fuerzas al débil” y “fuerzas al que no tiene” (Isaías 40:29).

No debemos minimizar las situaciones y las circunstancias de aquellos que están sufriendo dificultades y problemas de todas clases. Ni debemos pretender disminuir la experiencia del dolor y los sentimientos de impotencia y de desesperación que todos nosotros atravesamos en alguna ocasión.

Pero vemos que esto es precisamente lo que los psiquiátras y psicólogos trantan de hacer cuando escuchan los dolores del corazón y las penas del alma de los hombres y mujeres, y les ofrecen unas píldoras como remedio.

Los dolores del corazón y los efectos de las dificultades de la vida puedenser profundos, y requieren de mucho amor, consolación y ternura para el espíritu y más que una píldora o las sugerencias de algunos cambios en la conducta.

No, aquellos que sufren las olas del desánimo y la inundación en aguas de desesperación son tratados erróneamente cuando se les dice que deben tomar algún medicamento para estabilizar sus mentes; el asunto es mucho más profundo, en lo profundo de sus corazones, mentes y almas. Es cruel simplemente nublar la mente, cuando lo que se necesita es el bálsamo del Evangelio, aplicado por el Espíritu Santo y administrado por el cuerpo de Cristo.

Así que consideremos cómo el remedio del Evangelio es una solución perfecta para la depresión y el desánimo abrumador, de la forma que se presenta en las Escrituras:

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;”

Isaías 61:1,2

Estas palabras de Isaías son luego citadas por el Señor Jesucristo en Lucas capítulo 4 y afirma “hoy que ha cumplido esta Escritura delante de vosotros” (Lucas 4:21). Entonces, esta es una descripción detallada de la misión principal del Mesías. Note los tres puntos principales del pasaje:

Jesucristo vino a:

1. Predicar las buenas nuevas a los pobres

En este pasaje de las Escrituras, el autor está usando el lenguaje del Jubileo (Levítico 25). En el año del Jubileo, que ocurría cada 50 años en la economía de la nación Judía, los pobres eran liberados de sus cargas y de sus hipotecas. El año del Jubileo prefiguraba la obra de Cristo en la cruz, era un año en el cuales los pobres eran libres de sus deudas y se les perdonaba lo que debían, de la misma forma que nuestro pecado ha sido pagado por Cristo y hemos sido liberados de nuestra deuda espiritual.

Jesucristo vino a predicar las buenas nuevas a nosotros, nuestra deuda ya fue pagada (Isaías 40:1-3) y nuestras almas han sido liberadas de pecado, no tenemos deudas pendientes.

Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”

II Corintios 8:9

2. Vendar a los quebrantados de corazón

La obra de Jesús se presenta como la de un médico. Así como un doctor venda heridas para sanarlas. De la misma manera Cristo es el gran Médico, quien por medio de la aplicación de Su Evangelio, puede sanar corazones y vidas. Por medio de Su sufrimiento Él nos restauró, y por medio de su muerte Él nos dio vida. No hay herida tan profunda ni tristeza tan grande que Cristo no pueda sanar. Este Evangelio es una obra tan poderosa, por medio de la cual aquellos que han sido heridos por el pecado son restaurados por la Gracia de Dios.

3. Publicar libertad a los Cautivos

El Evangelio no solamente es una obra de sanidad, sino que es una obra libertadora. Aquellos que están atados por cadenas son liberados, son desatados, por medio de Cristo. Jesús fue clavado a un madero para que los adictos a la pornografía, los borrachos, los que golpean a sus esposas, los orgullosos, los que se rehúsan a perdonar a otros, los chismosos y los mentirosos, et, cetc, toda clase de pecadores, pudiera ser perdonado de sus pecados, pudieran ser libres de sus cadenas y pudieran ser capacitados para andar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios (Romanos 8:21). Luego Jesús se levantó de la muerte y ascendió a los Cielos desde donde envió al Espíritu Santo, el Consolador para dar vida a todos los que creen y consolar sus corazones en la verdad y darles el poder para servir y ayudar a otros.

De manera que por medio del Evangelio de Jesucristo los pobres son aliviados, los de corazón quebrantado son curados y los esclavos son liberados. ¡Estas sí que son Buenas Noticias! Pero eso no es todo, hay mucho más. El evangelio y sus soluciones producen un efecto maravilloso en aquellos que creen y lo abrazan de corazón.

…a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.”

Isaías 61:3

El resultado del evangelio en las vidas de aquellos que creen,  es que también son cuidados y consolados y coronados.

  • El Evangelio provee para todos aquellos que lloran en Sión. Ya sea que sufren por sus pecados o por sus circunstancias, el evangelio es la provisión maravillosa para sus penas. Dios consuela a los que lloran. Él envió a Cristo para morir por ellos, y a su Espíritu Santo para vivir en ellos.
  • Por medio del Evangelio Dios consuela a los que lloran. La muerte de Cristo no es solo un perfecto fundamento para neustrs vidas, sino que es un fuerte consuelo para nuestas lágrimas
  • Por medio del Evangelio Dios viste y corona a aquellos que están en desesperación. Los resultados de3l evangelio son absolutamente son un cambio absolutamente precioso donde 3 cosas son reemplazadas: se nos da una corona en vez de las cenizas, óleo de gozo en vez de lamento, y una vestidura de alabanza en ves de ansiedad.

Sí, estos son los efectos poderosos del evangelio de Cristo Jesús que, por medio de sus propios sufrimientos es capaz de ayudar a todos los que sufren, por medio de su propia muerte consuela a los que se lamentan del pecado, y por medio de su sangre derramada en la cruz cambia sus cenizas por una corona, sus lamentos por alegría y su desesperación por un espíritu de alabanza.

El evangelio – no una píldora, no un programa, ni un psicólogo o psiquiátra – es la solución para el pecado, para el desánimo, para el lamento y para la depresión.

Entonces, ¿qué debe hacer aquel que se está “hundiendo en las olas” de la depresión, que está triste, con lamentos, llorando o desanimado? Lo que sigue no pretende ser una lista de “haga y no haga”, pero sí unas palabras de exhortación para aquellos que desean poder cantar “El Amor me levantó” cuando nada más me podía ayudar:

Fije sus ojos en Cristo Jesús

” …puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.”

Hebreos 12:2-3

Esta es la necesidad más grande del mundo y para la iglesia hoy. Necesitamos concentrarnos en Cristo y fijar nuestros ojos en Él y considerar su obra, sin distracción. Y ¿dónde específicamente debemos mirar?

“… quien por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz… y se sentó a la diestra de Dios”.

Los sufrimientos y la muerte de Jesucristo, donde Él compró nuestro perdón y aseguró nuestra vida eterna y en su poderosa resurrección, con la cual también fuimos levantados y justificados, este debe ser el enfoque de nuestras vidas.

Esto significa que debemos estudiar nuestras Biblias, viendo la cruz del perdón en sus páginas y considerando la nueva vida que tenemos que surge de Su muerte. Debemos orar fervientemente para que el Espíritu de Dios nos guíe a toda verdad para que conozcamos la maravillosa posición que tenemos delante de Dios en Cristo y que podamos entender la esperanza a la cual Dios nos ha llamado, las riquezas de nuestra herencia en Él, y su incomparable poder para los que creemos (Efesios 1:15-20)

¿Y cuál es el resultado de enfocarnos en la cruz?

Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.”

Hebreos 12:3

Es mirar a Cristo, considerarlo apropiadamente y enfocarnos en la cruz lo que nos mantiene y protege del desánimo y la desilusión. Nos impide cansarnos o desmayar o sentirnos descorazonados. Es como el antídoto para la depresión. Alguien dijo una vez, “Podemos deprimirnos o podemos mirar a Jesucristo, pero no podemos hacer ambas cosas al mismo tiempo”.

Hay que volverse de los hombres hacia Dios. Algunas personas no entienden plenamente que, al acudir a psiquiátras por medicamentos, están buscando la solución en los hombres, para algo que solo Dios puede proveer, y, al hacerlo, se pierden de la verdadera Solución y de la cura que podrían encontrar. Pierden la corona de belleza, el aceite de alegría y el espíritu de alabanza que viene como parte de las recompensas del Evangelio.

“Estos confían en carros, y aquéllos en caballos;  Mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.”

Salmos 20:7

“Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.”

Salmo 40:4

Es esta actitud continua de volvernos al Señor y de aprender cómo confiar en Él y en su amor lo que nos hace florecer como Cristianos, bien alimentados de la gracia y creciendo en la verdad.

Pero yo estoy como olivo verde en la casa de Dios; En la misericordia de Dios confío eternamente y para siempre”

Salmo 52.8

Aprender a amar el Evangelio

Es por medio de la predicación del evangelio que los hombres y mujeres se establecen, se afirman y se aseguran. Entonces hay que aprender a deleitar el corazón en el perdón que hemos recibido por la sangre de Cristo vertida en la cruz, en el hecho de que Dios nos ha aceptado por causa del Calvario, hay que aprender a admirar al Señor. El ha hecho provisión para los pecados y para dar perdón y vida eterna por medio de la muerte de Cristo. Esto nos establece y nos afirma.

Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos”

Romanos 16.25

Aquellos que descansan en las buenas nuevas, que se las predican a sí mismos cada día y que ponen atención cada vez que el Evangelio es predicado en la iglesia son los que estarán estables, seguros y firmes. Ellos experimentan el poder del evangelio en sus vidas. Ellos disfrutan de una vida coronada de amor y de compasión, el consuelo y las fuerzas que da el Espíritu Santo, y el gozo de conocer a Jesús personalmente y de caminar con Dios a cada momento. Sus vidas producen belleza en vez de cenizas, tienen gozo en vez de lamentos y vidas llenas de alabanzas en vez de desánimo. Ellos proclaman con David.

“Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.”

Salmos 40.2

Por lo tanto, enfoca tu mirada en los sufrimientos de Su cruz y en el poder de Su resurrección. Haz un alto en el camino para dejar de acudir a los hombres por una solución que solamente Dios puede brindar. Luego haz del estudio del Evangelio, el estudio de toda tu vida, aprendiendo cómo descansar en el evangelio y cómo adorar a Dios por el evangelio y cómo encontrar vida en la muerte de Jesucristo.

Dios ha provisto la solución para la depresión y para cualquier otro problema imaginable por medio del glorioso evangelio de Jesucristo.

Publicado originalmente en: http://www.settingcaptivesfree.com/resources/article/depression-and-gospel/

A %d blogueros les gusta esto: