Archive for the Alertas Category

El Sacerdocio de todos los creyentes

Posted in Alertas with tags , , on septiembre 5, 2014 by elcaminoangosto

[Este artículo es muy relevante para los evangélicos de América Latina. Solo deben cambiar África por América Latina y la religión africana tradicional por las religiones indígenas y el chamanismo.]

Artículo traducido con permiso por Alexander León J. (alexander.leon@fereformada.org)

 

El sacerdocio de todos los creyentes y su relevancia para África hoy.

(Conrad Mbewe – A letter from Kabwata)

En una publicación previa, argumenté que el punto de vista popular y moderno entre los círculos carismáticos es simplemente otra forma del punto de vista tradicional para el médico brujo de la aldea. Se trata de la religión tradicional africana en su máximo esplendor que ha regresado vestida con un delgado barniz de versos bíblicos utilizados para decir cosas que el Espíritu Santo nunca tuvo la intención de decir cuando inspiró a los escritores bíblicos.

En esta publicación, estoy respondiendo a la pregunta: ¿Cómo podemos eliminar este punto de vista no bíblico y expulsar la religión africana tradicional de la iglesia en África? ¿Cómo podemos restaurar el verdadero cristianismo en la iglesia africana? Me parece que esto ocurrirá solo cuando restauremos la enseñanza del Nuevo Testamento con respecto a al sacerdocio de todos los creyentes en el lugar que alguna vez lo puso el protestantismo.

El sacerdocio de todos los creyentes en la historia.

“El sacerdocio de todos los creyentes” es una enseñanza que fue popularizada particularmente por Martín Lutero, el gran reformador del siglo 16. Antes de la reforma en la iglesia, por la cual él es conocido, había una gran división entre el clero (a los cuales se llamaba “sacerdotes”) y los laicos (los miembros ordinarios de la iglesia).

Los sacerdotes eran personas especialmente entrenados, los cuales se suponía que tenían un trato especial con Dios. Solamente ellos podían realizar la Misa (una forma no bíblica de celebrar la Cena del Señor), el bautismo, las bodas, y hasta las oraciones en favor del pueblo de Dios. Ellos eran mediadores para el perdón también, de manera que el pueblo de Dios venía a ellos para confesar sus pecados con tal de recibir el perdón de Dios. Por la mediación de ellos, el pueblo de Dios podía gestionar que sus seres queridos estuvieran menos tiempo en el purgatorio (una forma no bíblica de infierno).

De esta manera, los laicos quedaban en total dependencia de los sacerdotes en la iglesia, para todo… hasta que Martín Lutero apareció. Él mostró que de acuerdo con la Biblia, todos los cristianos tienen el mismo acceso a Dios por medio de la oración, a través de la obra mediadora y única de Cristo. “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5). Por medio de la muerte de Cristo, él ha pagado por todos los pecados de su pueblo y Dios acepta a los cristianos únicamente en base a los méritos de Cristo. Los cristianos no necesitan un mediador humano para recibir ninguna bendición de Dios – de ninguna clase!

Los resultados de la pérdida de esta enseñanza hoy en día.

Estas verdades bíblicas son lo que los cristianos del continente africano necesitan escuchar. Aquellos que pretenden que necesitamos ir a ellos para obtener liberación, o éxito en cualquier situación que estamos atravesando, son impostores, farsantes y estafadores. Ya no hay un altar al frente al cual usted deba ir para que oren por usted. Los hermanos y hermanas que se sientan a su lado en la iglesia – y usted mismo – tienen el mismo acceso a Dios que esos charlatanes que le llaman a pasar al frente.

Por haber perdido esta verdad del sacerdocio de todos los creyentes hemos creado una falsa clase de “hombres de Dios” dentro del Evangelicalismo. Pretendiendo tener poderes espirituales especiales (a lo cual le llaman “unción”), estos hombres están exprimiendo el dinero de su gente y abusando sexualmente de sus mujeres. Ellos usan trajes elegantes y costosos, conducen los autos más caros, y tienen propiedades que ni los más altos ejecutivos de las corporaciones sueñan tener. Ni siquiera acostumbran andar con sus propias Biblias. Como jefes, ellos tienen gente encargada para que hagan esto.

Cada fin de semana durante las conferencias, nos invitan a ir a ellos para obtener liberación y éxito. Al igual que Johan Tzetzel, en los días de Lutero, instaba a la gente a comprar sus indulgencias echando sus monedas en una caja y decía que en cuanto la moneda caía las almas de sus seres queridos serían liberadas del purgatorio, los “Tzetzels” de hoy prometen que su éxito socio-económico será mayor entre más dinero usted les dé. De esta manera, los pobres se hacen más pobres mientras les dan sus ganancias, y ellos se vuelven más ricos. Esto es un robo a plena luz del sol.

Indulgencia

Las dos últimas líneas de este poema alemán se leen así: “Tan pronto suene la moneda al caer en la caja, el alma al cielo tendrá franca entrada”

La gran diferencia entre los sacerdotes medievales y los “hombres de Dios” modernos es que aquellos prometían falsamente un cielo después de morir mientras que los de ahora prometen un cielo en la tierra mientras usted vive. Le invitan a sus reuniones para orar y que usted pueda casarse o recuperar al ser amado que le abandonó por otra persona. Dicen que usted obtendrá éxito y un mejor trabajo o una promoción. Le prometen que con sus oraciones usted será liberado de sus enfermedades persistentes o de la imposibilidad de concebir. Como depredadores van tras las almas y las billeteras de hombres y mujeres que son atraídos por medio de la codicia humana. Y miles están cayendo.

Todos tenemos acceso a Dios por medio de Cristo

En cambio el apóstol Pedro declaró a todos los cristianos “vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo… Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (I Pedro 2:5,9)

En otras palabras, si usted ha sido salvado del pecado, es decir, trasladado de las tinieblas a su luz admirable, usted es parte de un sacerdocio real que tiene acceso directo a Dios. Usted no necesita a nadie entre usted y Dios. No, usted puede ir a Dios y hablarle usted mismo. ¡Punto!

Cada cristiano es un sacerdote para Dios. Tiene acceso a Dios el Padre por medio de Jesucristo. La única barrera que cualquier cristiano tiene en términos de su acceso a Dios son sus propios pecados. Si usted vive en pecado el Señor no le va a escuchar. Leemos esto en Isaías “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua.” (Isaías 59:1-3)

En este asunto, hay suficiente evidencia en los medios hoy en día de que estos “hombres de Dios” que dicen tener poderes para liberar a otros y orar por éxito en sus vidas, están tan metidos en pecado y en iniquidad como los Herodes de la Biblia. Mientras sus esposas están poniendo demandas de divorcio – nos damos cuenta que mientras ellos estaban imponiendo manos sobre gente inocente e incauta – y haciéndoles pagar por este “servicio” – sus esposas los han sorprendido con los pantalones abajo a puertas cerradas. En extremo enojo, estas mujeres están comenzando a decir “¡Ya Basta!” y sacando los esqueletos de sus armarios. ¡Estos “hombres de Dios” son tan corruptos como los sacerdotes católico-romanos en los días de Lutero! – ¡o tal vez peores!

 

UNA IMPORTANTE DISTINCION

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , on julio 26, 2013 by elcaminoangosto

Una Importante pero Rechazada Distinción.

Por Carl Trueman , Profesor de Historia de la Iglesia en el Seminario Teológico Westminster.

Este artículo aparece originalmente en www.reformation21.org, la revista online de la Alianza de Evangélicos Confesionales, copyright 2013, todos los derechos están reservados, usado con permiso. Este artículo no puede ser reproducido sin el consentimiento escrito de la Alianza de Evangélicos Confesionales (Alliance of Confessing Evangelicals).

Traducido con permiso por el Pr. Alexander León.

Hay una distinción importante que es absolutamente necesaria para una buena teología y una vida Cristiana sana. Es también una distinción que parece haber sido olvidada por un gran número de personas tanto en la izquierda como en la derecha del espectro teológico.  Es la distinción entre ser infantil [las niñerías] y el ser como un niño. Los Cristianos están llamados a tener una fe como la de un niño pero no a comportarse como niños.

Sospecho que las generaciones futuras mirarán hacia nuestro presente y lo considerarán una era de gran infantilismo en la historia de la humanidad. Las enormes cantidades de dinero que pagan los adultos para ver a otros jugar y para entretenerse de esa manera, es increíble. La influencia cultural que se le da a las jóvenes celebridades del pop es extraña en verdad. Es decir, sea cual sea nuestra opinión con respecto al Programa de Salud del Gobierno, deberíamos todos estar de acuerdo en que lo las opiniones de Justin Biever [cantante pop] al respecto de eso pueden ignorarse sin riesgo, ¿Verdad? Y la necesidad compulsiva de personas que parecen inteligentes por publicar en Twitter las más asombrosas vanidades de sus vidas para que todos las sepan es sorprendente.  A estas niñerías que son relativamente triviales podríamos añadir otra más siniestra: el desarrollo de una cultura política y legal que se resiste a reconocer cualquier tono de grises. En el aspecto de la moralidad, los mimados infantes han tomado el control cuando un hombre decide abandonar a su esposa para unirse a otro hombre y todos lo vitorean como a un héroe por su coraje y honestidad en vez de considerarlo un cretino por su cobardía al rendirse ante sus hormonas.

Tristemente, esto también afecta la iglesia. Muchas mega-iglesias han crecido y prosperado por medio del extraño, inesperado, pero sin dudas exitoso matrimonio entre una teología ampliamente ortodoxa con un idioma infantil. Aún más, muchos cristianos de iglesias que no son tan “mega” tienen también sus maneras de actuar infantiles y sus miembros infantiles. No se trata sólo de esos pastores que se visten al estilo descuidado de un chico de trece años cuando predican, los que tienen estas cualidades. Todos nosotros podemos vernos tentados en esa dirección cuando no se nos da lo que queremos y procedemos de inmediato con una rabieta de lanzar nuestros juguetes cualquiera que estos sean.  Y ¿qué podríamos decir del Cristiano Twittero que desde el más pequeño al más grande, parece no entender que hay algunas cosas que son para el consumo público y otras que deberían mantenerse en lo privado? Saber cuándo hablar en público y cuándo mantener discreción y modestia callando (especialmente con respecto a los logros personales) solía ser una característica que indicaba lo que significa madurar.

Quizás en el corazón mismo del infantilismo reside la inhabilidad para reconocer cualquier autoridad externa. El pequeño que llora por su osito de peluche que le ha sido quitado, está expresando su frustración porque su mundo ha sido cambiado en contra de su voluntad, de manera similar lo hace la adolescente cuya vida (y aquí cito) “ha sido totalmente arruinada” porque su teléfono celular le ha sido confiscado por el resto de la tarde por su airado padre. Mucho de lo que consideramos como una conducta infantil, tal como rabietas, desobedecer simples reglas e insolencia, contienen una significativa dosis de repudio hacia la autoridad externa.

Recuerdo que hace algunos años me involucré en una discusión con alguien sobre el asunto de la autoridad bíblica. Este individuo, que profesaba ser Cristiano en ese momento, simplemente no podía aceptar las afirmaciones que la Biblia hacía de su vida. Gradualmente, noté un patrón que comenzaba a emerger: esta persona también odiaba el hecho de que su patrón en el trabajo le llamara a cuentas, que habían ancianos en la iglesia que podían llamarle a rendir cuentas o que su padre le llamara a rendir cuentas.  Se hizo evidente para mí que esta persona no estaba luchando con la autoridad bíblica en particular, sino que estaba luchando con la autoridad externa en general. Irónicamente, Occidente tiende a apoyar tal individualismo e independencia como una señal de madurez. Conforme somos testigos del último estado de este proyecto que se desarrolla ante nuestros ojos y vemos al mundo Occidental volverse un lugar donde las cortes legales se necesitan para poder decidir cuál baño puede usar un chico de cinco años, pienso que la trayectoria del infantilismo se vuelve muy clara. Y, a propósito, en el caso que estoy mencionando, los que ganaron no fueron los adultos, sino los niños de cinco años. Eso debería decirnos algo.

[*** El caso que se menciona se refiere a una demanda legal que hicieron los padres de un niño contra una Escuela para que se le permitiera al chico usar el baño de las niñas porque se identifica más como una niña.]

Ser como niños, sin embargo, es la verdadera antítesis del infantilismo. Si el infantilismo involucra rechazo al reconocimiento de la autoridad externa, y por lo tanto el rechazo a reconocer sus propios límites y dejar de creerse único en el mundo, ser como un niño es muy diferente.  Ser como un niño es aceptar que uno no es la medida de todas las cosas. Los niños son los que miran a otros, especialmente a los adultos, para aprender cosas que todavía ignoran. Ser como niños involucra confiar en los padres y en los parientes mayores para que los protejan, para que los dirijan con su sabiduría, reconocer que los adultos tienen capacidades y destrezas con las cuales les pueden ayudar.

En el mundo Cristiano, podríamos añadir que esto involucra una aceptación del poder y la autoridad de Dios, de la suficiencia de su revelación, y de la completa salvación que nos ha traído en Cristo. También tiene que ver con estar involucrado en la iglesia local, buscar a los ancianos y diáconos para apoyo y cuidado. Involucra el darse cuenta de que uno no está apartado, o por encima del cuerpo de Cristo: uno es parte de él y está bajo Su cabeza como autoridad.

Para volver al ejemplo del hombre que mencioné al principio. Recuerdo un comentario de Karl Barth con respecto a la Escritura. Aunque no apoyo el punto de vista de Barth con respecto a la Escritura, esta cita ha estado conmigo desde que la leí. Era algo como esto: Yo sé que la Biblia es la Palabra de Dios de la misma forma en que sé que mi madre es mi madre. Ahora, confieso que nunca he pedido a mi madre que se haga un test de DNA. Tengo una copia de mi registro de nacimiento, en el cual aparece su nombre, pero nunca lo he usado como base para mi relación con ella, ni he tratado de investigar si el certificado fue de alguna manera falsificado como parte de una conspiración para confundirme. Siempre he sabido que mi madre es mi madre y no creo ni remotamente que por esto tenga que ser tachado de irracional, o avergonzarme de ello. Confieso que en algún momento particularmente desagradable de mi adolescencia le grité “Tú no eres mi madre” pero era un insulto cruel y calculado, no un argumento basado en alguna prueba biológica o que de verdad creyera. Argumentaría también que, tal aseveración demostró la estupidez e inmadurez de mi adolescencia.

Herman Bavink dice que el Cristiano acepta la revelación especial de Dios en Cristo con la fe de un niño. Esta es una aseveración plausible en un mundo donde el ser como un niño es algo que se menosprecia y el infantilismo [niñería] es algo que se exalta. Pero esto captura apropiadamente el pensamiento expresado por Cristo mismo cuando señaló a los niños como ejemplos de la forma en la cual Sus palabras deben ser recibidas.

El crecimiento en la madurez Cristiana debe manifestarse en numerosas formas. Una de ellas es que deberíamos estar cada vez menos enamorados de los mitos que nos hemos creído: que somos tan especiales como individuos, que tenemos un potencial ilimitado, o que siempre tenemos la última palabra en todo.  En pocas palabras debemos volvernos cada vez menos infantiles. En lugar de eso, debemos ser más conscientes de que somos como los demás – limitados, dependientes, finitos, caídos. También deberíamos aprender a encontrar nuestra plenitud al descansar en la fe bíblica, simple, catequética, que nos describe como realmente somos, lo que necesitamos, y nos dice cómo podemos encontrar esta plenitud al someternos en fe humilde y reverente a Cristo. En otras palabras, debemos ser menos infantiles y hacernos más como niños.

———

¿POR QUÉ CRECE EL MOVIMIENTO CARISMATICO?

Posted in Alertas, Doctrina, Reflexiones with tags , , , on julio 22, 2013 by elcaminoangosto

¿Por qué el Movimiento Carismático está creciendo excesivamente en África?

Artículo del Pastor Conrad Mbewe

Traducido y adaptado por el Pr. Alexander León

(Las adiciones del traductor aparecen entre corchetes [])

charismascharismatic_chaos16
don-de-lenguas-2 godbotherers460x276 Worshippers

Muchas explicaciones se han dado para la explosión del movimiento carismático en África. Muchos la  han considerado como una visitación poderosa del Espíritu Santo. Aunque probablemente hay más de una razón, quisiera añadir mi propia observación  por si sirve de algo. En esta publicación de mi Blog no me refiero  a la vieja forma de Pentecostalismo que alguna vez fue representada por las iglesias Asambleas de Dios. Lo que tengo en mente es la forma extrema actual que está creciendo como los hongos debajo de cada arbusto y árbol aquí en África. ¿Cómo se puede explicar este fenómeno?

Creo que una de las razones por las cuales el movimiento carismático se ha extendido en África como un incendio forestal es porque no ha combatido la cosmovisión (visión del mundo) Africana sino que la ha adoptada.  Solamente ha sido bautizada con versículos Bíblicos y palabras cristianas que antes tenían un significado diferente.

La forma Africana de ver el mundo

Permítanme explicar a lo que me refiero. La cosmovisión Africana del mundo consiste de 4 estratos.

  1. Dios
  2. Ángeles y demonios
  3. Espíritus ancestrales
  4. Seres humanos

Esta es la razón por la cual los Africanos no se cuestionan la existencia de Dios, contrario a muchas personas  en el mundo occidental, sino que Dios está ahí. Él es el Creador y último Gobernador y Benefactor de todo el universo.

Pero en nuestra forma de ver el mundo, aunque Dios está ahí, está muy lejos. Entre Él y nosotros los humanos se interponen dos niveles en el mundo espiritual. Por un lado los ángeles y demonios (es decir los ángeles malos) y por otro lado – los espíritus de los que ya han partido – lo cual está más cerca de nosotros.  Solamente cuando se han superado estos dos niveles las bendiciones de Dios podrán alcanzarnos.

Aquí es cuando entran en juego los médicos brujos en las religiones tradicionales africanas. Ellos son quienes tienen el misterioso poder para incursionar en esos dos estratos. Ellos nos dicen lo que tenemos que hacer para aplacar los espíritus de nuestros ancestros. Además son ellos quienes tratan con los demonios por medio de sus trances nocturnos, danzas e incienso.

De esta manera, una persona que siempre está enferma, no puede conseguir empleo, no ha logrado casarse o tener hijos, o cuyo negocio está encontrando dificultades para surgir, etc. Simplemente tiene que ir donde el médico brujo que es el único que tiene la llave para entrar en el mundo espiritual.  A tal persona se le dirá que una persona muerta o algún espíritu malo es quien está frustrando su vida.

Algunas veces el enemigo es una persona viva. Sin embargo, la razón por la cual esa persona parece tener un poder misterioso sobre tu vida es porque ha podido penetrar esos dos niveles (ya sea espíritus ancestrales o espíritus malos) y tú no lo has hecho.  Con la ayuda de un médico brujo tú podrías vencerle en esos dos niveles y las bendiciones de Dios podrán de nuevo fluir hacia tu vida.

Sea cual sea el caso, el poder del médico-brujo no explica la verdad solo se trata de un frenesí irracional. Su fuerte arraigo en la mente popular reside en su temible misterio y en su capacidad para llevarte a un éxtasis y declararte liberado. Por supuesto, esto nunca es realizado como un acto de benevolencia. Debes pagar por sus servicios.

La Rendición del Movimiento Carismático

Mi intención no es ser grosero, pero lo que el moderno movimiento carismático ha hecho en África es simplemente tomar toda esta superestructura errónea de las religiones africanas con su [falsa] visión del mundo y las ha bautizado con algunos versículos bíblicos mal aplicados y con un lenguaje cristiano. La única diferencia es que los estratos de los ancestros muertos y los malos espíritus se han vuelto un revoltijo muy confuso. Por esta razón es que algo que no tiene sentido como el asunto de demonios que entran en los maridos y esposas  para destruir los matrimonios, se acepta sin cuestionamientos. Esta es la razón también por la cual la herejía de las maldiciones generacionales se ha vuelto tan popular. En nuestras mentes, la mala suerte se transmite desde el estrato de los ancestros muertos.

En los círculos carismáticos africanos, el “hombre de Dios” ha reemplazado al médico-brujo.  Es él quien ejerce el misterioso poder que le capacita para entrar en esos estratos impenetrables, en los cuales nosotros por ser simples mortales no podemos incursionar.  Entonces, cuando las bendiciones no fluyen  hacia nosotros a pesar de nuestras oraciones, acudimos a su oficina o a su iglesia por ayuda.  Esto explica las multitudes en esos círculos. La muchedumbre no está buscando a alguien que les explique cómo encontrar perdón de Dios. ¡No! Ellos quieren que el “hombre de Dios” ore por ellos.

Esto también explica el extraño significado que “hombres de Dios” tiene en las mentes de los devotos de estos círculos. En el Evangelicalismo de una generación anterior, “hombres de Dios” significaba más que todo predicadores de la palabra de Dios, pero en este nuevo escenario se refiere a sacerdotes que pueden entrar en las cámaras internas de los santuarios para traernos las bendiciones.

Esto también explica por qué la respuesta a casi todo problema que usted traiga a estos “hombres de Dios” sea la “liberación” [en nuestro contexto podría ser “atar y desatar” o “decretar”]. Dios desea bendecirte, pero tienes que incursionar en esos estratos impregnables antes de que esas bendiciones puedan alcanzarte. Las oraciones del “hombre de Dios” traerán liberación en esa vigilia o en la montaña en que él decida realizar su ritual. ¿Quién podrá negar que esas frases se han vuelto las palabras clave de este movimiento?

Los “guerreros de oración” gritan hasta la capacidad de sus voces y repiten el nombre de Jesús. Sudan mientras luchan con estos espíritus, estirando cada músculo de sus cuerpos hasta que logran vencer (eso piensan). Es entonces cuando logran llegar a Dios y conseguir las bendiciones. Esto no es otra cosa que la religión tradicional africana rociada con un poco de Cristianismo.

Hay que notar también que la enseñanza no es uno de los fuertes en el moderno movimiento carismático en África. Sus líderes se apoyan en unos pocos gastados y torturados [mal interpretados] versículos. “Por sus llagas fuimos nosotros curados”, “No somos la cola sino la cabeza”, etc. No hay ningún esfuerzo en absoluto por hacer una apropiada exégesis de las Escrituras. Más bien, al repetir estas frases y hacer que la gente caiga en trance, al estilo del médico-brujo, están arrasando con la mente popular. A la gente le encanta y está dispuesta a pagar por eso. Los “hombres de Dios” se vuelven cada vez más ricos mientras las multitudes siguen llegando.

Esto no es Cristianismo

Lo que me preocupa es que esto debería ser tan obvio que pregunto cómo es que no lo vemos. O si lo vemos, ¿por qué no estamos advirtiendo a los Cristianos contra esto? Por amor a las multitudes, hemos dejado que la religión tradicional africana entre en la iglesia por la puerta trasera. Han desechado la verdad. Esta es la razón por la cual no me emociono por la multiplicación de iglesias – o ministerios – que toman esa bandera.

Necesitamos la sana advertencia de que esto no es Cristianismo. Yo sé que esta metodología ha llenado iglesias y clases hasta rebosar y que se tienen que hacer varios cultos para acomodar a las multitudes. Pero eso no es Cristianismo. Eso no lleva al Cielo. Eso es solo la misma religión que ha estado en suelo africano por tiempos inmemoriales, pero que tiene ahora una delgada capa de pintura cristiana, esa es la religión que precisamente el Cristianismo debería erradicar. Hemos perdido la fe Cristiana teniendo la Biblia en nuestras manos y usando algunas de sus palabras. Esto es realmente triste.

La religión de la Biblia no enseña sobre un Dios que está muy lejos de nosotros a menos que algunos poderosos hombres vengan y hagan que las bendiciones nos puedan alcanzar. ¡No! La Biblia enseña sobre un Dios que está cerca de nosotros. La única barrera entre Dios y nosotros es nuestro pecado, y Cristo ha tratado con eso por medio de Su muerte en la Cruz.

Cuando oramos, estamos en el recinto de la gracia divina, hablando directamente con Dios. No tenemos que lidiar con demonios ni espíritus ancestrales antes de que podamos acercarnos a Él. No necesitamos recitar frases ni saltar o dar vueltas como los médicos-brujos hacen alrededor del fuego bajo la luz de la luna. Dios es nuestro Padre celestial. Solo nuestro pecado puede hacer nuestras oraciones ineficaces.

¡Escúchenme! Los ángeles y los demonios existen, pero no son estratos espirituales impenetrables que nos hagan necesitar de alguien con unción antes de que podamos tener acceso a las bendiciones de Dios. Ellos son seres que ya sea cumplen las órdenes de Dios o las del diablo. Pero ¡no están entre nosotros y Dios!

Finalmente, no necesitamos “hombres de Dios” que nos impongan las manos cada Domingo (o Viernes por la noche en las montañas) para que podamos conocer las bendiciones de Dios. Hay un único Mediador entre Dios y nosotros – es Jesucristo hombre. Todos los demás son impostores y tenemos que rechazarlos con la firmeza que se merecen.

EL EMPERADOR DE OCCIDENTE ANDA SIN ROPA

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , , , , on junio 12, 2013 by elcaminoangosto

Este es un artículo del pastor africano Conrad Mbewe, traducido con permiso por Alexander León.

emperor-has-no-clothes

Aunque intentemos esconder la cabeza en la arena, todavía podemos oír el temblor en la tierra, causado por el carnaval de Occidente que se acerca. La música y los bailes son más y más bulliciosos. Es un carnaval de derechos humanos sin límites. Viene con toda la rebeldía que podría imaginarse. No se puede ignorar.

Sin embargo, un problema con ese desfile es que hace tiempo que perdió su ruta original. No hay principios que lo dirijan, excepto los caprichos de quienes se esconden tras sus máscaras y le guían en cualquier dirección que les place. Hasta nosotros que estamos en África estamos totalmente alarmados por su falta de principios.

El otro problema es que los asuntos por los que se lucha con el pretexto de los derechos humanos son tan incorrectos que un africano como yo, se paraliza horrorizado al observar las campañas actuales, debates y reformas legales de Occidente. Me pregunto a mí mismo, “¿Pero, es que nadie se da cuenta que el emperador que marcha al frente del carnaval no tiene ropa?”

Hace uno o dos siglos, los misioneros Cristianos vinieron de Occidente y nos enseñaron la Biblia. Como resultado de esto, dejamos la poligamia, el canibalismo, las peleas tribales, etc. Se nos enseñó a ponernos más ropa para cubrir nuestra desnudez. Aprendimos a dejar de tatuar nuestros cuerpos, que ahora considerábamos templos del Dios viviente. Dejamos de sacrificar a nuestros bebés a los espíritus ancestrales.

El cambio desconcertante

Todo esto tenía sentido. Era lógico, una vez que nos dimos cuenta que fuimos creados por Dios y a su imagen. Pero, desafortunadamente, ¡los mismos principios que nos fueron enseñados a partir de las Escrituras han sido ahora abandonados por las naciones de donde vinieron los misioneros! Tristemente, este cambio se ha realizado sin haber dado respuesta a ciertas preguntas básicas. Estamos perplejos por el resultado. Unos pocos ejemplos serán suficientes.

El Aborto: ¿Quién ignora en Occidente que la vida comienza en la concepción? Debería ser obvio para todos, por lo tanto, el aborto es un asesinato. De seguro entendemos que millones de seres humanos están siendo aniquilados en el vientre de sus madres cada año. ¿Cómo es que no se ha detenido esta matanza de bebés?

Indecencia: Es chocante ver la forma en que los adultos se visten para salir de sus casas en el Occidente. ¡Dejan muy poco a la imaginación! Como si esto fuera poco, vallas publicitarias inundan las ciudades con mujeres desnudas o imágenes de escenas sexualmente sugestivas tanto de  mujeres como de hombres. En cuanto a la televisión y el cine, la indecencia parece ser el valor más cotizado. Agreguemos a esto las escenas eróticas de besos apasionados en los aeropuertos y estaciones, etc. Cuando viajo al Occidente, siento ganas de gritar: “Oigan, ¿soy el único aquí que está enterado de que todo esto es indecente?”

Convivencia: Es algo ya común en Occidente que un hombre y una mujer vivan juntos sin estar casados. Sus padres lo saben y solamente se encojen de hombros. ¿Cómo? Quiero decir, ¿cómo? ¿Cómo puede un hombre estar conviviendo con tu hija sin tu permiso, como si ella hubiera caído del cielo? Pero, de nuevo, ¿somos los únicos que estamos viendo lo que es obvio?

Homosexualismo: Otra plaga del Occidente. Los hombres insisten en que tienen el derecho “inalienable” de tener sexo con otros hombres. Para mí, esto desafía la lógica más básica. Es decir, ¿cómo? La anatomía misma sugiere que esto no es posible. Pero, de nuevo, parece que esto no es obvio para todos. Este asunto se hace aún más pertinente cuando denominaciones cristianas enteras en Occidente que alguna vez enviaron misioneros, están aprobando leyes para permitir un clero homosexual. Es decir, ¿cómo? ¿No es esto evidentemente erróneo? Pensábamos que la Biblia era muy clara en cuanto a esto, ¿estaremos leyendo Biblias diferentes?

El mundo parece haber dado un giro completo. Fue el Occidente, por medio de los misioneros cristianos el que nos enseñó la decencia y la conducta apropiada pero ahora la sociedad occidental anda desnuda. Fueron los misioneros los que nos enseñaron que el matrimonio consistía en la unión de un hombre y una mujer por toda la vida, pero ahora sus propios parientes y amigos están desafiando este concepto por completo. Fueron los misioneros de Occidente los que nos detuvieron de seguir sacrificando a nuestros bebés pero ahora en el Occidente millones de bebés están siendo sacrificados en  el vientre de sus madres. Y con respecto a los tatuajes… mejor ni hablemos de eso.

Bueno, mientras hago estas preguntas tan básicas, el carnaval se sigue acercando más y más. Ya casi viene. No hace mucho el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, visitó Zambia. Y el día de su partida, públicamente declaró que nosotros como nación teníamos el deber de reconocer los derechos homosexuales. La nación entera, que había puesto poca atención a su presencia hasta ese momento (ya que tenemos cosas más importantes en qué preocuparnos que visitas políticas), se alarmó bastante.

Es decir, ¿cómo un adulto viaja desde Corea o América, o de donde sea que viniera, para decirle a un pueblo que está batallando con problemas reales de hambre y corrupción que deben permitir a los hombres y a las mujeres tener sexo con los de su mismo sexo? Todo el mundo se preguntaba si no había asuntos más importantes a los que él se debería haber referido. Obviamente este hombre estaba colando el mosquito y tragándose el camello.

La insensatez intolerante

Permítanme repetirlo. El problema básico de este carnaval es su insensatez. No existe principio por el cual se pueda sostener una discusión inteligente. Se le ha llamado Post-modernismo. Es la afirmación de que en última instancia no hay verdad alguna. Todo es relativo, y por lo tanto debemos mantener nuestras opiniones para nosotros mismos. Por eso, alguien dijo, “Deshagámonos de la religión – sea el Islam o el Cristianismo. Nos está inhibiendo. Lo que importa es que nos amemos unos a otros y nos preocupemos por nuestro planeta”

¡Pero ese es el punto! ¿Quién determina lo que es importante? ¿Es un sentimiento colectivo o intución o corazonada? ¡Por favor! Seamos honestos: necesitamos una autoridad final objetiva en alguna parte. Es preciso que tengamos un punto de partida que no se mueva ni cambie. El cristianismo dice que ese punto es “En el principio, creo Dios los Cielos y la Tierra”. Podríamos diferir en algunos detalles, pero tengamos claro esto: Un Ser inteligente y moral nos creó, y un día tendremos que darle cuentas a Él.

Una vez más, volvemos al emperador y su falta de ropa. En el éxtasis de la euforia carnavalesca de Occidente, los adultos asienten unos a otros afirmando que la ciencia ha probado que nadie creó este universo finamente balanceado, intrincado y complejo. Todo es producto de una explosión que ocurrió hace millones de años. A eso le llaman educación. Hasta un niño podría enseñarnos que donde hay un diseño tiene que haber un diseñador. Hasta un niño puede ver que el Emperador desfila sin ropa.

Tristemente, esta insensatez se está volviendo intolerante con respecto a los que piensan diferente. Me suena familiar. Después que los misioneros cristianos nos enseñaron mejor, cuando aquella vieja generación aquí en África trató de abandonar los vacíos caminos de nuestros ancestros, muchos de ellos simplemente se negaron a razonar con la generación más joven que se atrevía a cuestionar las tradiciones. Ellos insistían “Ni ´ntambi” [¡Es nuestra cultura!]. De esta manera, detenían toda discusión inteligente. Cualquier cuestionamiento se consideraba alta traición y había serias repercusiones.

Tristemente, me parece escuchar la misma canción en el carnaval de Occidente que se está acercando. Se están aprobando leyes para que cualquiera que diga algo en contra de las prácticas homosexuales, por ejemplo, sea procesado legalmente. Se le llama agresión verbal, (“hate speech”), aunque todo lo que estemos haciendo es mostrar la anormalidad y falta de sentido en el asunto. Al ritmo que vamos, será agresión verbal si digo “¡Miren el Emperador de Occidente no tiene ropa!” Uups,  ya lo dije

LA MODESTIA EN EL VESTIR

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , , , , , on mayo 21, 2013 by elcaminoangosto

ropa

Por Mary K. Mohler

Directora del Instituto Seminario de Esposas

Esposa del Dr. Albert Mohler – Presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur

(Traducido y adaptado por Alexander León J.)

La sola mención de la palabra modestia nos trae a la mente imágenes de mujeres en trajes rigurosos como los usados en el siglo 16. La modestia se ha vuelto una noción fuera de moda en vez de una actitud deseable. Los Cristianos sabios deben recordar que la modestia es algo ordenado bíblicamente. Es una actitud que comienza en el corazón y se refleja en el exterior.

Si reducimos nuestro enfoque de la modestia, considerando por ahora solo el asunto de la ropa (aunque implica mucho más que eso), se puede observar que cuando las mujeres del mundo salen en la mañana, no están preocupadas por lucir modestas. Más bien, la mayoría de las mujeres salen con la esperanza de haberse vestido a la moda, con estilo moderno y no usando algo que parezca anticuado. Muchas se jactan de estar al tono con lo que Hollywood esté promoviendo.

Existe una famosa tienda de descuento, aquí en Estados Unidos, que promueve una línea de ropa llamada “X-hiliration” (en español eso significa Estimulación, es decir que sirve para causar estímulos). Se dirige a chicas desde los 6 años de edad y viene con esta etiqueta de propaganda: “No hay reglas, ya sea que escojas vestir locamente o vestir para atemorizar – haz un reto, haz una escena, viste lo que se te antoje y nunca será incorrecto”. Esto resume la filosofía del mundo en una cápsula. La actitud es “si lo tienes… muéstralo; deja lo menos posible a la imaginación y ¿con respecto a la modestia?, … ¡por favor, sé realista – estamos en el siglo 21!”

Yo no creo que las mujeres Cristianas, nacidas de nuevo en verdad, salen de sus casas con esta actitud. Nosotras deseamos vivir piadosamente, vidas santas. Sin embargo, si miras alrededor, notarás que incluso entre mujeres cristianas hay una gran diferencia en lo que se refiere a la vestimenta y a la modestia. Unas cuantas iglesias utilizan un código escrito para la forma de vestir de sus miembros. Pero pensemos en esto: Si una iglesia decide imponer alguna reglamentación al respecto de la ropa, ¿qué opinión te merece? Para mí, esto indica que entre las personas que se reúnen para adorar,  hay quienes están llegando vestidos de forma impropia, ¿no es cierto?

Analicemos juntas algunas actitudes (casos) que nos podrían ayudar a explicar lo que está ocurriendo entre las mujeres Cristianas con algunos ejemplos gráficos.

Dorita Despistadita” es una dulce jovencita. Antes de salir, ella simplemente saca cualquier cosa del closet. Jamás invertiría un poco de dinero en comprar un espejo de cuerpo completo. Pero, cuando sale de casa con una camisa que es demasiado ajustada, ¿está vistiendo con modestia? No. ¿Lo hace deliberadamente? No, lo que pasa es que su cabeza está en las nubes. Ella canta canciones de alabanza mientras va caminando y no se preocupa por el hecho de que anda un vestido que no es modesto. Sin embargo, ella está dando un mensaje a las personas que la ven todo el día que es completamente diferente de lo que ella tiene la intención de dar.

Mercedes Desórdenes” tiene cuatro hijos y está abrumada. Otra vez se acabó la leche, aún más importante, ya no hay pañales. De manera que debe cargar con los cuatro chicos para el supermercado. Tiene suerte si puede encontrar los ocho zapatos que ocupan sus hijos, si  no encuentra ni sus propios zapatos. Ella conoce la admonición de Proverbios 31 con respecto a la mujer virtuosa, que debe procurar que los asuntos que tiene a su cargo vayan bien. Ella no tiene esta característica todavía. Tiene montañas de ropa, alguna limpia, otra en diferentes estados, así que rebusca en el desorden y encuentra unos “shorts” que al menos no son ni muy cortos ni muy ajustados, para ir afuera, porque la urgencia es ir a comprar los pañales. De todas maneras, no tiene en mente encontrarse con nadie conocido. Sale de su casa en apuro. ¿Está vistiendo con modestia? No. Pero está muy cansada para preocuparse por estas cosas.

Como a muchas niñas, a “Verónica a la Moda” le encantaba jugar a las muñecas y peinarlas con exóticos estilos y vestirlas con la última ropa de muñeca. Cuando creció le encantaba mirar las revistas de moda y estar siempre enterada de lo que se está usando. Siempre le decía a sus amigos, “Si alguna vez me caso con un pastor, no crean que me voy a vestir como la esposa de un pastor. Esos vestidos no son para mí. De ninguna manera.” Verónica comprará – dentro de lo razonable – cualquier cosa que esté de moda.

Por ejemplo, antes había una especie de camisas de rugby, coloridas y con muchos botones en el frente que servían para que la chica determinara qué tan modesta quería lucir, dependiendo de cuántos botones dejaba sin abotonar. Hoy, sin embargo, los diseñadores ya se deshicieron de todos los botones. La camisa está completamente abierta hasta el escote. Verónica tiene que tener una de esas, porque todo el mundo está usándolas. ¿Piensan que Verónica le pondrá un poquito de Velcro a la abertura del escote o quizá algún pin o prendedor? ¡Por supuesto que no! Eso sería completamente estar fuera de moda.

Debemos tener claro que no es incorrecto lucir a la moda siempre y cuando el amor a la moda no sea mayor que el amor a las buenas reglas de la modestia. Entonces, ¿Está Verónica vistiendo con modestia? Algunas veces sí, pero muchas veces no. Algunas veces llega al límite de la inmodestia porque la moda es más importante para ella que su preocupación por la modestia.

Los siguientes tres grupos los pondré juntos porque están muy relacionados.

Mónica Económica” compró el traje más barato que pudo. Pensó que lo podía usar al menos 20 veces – y calculó a $1 por usada, así que no pagaría más que eso. Lo usó 5 veces antes de lavarlo para darse cuenta que encogió terriblemente. Aún así, le quedan 15 usadas que tienen que rendir y así lo usará de todas maneras aunque ahora le queda realmente ajustado.

Mónica tiene una buena amiga que le llamaremos “Barbie busca ofertas”. Barbie está enterada siempre de todas las ventas del pueblo. Puede oler dónde está más barata la ropa. Se encontró una blusa azul  preciosa, de marca de diseñador, incluso todavía tienen la etiqueta, no puede ni esperar para contarle a Mónica. Bueno, solo hay un pequeño problema, el tamaño. Ella es “large” y la blusa es “small”. Ni siquiera se la va a medir, ella tiene que comprarla porque es una oferta única.

Mónica y Barbie tienen una amiga a la cual tratan de animar porque tiene problemas de peso. Su nombre es “Diana en Dieta” y es tan inconstante en su peso que tiene en su closet ropa casi de todas las tallas desde la 6 a la 16. Esta semana está en otro de sus intentos de dieta. Ha perdido 5 o 6 libras y está desesperada por ponerse aquel pantalón jeans talla 12. Ahora bien, uno talla 14 le sentaría mejor pero ha sufrido mucho con esta dieta y a modo de premio quiere demostrar que sí le queda aquel pantalón de talla 12.

Ahora, cuando estas tres damas salen, ¿están vistiendo modestamente? Muchas veces no lo están haciendo. ¿Será un acto deliberado de falta de modestia, o están permitiendo que su mezquindad y su orgullo tome el control aquí?

El siguiente caso es un poco más remoto. Yo la llamaré “Clarisa y Su Closet”. Desde que estaba en el Colegio, Clarisa siempre ha escrito en su calendario lo que se ha puesto cada día. Puede sacar una gaveta de su closet y decir: “el 12 de setiembre de 1987, me puse una blusa amarilla y una falda khaki”. ¿A quién le interesa? Pero, la ropa es importantísima para Clarisa! Ella se afana tanto por eso que desde que va entrando a su casa del trabajo el día viernes, ya está pensando en lo que usará desde el lunes al viernes de la semana que vendrá. Qué lástima que unas chicas no aprenden de las otras. Mercedes Desórdenes, es su vecina y podría aprender un poco de lo ordenada que es Clarisa. Sin embargo, aunque la ropa de Clarisa puede ser muy adecuada, como ella está tan preocupada por nunca repetir sus trajes, tampoco ella está cumpliendo con la admonición bíblica de vestir con modestia.

El último caso es el más serio, se trata de “Ana” y su esposo Hank. Hank es un hombre joven pero inmaduro espiritualmente y realmente está admirado de que Ana haya querido casarse con él. Ella es muy atractiva, realmente hermosa. Hank está tan complacido de haberse casado con esta mujer que quiere mostrar su triunfo a sus amigos, vecinos, extraños – a todos. De manera que disfruta comprándole ropa, ropa en la cual ella pueda lucir toda la hermosura que posee.

Hay dos formas en las cuales Ana puede reaccionar. Si Ana también es inmadura espiritualmente dirá: “Grandioso, puedo cumplir con el mandamiento de ser una esposa sumisa, accediendo a usar todas estas ropas que me compra mi esposo, y a la vez disfrutaré porque me veré deslumbrante” Si Ana es un poco más madura, dirá “Dios mío, preferiría usar el mismo sweater siempre, y no me siento cómoda con estas ropas que me compra mi esposo. Pero ¡sería la tercera guerra mundial si no me pongo lo que me ha comprado! ¿Qué voy a hacer?” ¿Estará Ana vistiendo con modestia al usar la ropa que su esposo le compra? NO. Ella está solamente complaciendo a su esposo.

Estos casos que he propuesto los llamo “inmodestia accidental”. No son actos deliberados, es decir no incumplen el mandamiento de vestir con modestia por puro gusto, pero de todos modos la gente del mundo está recibiendo un mensaje: “esas mujeres cristianas visten igual que las que no van a la iglesia”.

¿Cuáles son las directrices espirituales con respecto a la modestia? Hay muchas. Sabemos que después de la caída, Adán y Eva se cubrieron pero no fue suficiente. Por esto Dios los vistió, según leemos en Génesis 3:21. Deuteronomio 22:5 nos dice que la mujer debe lucir femenina. No cortamos nuestro cabello como lo usan los hombres. Tampoco debemos usar ropa que nos haga lucir como hombres. ¿Significa que tenemos que andar con moño y vestido formal todo el tiempo? No, aunque también deberíamos aprender a rechazar la idea (impuesta por el mundo) de que hay algo de malo con los moños y los vestidos formales.

El Nuevo Testamento contiene directrices específicas que funcionan en todo tiempo para las mujeres con respecto a este problema. Leemos: “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas ni vestidos costosos, sino con buenas obras como corresponde a mujeres que profesan piedadI Timoteo 2:9-10.  Tenemos también un pasaje casi idéntico en I Pedro 3:3-4. “Vuestro adorno no sea solo el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable, y apacible que es de grande estima delante de Dios”.

Notemos que estos textos no dicen que las mujeres no pueden usar joyas o hacerse algún peinado. En el original griego dice que el adorno no debe ser “meramente” externo. Esto nos hace entender que el adorno no debe ser externo solamente, pero no dice que sea prohibido el adorno externo

Tal vez debemos grabar estos dos versículos en nuestra memoria. Quizá deberíamos escribirlos y ponerlos cerca de nuestros espejos o en nuestro vestidor para que nos recuerden que hay reglas y estándares bíblicos que estamos en obligación de respetar.

Ahora bien, ¿qué tenemos que decir de la forma en que vestimos para asistir a la iglesia? Permítanme que haga una aclaración. Si cuando usted va a la iglesia, su perfume se percibe desde antes que entre por la puerta, hay un problema. Si usted llega a la iglesia de modo que parece que usted gastó mucho más tiempo en arreglarse y maquillarse del tiempo que ocupó para preparar su corazón para la adoración pública del Dios vivo y verdadero, hay un problema. Pero, si usted llega a la iglesia con la misma ropa que usted usa para ir a alimentar los animales de la granja, entonces ese es otro problema. Si usted llega a la iglesia vestida de manera que al terminar el servicio, los que se sientan cerca de usted, sin ser culpa de ellos, saben el color de su ropa interior y la han visto procurar arreglar su corta falda con incomodidad durante todo el culto, entonces hay un gran problema.

No culpe a los hombres que la rodean pensando que ellos tienen que tener su mente en otras cosas. Proverbios 30:20 dice: “El proceder de la mujer adúltera es así: come, y limpia su boca, y dice: no he hecho maldad”.

Las damas debemos recordar que los hombres se enfrentan a una gran batalla para permanecer puros, y son estimulados visualmente por las mujeres. No deberían ser provocados por nosotras en este sentido y si esto ocurre en la iglesia, esto es una abominación ante Dios.

En algunas iglesias, pasaron de tener muchas reglas, a no tener ninguna regla. Con el fin de evitar la ostentación de algunas damas, que llegaban a lucir sus ropas de gala, se ha llegado al otro extremo y ahora se permite que las mujeres lleguen como les plazca. Es muy difícil devolvernos y des-andar los pasos hacia la antigua costumbre tradicional de vestimenta especial para el domingo, pero el cuarto mandamiento todavía está ahí: Respetar el día de reposo y santificarlo. Muchos han olvidado que el día del Señor debe apartarse y que no es igual que los demás días.

Otra cuestión importante tiene que ver con qué tan exitosas somos como madres al enseñar a nuestras hijas la modestia en el vestir. Muchas madres cometen el error de tratar de ser solamente la amiga de su hija en vez de ser su guía. Con frecuencia, la primera cosa que escoge una adolescente en la tienda es una prenda que es impropia. Entonces Mamá comienza a justificarla: Su hija es una buena niña. No fuma ni consume drogas. Ella se va a comprar esto con su propio dinero. Todas sus amigas ya tienen prendas parecidas. Además, si le digo que no, va a estar enfadada durante toda la salida de compras. Así que, se da por vencida y le permite comprarse la prenda de vestir inadecuada para una cristiana.

Todas queremos que nuestros hijos nos amen, pero ¿a cuál costo? ¿Cuándo comenzaremos a enseñarles? ¿Cuando ya se alisten para ir a la Universidad? No, debemos enseñarles temprano dónde deben mantenerse firmes porque de lo contrario llegarán a caer.

Las modas atractivas para nuestras chicas adolescentes abundan. A veces será necesario ser un poquito duro con ellas. No estoy diciendo que nuestras hijas no puedan usar ningún jeans, T-shirts, shorts, o un traje de baño [decente] o alguna falda por encima de la rodilla. Hay ocasiones cuando este tipo de ropa será apropiada. Pero, tops, mini-faldas, camisas ajustadas, pantalones a la cadera que descubren fácilmente su área abdominal, son prendas que no son aptas para ir a ningún lado, ni siquiera a una reunión de chicas.

Además, ¿por qué su ropa para ir a la iglesia no puede ser diferente?

Las etiquetas de esa tienda decían “no hay reglas”, pero mi esposo y yo creemos que sí hay reglas. Sí hay absolutos. Hay una línea que no vamos a permitir cruzar. Y seré enfática en añadir que no importa si el padre de la jovencita es el presidente del Seminario Teológico (como en nuestro caso) o si es un jornalero, las reglas deberían ser las mismas. (No solo la hija del Pastor tiene el deber de verter con modestia)

¿Les parece que soy una madre autoritaria? ¡Bien!. Los padres deben amar, pastorear y nutrir a sus preciosos hijos pero también deben mandarles que obedezcan y amonestarlos, porque todavía son niños. Ellos necesitan dirección. Tantos padres se dedican tanto a la parte de nutrir a sus hijos, pero claudican en lo que tiene que ver con la cuestión de la autoridad. Permiten a sus hijas “salir y andar con la multitud, expresarse y desarrollar sus propias personalidades”, y cuando llegan a vestir como visten las prostitutas, exclaman resignados,  “yo no le enseñé eso”, o bien, “es que ella tiene otros gustos en cuanto a la moda”.

Las madres de chicos varones me han preguntado con frecuencia, ¿Qué podemos hacer? No tenemos hijas para guiarlas en su vestimenta, pero nuestros hijos se fijan mucho en la forma en que visten las chicas. Los hombres de todas las edades luchan con esto. Es nuestra tarea como madres de hijas asegurarnos de que nuestras hijas no están causando que los hombres tropiecen, y que no sean puestas como malos ejemplos.

Richard Baxter, aquel gran predicador de hace siglos, decía a las mujeres, “No debéis ser una piedra de tropiezo para los hombres en su camino, ni alimentar el fuego de su lujuria, ni hacer que vuestros ornamentos sean tan llamativos sino que debéis caminar en este mundo de pecadores como si llevarais una candela encendida en medio de un campo de paja o pólvora, de lo contrario veréis cómo se enciende la llama pero cuando ya es demasiado tarde para apagarla”. ¡Qué advertencia tan oportuna!

El mundo dice que no hay reglas y que todo está permitido, pero además, tenemos el tipo de Cristianos libertinos que proclaman: “Libertad, libertad, ya no estamos bajo la ley, estamos bajo la gracia. Nada de eso importa. Usted puede vestir lo que a usted le de la gana.” Y también tenemos a algunos Cristianos legalistas que radicalmente restringen lo que a ellos les parece que a la mujer se le debe permitir usar. Pero hay un gran porcentaje de Cristianas en el medio, que sí practican la modestia. Aunque hay mucha diversidad en este grupo. Aquí es cuando nuestros gustos y estilos se reflejan por medio de diferentes opiniones que son permitidas para expresar nuestras preferencias.

¿Dónde está usted en esta escala que se ha expuesto? ¿Ha pensado en esto? ¿Es usted como Dorita Destpistadita? ¿Cae a veces en el área gris? ¿Es usted como Ana que piensa: “Soy hermosa, debo mostrar a todos esta hermosa figura que poseo”, cayendo así en la inmodestia con frecuencia en nombre de la generosidad? O tal vez tengamos que ir a casa y con el perdón de Mónica Económica, deshacernos de algunas prendas que no pasan la prueba de la modestia.

¿Le importa a Dios cómo vestimos? Sí, a Él le importa. Él se interesa en todas las áreas de nuestra vida. Somos llamadas a santidad, santidad en lo que hacemos, en los que decimos, a dónde vamos, cómo nos comportamos, cómo pensamos, las cosas que escuchamos, lo que leemos, lo que cantamos, y sí…, también lo que vestimos.

Las Escrituras dan testimonio de esto. Lea Efesios 5:8-10, I Tesalonicenses 5:21-22 y I Pedro 1:15 para comenzar. Pido a Dios que nos de tanto el deseo como la sabiduría para vivir vidas que sean santas en todos los aspectos, porque el mundo, que está perdido, nos está observando.

METODOS MINISTERIALES – ¿LOS DE SAN PABLO O LOS NUESTROS?

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , , on abril 16, 2013 by elcaminoangosto

Missionary Methods

Un artículo de Conrad Mbewe traducido con permiso por Alexander León

(Puede encontrar el artículo original AQUI)

Yo se que el título que he usado aquí es un poco confuso. He luchado por encontrar un título apropiado para esta publicación y no he podido encontrar algo mejor. Desde hace algún tiempo ya, he luchado para saber cómo expresar mejor mi inconformidad con la forma en que la palabra “liberación” se ha vuelto tan popular recientemente en el vocabulario Cristiano aquí en África. En mi opinión, nos hemos vuelto tan terriblemente  des-balanceados que nuestra fe está en peligro de volverse algo muy similar a la religión tradicional Africana solo que bajo el nombre de Cristianismo.

Hace algunos días, encontré finalmente la forma. Hay que comparar cómo los apóstoles trataron los asuntos espirituales con la forma popular en que se están tratando hoy en día. Creo que una de las iglesias más problemáticas – la iglesia en Corinto – será un muy buen ejemplo. Por eso, pensé en utilizar al apóstol Pablo porque él trató con muchos de los problemas que se presentaron en Corinto.

El título de este artículo es solo una variación de del que tuvo un libro que fue escrito a principios del siglo 20: “Métodos misioneros – Los de San Pablo o los nuestros”, en el cual un experimentado misionero (Roland Allen) comparó los métodos misioneros populares de sus días con aquellos que en general utilizaron los apóstoles y el apóstol Pablo en particular. ¡El libro es un clásico! Usted podrá entender por qué consideré tan apropiado este título para este post en mi blog.

Bueno, veamos entonces I Corintios. Como ustedes saben, la iglesia en Corinto tenía muchos problemas. En este post es mi deseo analizar algunos de los primero para comparar cómo los manejó el apóstol Pablo – como un pastor por excelencia – con la forma popular en que se tratan estos asunto en África en nuestros días utilizando la “liberación”.

Falta de Unidad por causa de personalidades.

El primer problema que se trata en I Corintios es el de la disensión en la iglesia debida a que las personas seguían a varios líderes y predicadores dentro de la iglesia (capítulo 1 al 4). El método de moda en África es decir que hay un espíritu de disensión desatado por el diablo sobre la iglesia. De manera que la cura es una vigilia de oración para expulsar ese espíritu.

¿Cómo trató el apóstol Pablo este asunto?

Él enseñó a los Cristianos de Corinto que las peleas y disensiones sobre líderes es algo completamente mundano. En la fe Cristiana lo único que importa es Dios. Esto es una locura para el mundo pero es la manera de Dios. De manera que si hay algún éxito es porque Dios quiso dar crecimiento por el poder de Su Espíritu. El único fundamento verdadero entonces es Jesucristo, y esta regla es con la que se debe medir cualquier trabajo. Así que, no se permite que los hombres se gloríen: Cristo únicamente es lo que importa!

Inmoralidad Sexual

El segundo problema más grande que se trata en I Corintios es el de la inmoralidad en la Iglesia (capítulos 5 y 6). El método de moda en África dice que tal persona tiene un espíritu de fornicación o adulterio y necesita liberación. Como he argumentado antes, tal entendimiento quita la responsabilidad del pecado de los individuos y la pone en una poderosa fuerza que los hace hacer lo malo.

¿Cómo manejó esto el apóstol Pablo?

Lo primero que hizo fue reprender a la iglesia por permitir estándares morales tan bajos. Les hizo ver claramente que tal individuo debía ser excomulgado en la siguiente reunión. La iglesia debía expulsar a los  malvados de en medio de ellos. También les advirtió que no tenían que llevarse a la corte unos a otros, sino que debían tratar las desavenencias personales como Cristianos dentro de la misma Iglesia. Termina el asunto de las inmoralidades sexuales recordándole a los Cristianos que sus cuerpos son templos de Cristo, quien vive en ellos por Su Espíritu.

Matrimonio.

El tercer asunto que se trata en I Corintios es el matrimonio (capítulo 7). Había un número de personas que se habían vuelto Cristianas cuando ya estaban comprometidas o casadas con incrédulos. ¿Cómo deberían tratarse estos casos?  Cualquier animosidad prolongada de parte de un esposo inconverso sería atribuida a la culpa de esposos y esposas espirituales. Ese es el entendimiento popular en la actualidad según lo habrán notado en las reacciones a un reciente post en mi blog.

¿Cómo habría manejado esto el apóstol Pablo?

Él enseñó a los creyentes que el hecho de estar casados o ser solteros no afectaba en realidad la relación con Dios. De manera que no tenían por qué cambiar su estatus marital. Lo que importaba era que en cualquier condición que los Cristianos estuvieran, tenían que obedecer los mandamientos de Dios y servirle de todo corazón. Después de todo Cristo es quien los había comprado con su propia sangre. Sin embargo, los que necesitaran cambiar su estado también era bienvenidos.

Tratando con un hermano más débil.

El cuarto mayor problema que se trata en I Corintios tenía que ver con la forma en que se debía tratar a los miembros de la iglesia que tenían ciertos prejuicios religiosos por causa de su trasfondo cultural. (Capítulo 8). Es obvio que según el análisis popular moderno una situación así se atribuiría a los espíritus de los ancestros. Tales personas necesitan venir al “hombre de Dios” para que reciban “liberación”.

¿Cómo habría manejado esto el apóstol Pablo?

Lo primero que hizo fue hacer un llamado a la humildad y al amor entre el pueblo de Dios. Luego enfatizó el hecho de que había solo un Dios, el Padre, y un solo Señor, Jesucristo. Todo lo demás era mentira. Sin embargo, dado ciertos trasfondos y ambientes en que las personas habían sido criados, podría tomar algún tiempo para que estas personas dejaran de creer que habían más “dioses”.  Por lo tanto, los que tenían más conocimiento tenían que reducir su propia libertad por consideración de aquellos más débiles.

Algunas lecciones pertinentes.

Podría seguir y aplicar las mismas dificultades que surgieron debido a los abusos en la Cena del Señor, la mala utilización de los dones espirituales, y las enseñanzas erróneas sobre la Segunda Venida de Cristo.  Sin embargo, creo que estos cuatro ejemplos deben ser suficientes para mostrar el gran abismo que hay entre esos alcances tan populares de los pastores aquí en África y los asuntos y el enfoque del apóstol Pablo, que es un ejemplo representativo de los demás apóstoles del primer siglo.

Claramente, lo que notamos es que ¡el apóstol Pablo no estaba viendo demonios debajo de cada arbusto que se movía! En vez de eso, él pasó tiempo enseñando la verdad a los creyentes. De esta manera, si podemos imaginarlo ministrando a la iglesia en Corinto, el púlpito debió ser un lugar de rica enseñanza en vez de “un altar” donde pasaba ocupado imponiendo las manos a las personas hasta que cayeran al suelo, como si estuvieran en el consultorio de un médico brujo. ¡Es la luz de la Palabra de Dios la que trae salud espiritual!

Notamos también que toda la verdad era Crinto-céntrica. Cuando enseñaba contra la disensión en la iglesia, preguntó: ¿Está Cristo dividido? Cuando enseñó en contra de la inmoralidad enfatizó el hecho de que sus cuerpos ya no les pertenecían sino que eran el templo de Cristo. Cuando trató las situaciones del matrimonio, les recordó a los creyentes que ellos habían sido comprados por un precio – la muerte de Cristo  y que su fin principal en la vida debería ser servirle. Y cuando trató con los hermanos más débiles, Pablo exhortó a los que eran más fuertes para que se negaran a sí  mismos aunque se consideraran inocentes en vez de destruir a aquellos por los que Cristo murió. Todo era acerca de Cristo, todo surgía de una rica enseñanza sobre la persona y obra de Cristo.

Entonces, aunque sí creo que existen los demonios y los espíritus malignos, es mi deseo que seamos bíblicamente balanceados. La preocupación actual con respecto a los demonios, espíritus y la liberación es una pérdida y no una ganancia. La enseñanza sana y centrada en Cristo falta en nuestras iglesias. En vez de ello, nuestras iglesias están espiritualmente empobrecidas primariamente por la gran ignorancia entre los creyentes sobre la persona y obra de Cristo.

En vez de estar viendo demonios debajo de cada cosa que se mueve, volvamos al método del gran Pablo cuando enseñaba a los creyentes lo que Cristo ha hecho por ellos. Así estarían capacitados para entender cómo se aplicaba a los grandes retos que enfrentaba en sus matrimonios, familias, iglesias, lugares de trabajo, etc. ¡Esto es todo lo que pido!

ES PEOR (Y MEJOR) DE LO QUE USTED PIENSA…

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , on febrero 28, 2013 by elcaminoangosto

screamHe solicitado permiso al pastor Jim Savastio para traducir un breve artículo que publicó en e el blog Reformed Baptist Fellowship, porque considero que para nosotros en los países hispanos será igual de provechosa la exhortación que para nuestros hermanos en Estados Unidos.

Pido al Señor que nos de cordura en la toma de decisiones y que por sobre todas las cosas nuestro anhelo sea ser fieles a Cristo en todo lo que hacemos y cómo lo hacemos.

—————————————–

Hemos oído mucho en los años recientes con respecto a los obstáculos que enfrentamos para alcanzar a nuestra generación: “Deseamos alcanzar a una generación que fue criada en un ambiente post-moderno, donde los antiguos valores e ideas ya no tienen significado. No podemos presentar las cosas como lo solíamos hacer o asumir cierta base común como antes. Esta nueva generación desconfía de la religión, no aprecia la autoridad, tiene prejuicios evolucionistas y es bíblicamente ignorante.”

Diferentes remedios se han sugerido para alcanzar a esta generación. Se nos,  dice que tenemos que ser post-modernos en nuestra forma de abordar esta generación. Otros dicen que tenemos que abrazar la cultura para ser más relevantes y poder influenciarla. Tenemos entonces que ver películas y programas de televisión; buscar una base común por medio de la música, etc. Otros han dicho que tenemos que transformar la forma en que “se hace iglesia”.

Aunque estoy exagerando en esto que diré, podría pensarse que el obstáculo más grande que enfrenta el Evangelio es una corbata, un piano y un himnario.

Pero sabemos que el problema es mucho peor que eso. El problema no se puede resolver tomando más cerveza, viendo más películas de clasificación R, pasando más horas frente a esos programas de televisión perversos, abriendo nuestros cuellos y soltando los botones de nuestras camisas, poniendo “piercings” en nuestras orejas, tatuándonos, tocando guitarra eléctrica o poniendo una batería en la iglesia. Los obstáculos no pueden superarse convirtiendo la adoración a Dios en un club nocturno y usando lenguaje vulgar para contar historias bíblicas.

Como ven, el problema es mucho peor que el post-modernismo. El problema no se trata de la educación liberal o el estilo de entretenimiento de  nustro prójimo. El problema está en su alma. Nuestro prójimo está muerto en delitos y pecados. Es enemigo de Dios. No puede sujetarse a la ley de Dios y de hecho ¡tampoco puede! No importa cuánto me afane por presentar el evangelio (con claridad, persuasión, pasión y amorosamente); para él será o bien una locura o una piedra de tropiezo. Si está muerto, una nueva música, una presentación de power-point y mostrarle video-clips de los últimos éxitos de Hollywood no va a funcionar.

Necesitamos recordar que el Evangelio ha llegado a otras culturas en las cuales los obstáculos externos fueron de verdad muy grandes si no mayores. ¿Qué pasaría si nuestro prójimo fuera no solo un educado universitario, seguidor de Oprah, adicto a la pornografía, hedonista post-moderno… si no, un ciudadano de una ciudad construida alrededor de la adoración de una diosa, o el centro de la inmoralidad. Digamos que es un homosexual que participa de los sacrificios a los ídolos y de las fiestas que hacen los prostitutos en el Templo? ¿Qué si no sabe nada de la Biblia y jamás ha escuchado el nombre de Jesús? ¿De qué forma se podría alcanzar a alguien así?

O digamos que nuestros vecinos son el producto de años de apostasía de la verdadera religión y dados a un frío legalismo y auto-justificación? Todo esto suena muy desesperanzado, ¿no es así? ¡Parece que tendríamos grandes obstáculos que vencer!

Pero fue justamente en tales circunstancias que el Evangelio vino con poder. Congregaciones se levantaron  y progresaron en Éfeso, Corinto y Jerusalén.

Las viejas ideas de predicar el Evangelio, con el sólido fundamento de una vida santa (que se procura en el temor de Dios), iglesias con amor de Cristo, y misericordiosa benevolencia hacia el perdido, pueden parecer inefectivos y anticuados métodos a la luz de muchas nuevas ideas que se promueven hoy. Sin embargo, Dios ha usado la fiel predicación del Evangelio en el pasado, en el poder de la Palabra y del Espíritu para alcanzar a los perdidos, y estoy seguro que Él bendecirá esos mismos esfuerzos en el futuro.

Jim Savastio, Pastor

Reformed Baptist Church of Louisville

 

A %d blogueros les gusta esto: