Archive for the Alertas Category

¿Cuál es tu RELIGIÓN?

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , , on noviembre 9, 2018 by elcaminoangosto

Resultado de imagen para church picture

Vivimos en un tiempo donde la gente se entusiasma con las propuestas innovadoras y están dispuestos a apoyar a los que denuncian los sistemas establecidos para proponer soluciones diferentes.

Eso suena bien, pero a veces las tales propuestas no son más que una expresión de rebeldía adolescente desprovista de conocimiento y que además rechaza el conocimiento y por lo tanto en vez de proveer soluciones llevará al fracaso. Como está escrito:

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” – Proverbios 1.7

Recientemente vi un video en el cual se le pregunta a alguien “de qué religión eres” y él contesta “soy de los que ama a todos” y “no juzgan a nadie“. Algunos se entusiasmaron con el video pero no parecen interesarse realmente en indagar sobre el significado verdadero de religión o de amor, y así, se quedan en la oscuridad de sus prejuicios y conceptos sacados del internet, ignorando que el mismo Cristo que nos advirtió sobre juzgar a otros, nos ordenó juzgar con justo juicio. (Juan 7.24) – [Un artículo al respecto de juzgar AQUI]

Las palabras tienen significado pero a veces cambian con el pasar del tiempo, además el contexto en el que se usan también debe considerarse. Si no comprendemos el significado de las palabras y si los que intercambian opiniones no están dando el mismo significado a las palabras, la conversación se vuelve infructuosa porque es como si cada uno utilizara un idioma diferente y así la comunicación es imposible.

Los ejemplos a continuación pueden servir para aclarar este asunto. Analizaremos las palabras Gracia, Tradición, Evangélico y Religión.

GRACIA

No he escuchado a nadie que niegue expresamente el concepto de “salvación por gracia”, tanto los teólogos católicos como protestantes sean reformados o no, afirman que la salvación es por gracia.

Sin embargo, hay importantes diferencias en el concepto de “Gracia” que cada uno sostiene. Por esta razón los reformados enfatizaríamos “Gracia sola “ o, “únicamente por gracia” mientras que en el Catolicismo se habla de “gracia infusa” y en el Arminianismo de “gracia previniente”. No voy a entrar en detalle en esos conceptos, lo que quiero enfatizar es que por no dar el mismo significado a la palabra, entonces debemos calificarla.

Dejaré claro eso sí lo que que nosotros confesamos: Que los creyentes no aportan absolutamente nada para la salvación, sino que la salvación es una obra que de principio a fin depende de Dios y es algo que el hombre no merece ni puede llegar a merecer. Dios el Padre desde la eternidad eligió un pueblo para tener de ellos misericordia, el Hijo, Jesucristo vino a redimir a ese pueblo específico y el Espíritu Santo aplica la obra de redención a los escogidos, trayéndolos al arrepentimiento y a la fe en Jesús para vivir una vida nueva. Eso es lo que nosotros confesamos como “La Gracia de la salvación”.

TRADICION

Algunos cristianos modernos rechazan todo lo que consideran “tradiciones”, tergiversando el concepto protestante según el cual debemos abandonar todo aquello que hemos creído o practicado solamente por tradición. Pero la Reforma Protestante nunca pretendió rechazar los siglos anteriores de cristianismo, lo que pretendió fue volver al modelo y práctica original del cristianismo bíblico. Por esta razón, las tradiciones que deben rechazarse son únicamente aquellas que no tienen soporte bíblico. Parece que algunos modernistas proponen un modelo completamente libre de reglas, y llaman “tradiciones inútiles” a ordenanzas sagradas establecidas por Cristo según la doctrina bíblica apostólica.

Nosotros confesamos que toda tradición contraria a las enseñanzas de las Sagradas Escrituras debe ser eliminada y todo aquello que Dios no haya expresamente ordenado en Su Palabra debe ser eliminado del culto al Señor porque Dios regula Su adoración. Las tradiciones particulares de cada iglesia o denominación deben evaluarse conforme a la Biblia y no según los gustos y tendencias modernas. Hay muchas tradiciones útiles que se basan en principios bíblicos las cuales debemos preservar y defender.

EVANGÉLICO

Según el Dr. Stephen Nichols, presidente del Reformation Bible College, la palabra “evangélico” surgió en el siglo 18 durante el “Gran Despertar”, para aclarar que no deberían ser considerados verdaderos cristianos los adherentes a una denominación específica como Episcopales, Presbiterianos o Bautistas, sino que todos los que se identificaran con ciertas marcas “evangélicas”.

Estas marcas eran:

  1. Biblicismo: Un alto concepto de la autoridad de la Sagrada Escritura
  2. Crucicentrismo: Una perspectiva que da un lugar central a la expiación de Cristo en la cruz
  3. Conversionismo: Un punto de vista que considera el nuevo nacimiento como algo de importancia primordial
  4. Activismo: un punto de vista que enfatiza el Evangelio como algo que afecta la vida y el discipulado

Tenemos que reconocer que estas marcas ya no identifican a muchos de los que hoy en día se conocen como “evangélicos”, tanto de las denominaciones históricas como de las más recientes. Tristemente, la imagen que muchos tienen de “los evangélicos” proviene de cadenas de televisión como TBN o Enlace en las cuales prevalece la falsa enseñanza de la prosperidad y los estilos de culto similares a los espectáculos mundanos.

Por esa razón algunos creyentes bíblicos hasta quisieran declinar de ese calificativo y negar que son evangélicos.

Pero citaré de nuevo aquí al Dr. Nichols que afirmó:

“… el término evangélico, sigue siendo útil, si lo entendemos correctamente. No es un término que nos separa de la teología (o que nos mueva hacia una mala teología), por el contrario, nos mueve hacia la teología – hacia el corazón mismo de la teología al recordar quién es Jesús y que fue lo que Él hizo. Ser un evangélico es abrazar el evangelio, y el evangelio es finalmente rico en contenido.” (*)

RELIGION

Aquí es donde vamos a extendernos más.

A partir del siglo XX parece haber surgido una aversión hacia la palabra religión. Se han hecho populares las frases como “No se trata de religión, se trata de relación”, “Cristo no es religión”, y también “ninguna religión salva”.

Esto es causado por ignorar lo que significa la palabra religión y qué es ser religioso.

¡La palabra religión es válida y es bíblica!

En el diccionario de la Real Academia Española de la lengua, la palabra religión está registrada así:

“Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.”

Esto quiere decir que una religión tiene un elemento principal que es la creencia en la “divinidad”, sea cual sea el concepto que se tenga de ella, y la religión involucra además una serie de conocimientos acerca de esa “divinidad” que llevan al ser humano a comprometerse o por lo menos procurar cierta conducta y a la práctica de algunos ritos.

El cristianismo es una religión, que basa su comprensión de Dios en las Sagradas Escrituras de la Biblia. Los cristianos compartimos con la religión judía la creencia en la legitimidad de los libros del Antiguo Testamento, lo que ellos denominan la Toráh, pero creemos que el Dios que se reveló a los judíos en la antigüedad se manifestó en Su Hijo Jesucristo, y en Él cumplió todas las promesas hechas a Israel y estableció un nuevo y mejor Pacto. Por medio de Cristo el camino a Dios se abre para todo aquel que cree en Él sin importar su procedencia, este es el cumplimiento de la promesa hecha a los patriarcas, de bendecir a todos los pueblos en la simiente de Abraham.

La mayoría de los judíos rechazaron al Mesías Salvador, y los que siguieron a Cristo fueron apodados “cristianos” (Hechos 11.26) y así, lo que inicialmente fue considerado una secta dentro de la religión judía se llegó a considerar la “religión cristiana”.

Ahora bien, al igual que en todas las religiones, hay grupos dentro de las religiones, con diferentes comprensiones que lo que debería ser la correcta profesión de la religión, esto es lo que complica el término religión. Dentro del Islam hay varias sectas, pero todos dicen ser musulmanes, dentro de los judíos había varias sectas (fariseos, saduceos, escenios), pero todos decían ser judíos. En el Cristianismo, llamamos sectas a los grupos que se apartan de ciertas doctrinas que esenciales, pero esta clasificación es a veces ambigua. De esto se trata la existencia de tantas “iglesias” y “grupos” o “sociedades cristianas”.

El Cristianismo desde fines de la era apostólica, ya comenzaba a sufrir ataques, no solamente por la cruel persecución, torturas y muerte que sufrieron los cristianos primitivos, sino porque comenzaron a surgir maestros engañadores entre las iglesias. Se pueden registrar divisiones entre las iglesias desde muy antiguo, pero aun así el cristianismo continuó expandiéndose poderosamente, por el testimonio de los fieles. En el siglo cuarto el Emperador Constantino (muy posiblemente por conveniencia) abrazó la Fe cristiana y procuró estandarizar una religión en todo el imperio y un siglo después surge el papado que llegó a consolidarse en la Iglesia Católica Romana en el siglo V aproximadamente.

Debemos reconocer dos cosas: (1) Nunca ha existido completa uniformidad entre las iglesias cristiana y (2) A través de la historia se levantaron voces para llamar a una vivencia más genuina del cristianismo.

En la Biblia la palabra religión se utiliza con tres sentidos:

(i) Credo o Sistema de Doctrina

(ii) Adoración o Culto, y

(iii) Prácticas y Ordenanzas.

La palabra griega utilizada es: θρησκεία

Hechos 26:5 – “nuestra religión”. Aquí el apóstol Pablo menciona al sistema hebreo de creencias como una religión.

Colosenses 2:18 – “culto a los ángeles”. En este contexto se habla de adoración, es decir rendir culto. Una traducción literal sería “religión a los ángeles”.

Santiago 1:27“religión pura”. En este pasaje, el apóstol se refiere a acciones concretas que identifican la profesión verdadera de la religión y habla de las obras de misericordia y de procurar la santidad apartándose de la mundanalidad.

Es necesario admitir que al igual que las demás religiones, la religión cristiana, tiene ciertos aspectos que podrían ser cumplidos solo en apariencia. Pero nosotros pensamos que el mensaje de Cristo va mucho más allá de una serie de creencias y ritos, sino que tiene que ver con una transformación interna que lleva a una verdadera relación con Dios por medio de Su Hijo Jesucristo. Sin este ingrediente, la profesión de la religión cristiana es tan inútil espiritualmente como cualquier otra religión. Tal vez esta sea una de las razones de la aversión hacia la utilización de la palabra religión.

Hoy han querido denunciar a los hipócritas como religiosos. Pero No deberíamos llamar religioso al hipócrita, sino que religioso debería ser el que con integridad practica su religión.

Algunos predicadores, queriendo evitar ese sentido ritualista que a veces se le había dado al Evangelio, menospreciaron la palabra religión. Algunos hasta llegaron a decir que “la religión no importa”, mientras uno tenga a Cristo. ¿Qué están queriendo decir? ¿Será que mientras usted tenga a Cristo no importa la religión que profese? – Esto no tiene sentido, porque así como la observancia de las normas cristianas no tiene valor sin una relación personal con Jesucristo, tampoco tiene valor una profesión de Fe en Jesucristo, si esta supuesta relación no produce un cambio de actitud y la observancia de los mandamientos.

Algunos piensan que cada iglesia es una religión y esto es una manera incorrecta de utilizar este término. Los católico-romanos, anglicanos, luteranos, episcopales, presbiterianos, reformados, bautistas, menonitas, pentecostales, etc., no son religiones diferentes, son diferentes confesiones dentro de la religión Cristiana. Ahora bien, ¿Qué tan alejada o cercana está cada una de estas confesiones del cristianismo bíblico y primitivo?,  Yo creo que la respuesta es qué tan cerca están de la definición anteriormente dada de “evangélico”.

Por último, considero apropiado recordar que una de las enseñanzas apostólicas es la llegada de la “apostasía”. Los apóstoles anunciaron de antemano el advenimiento de enseñanzas falsas dentro del cristianismo, anunciaron la entrada en las iglesias de lobos rapaces (Hechos 20.29), y de falsos hermanos que entrarían encubiertamente (II Pedro 2.1, Judas 1.4).

Creemos entonces que es labor importantísima de todos los que profesan ser cristianos, buscar una iglesia que predique la Biblia con fidelidad, y donde Cristo sea exaltado, y entre más apegada esté esa iglesia al modelo del Nuevo Testamento, mejor y mayor será el crecimiento cristiano de cada uno. El cristianismo es un camino, un sendero estrecho que lleva a la vida eterna, y el Evangelio dice que son pocos los que lo hallan (Mateo 7:14). Amén.


(*) http://www.ligonier.org/blog/evangelical-rescuing-term/

Anuncios

¿LGBTI?

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , , on julio 23, 2018 by elcaminoangosto

Resultado de imagen para lgbti

Artículo escrito para el Boletín Teológico

>>Reforma Siglo XXI

Consejos Pastorales sobre la Ideología de Género y el Quebrantamiento Sexual

Los padres y los pastores de las iglesias estamos enfrentado una oposición directa contra nuestro deber en la labor didáctica y correctiva de nuestros niños y nuestras ovejas.

En ciertos lugares, la impiedad ha escalado en los sistemas gubernamentales para que los estados establezcan leyes que castigan a los padres que procuran ejercer disciplina sobre sus hijos según las convicciones bíblicas. Hay una campaña orquestada en los medios para impedir que los padres se involucren en la corrección de conductas contrarias a la moral cristiana.

Este sistema represivo que intenta eliminar a los padres del proceso educativo y formativo, se presenta usando un lenguaje de derechos humanos y de derechos de los niños, llegando algunos hasta el punto de afirmar que inculcar una religión a los niños es un tipo de violación. Los padres ya no tienen derecho de influir en la manera de pensar de sus hijos pero el Estado sí tiene el derecho de inculcarles su sistema de valores.

El caos parece imperar en la sociedad moderna y la minoría dominante parece haber perdido la capacidad de realizar un debate racional al respecto de sus posiciones, las cuales, no solo se supone que debemos aprender a tolerar, sino que ahora se nos está obligando a aceptar y aprobar. El derecho a disentir parece haber desaparecido.

La comunidad psiquiátrica sufrió seria presión durante varias décadas para que se llegara a aceptar, aunque sin pruebas, que la conducta homosexual era normal y no debía considerarse una anomalía sino que era un estado normal y natural con posibles causas genéticas, porque anteriormente era catalogado como una patología.

Los reportes o “Informes Kinsey” con respecto a la Conducta Sexual Masculina y Femenina, que se publicaron en 1948 y 1953 respectivamente, llegaron a influir de una manera considerable en la opinión al respecto de estos temas, de manera que todavía se hace referencia a datos que provienen de esos reportes, como si fueran verdades demostradas, aunque se ha comprobado que no tienen un fundamento científico y que la investigación no fue honesta.

Luego, los pastores apóstatas de algunas iglesias fueron cediendo ante el mundo cuando comenzaron a dudar si de verdad las conductas homosexuales tenían una causa genética, como si eso cambiara de alguna manera la ley de Dios al respecto de la sexualidad. Y ahora, después de que ingenuamente muchas iglesias cedieron ante la psicología y desistieron de la consejería bíblica, enfrentamos un cambio repentino, un cambio de estrategia y no muchos se están dando cuenta.

Los argumentos a favor de la “diversidad de conductas sexuales” ya no tienen que ver con la genética, sino que ahora se apela al derecho que tiene todo ser humano de elegir su propia sexualidad según se auto-perciba. Esta auto-percepción implica que hay hombres que se consideran mujeres y a la inversa, y también hay espacio para las dudas de identidad temporales o permanentes, sin el permiso de que alguien se atreva a considerar esta situación como una anomalía.

Aquellos que una vez defendían tenazmente sus “tendencias innatas”, ahora afirman que no debemos hablar de ninguna disposición innata y parece que ya la genética no importa para nada, sino que cada uno puede y debe decidir su orientación sexual sin las restricciones opresoras de “una sociedad patriarcal antiguada y retrógrada”.

Los grupos de activistas LGBTI no quieren que los padres influyan de ninguna manera en la sexualidad de sus hijos pero basta observar con detenimiento para comprobar que ellos sí se esfuerzan por influir constantemente por diversos medios, para causar confusión en nuestros pequeños y en los que ya no son tan pequeños también.

No solo la industria impía del entretenimiento de Hollywood con sus artistas o la industria de la moda, dominada en su mayoría por gente cuyo estilo de vida es inmoral, sino que también las organizaciones “no gubernamentales” auspiciadas por las Naciones Unidas han tenido su participación directa para que los Ministerios de Educación de muchos países sucumbieran ante esta dañina mentira de la llamada “ideología de género”.

Ante esta triste situación, la familia cristiana y la Iglesia deben tener claridad sobre cómo debemos actuar, en defensa de lo que es bueno y de lo que agrada a Dios y en defensa de nuestros hijos.

Entonces, sin tomar en cuenta las posiciones cambiantes del mundo, sugiero que apliquemos las siguientes recomendaciones al tratar casos relacionados con conductas o sentimientos sexuales contrarios a la ley del Señor.

Los padres deben, más que antes, esforzarse por asumir sus roles bíblicamente establecidos y desempeñarlos en el temor de Dios. La influencia correcta de padres piadosos que ejercen sus respectivos roles, previene en gran medida la confusión de identidad.

Esto no significa que un padre no debe cocinar o involucrarse en las tareas de la casa o que una mujer no puede aprender mecánica automotriz. Pero debe observarse un claro compromiso con los roles asignados por Dios, para que el padre se vea como proveedor y protector y ejerza un liderazgo amoroso y que la madre tenga la disposición de cuidar de su esposo, hijos y casa como su vocación principal. (Tito 2.4)

Los padres deben observar con cuidado las conductas, aficiones e inclinaciones de sus hijos desde pequeños para poder corregirles con amor. En muchas ocasiones los niños han presentado tendencias incorrectas desde muy pequeños y los padres han preferido ignorar el asunto, pensando que se solucionará solo.

Si un niño imita más a su madre o a las mujeres que a su padre o hermanos, esto es una clara alerta, pero debe abordarse el problema con amor y con paciencia.

Hemos sido testigos de varoncitos pequeños que jugaron a vestirse con la ropa de la mamá y el incidente fue tomado a broma o bien a burla pero nadie tomó tiempo para tratar el asunto con seriedad y para aplicar el principio enseñado en Deuteronomio 22.5 según el cual, Dios detesta que una persona trate de asumir una conducta o vestimenta contraria al sexo que Dios le asignó.

No debemos tener miedo de llamar las cosas por su verdadero nombre según los estándares de la Palabra de Dios.

Las orientaciones y prácticas sexuales que se apartan de los parámetros establecidos por Dios, son perversiones y abominaciones según se detalla en Levítico 18 y 20.

A nadie le gusta que se le califique de “pervertido”, sin embargo, es la Verdad lo que ayudará a nuestros hijos a luchar contra toda tendencia a las perversiones.

Debemos enseñar con claridad en nuestras casas y en nuestras iglesias que el pecado no se limita a las acciones, sino a los pensamientos y a los sentimientos, para que nosotros y nuestros hijos luchemos apropiadamente no solamente con las prácticas, sino contra cualquier tendencia impura que llegue a surgir en nuestro corazón.

El claro mensaje del Evangelio es lo único que dará verdadera esperanza en este mundo que llama a lo bueno malo y a lo malo bueno (Isaías 5.20)

Muy brevemente me he referido a lo que es nuestro deber para el cuidado y buen desarrollo de nuestros hijos, observándoles y orientándoles para que estén agradecidos y satisfechos con el sexo que Dios les otorgó, pero ellos deben llegar a entender que su deber es esforzarse por llegar a ser la clase de hombres o mujeres que dan gloria a Dios con sus vidas, tomando como modelos los héroes de la Biblia y nuestros antepasados en la Fe y también, de forma ideal, el ejemplo de sus padres, que deberían procurar ser modelos de piedad.

Debemos observar a nuestros hijos y preguntarnos ¿Están tratando de imitarnos a nosotros o a otros creyentes ejemplares? O ¿están se nota que están tratando de imitar a las “estrellas” de este mundo?

Si los jóvenes están procurando parecerse más a los artistas y cantantes, pronto la manera de pensar de esos artistas y cantantes influirá en ellos más que nosotros.

Hay otro reto que debemos enfrentar como iglesias del siglo XXI. Tenemos que recibir personas que vendrán a la Iglesia, cuyo pasado ha sido de quebrantamiento en el área sexual. Puede ser que se trate de hombres afeminados, mujeres masculinas o bien personas que a pesar de tener una apariencia externa acorde con su sexo, han estado atrapados ya sea por los sentimientos de atracción homosexual o por prácticas sexuales impuras identificadas hoy en día como “parafilias”.

Muchos encuentran este tema incómodo y optan por un completo silencio, pero tal cosa es una alternativa inaceptable.

¿Cómo enfrentaremos el caso de un hombre que llega a nuestra congregación y tiene ademanes y formas de hablar o vestir que no son varoniles?

¿Qué haremos con las mujeres que lucen como hombres?

¿Y cómo reaccionaremos ante los que abusaron de sus cuerpos con notorios tatuajes y piercings?

Los que provienen de un contexto de drogadicción y delincuencia también suelen tener un lenguaje y maneras que notoriamente demuestran su procedencia, pero debemos ser pacientes y procurar ganarlos a todos para Cristo.

Las mujeres que han tenido una vida sensual y licenciosa, desconocen por completo las normas bíblicas de la modestia y el pudor.

Todo lo anterior se trata de un mismo tema pero con diferentes escenarios, son pecadores necesitados del Salvador y de una iglesia que les oriente en el camino de santidad.

He incluido estos dos últimos ejemplos de los ex drogadictos y las mujeres sensuales para que nos percatemos que al final, la tarea es la misma y la solución la misma.

La predicación fiel del Evangelio nos da esperanza, nos asegura que hay perdón para todos los que se arrepienten, sea cual sea el contexto pecaminoso del cual provengan.

En I Corintios 6.11, el apóstol Pablo, después de haber proclamado la verdad sobre el destino de los fornicarios, los afeminados, los que se echan con varones, los borrachos, los avaros, los maldicientes, etc… y de haber advertido sobre el engaño de pensar que los que practican tales cosas pudieran entrar en el Reino de Dios… concluye con el consuelo evangélico:

“… y esto erais algunos, mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido justificados, en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios”.

Pero el Evangelio, no solo provee esperanza de perdón y justificación por medio de la fe en Jesucristo, también promete el auxilio del Espíritu Santo en el proceso de santificación, en el cual, los que han sido limpiados por la sangre del Cordero y que han sido libertados del poder dominante del pecado, son capacitados para vencer también el poder del pecado remanente y de las consecuencias de la vida antigua.

No debemos caer en el error de pensar que por amor al hermano que lucha con tendencias sexuales incorrectas debemos usar términos menos ofensivos. El que lucha con deseos hacia alguien de su mismo sexo debe entender que está luchando con una perversión sexual y que el pecado no solamente consiste en las acciones, sino que también los pensamientos y los sentimientos cuentan como pecado, de manera que no debe conformarse con haber dejado su pasada vida “sexualmente activa”.

El que ha sido rescatado de la cárcel del pecado y en particular de vicios adictivos como lo son las drogas y las prácticas sexuales impuras, tendrá que luchar con las consecuencias de esos pecados habituales y los pastores deben ser conscientes de que son casos complicados, que requieren paciencia y perseverancia, oración y clamor, seguimiento y enseñanza.

Los creyentes en general, y no solo los ancianos de la iglesia, deben ser conscientes de la necesidad de seguimiento y consejería que necesitan los que sufrieron quebrantamientos en el área sexual, sea que fueran abusados o abusadores.

El seguimiento necesario implica confrontación, rendición de cuentas, apoyo en oración, pero también la sabia inclusión de este tipo de creyentes en la vida de la iglesia.

Por otro lado, los pastores deben proteger también al resto del rebaño y esto requiere de convicciones firmes y valentía.

Los abusos sexuales que se han vuelto una epidemia, pueden evitarse si nuestros niños son enseñados con claridad al respecto de estos males y si tratamos al pecado bíblicamente y enseñamos a cada uno el principio de la siembra y la cosecha. Es decir, los pecadores deben sentirse invitados a venir a la Iglesia para hallar refugio en Cristo, pero también toda persona en la iglesia debe tener bien claro que no se tolerará el pecado y que todo delito será tratado según los estándares de la disciplina bíblica y también según la ley civil si fuera necesario.

Las personas que trabajan con niños deben ser minuciosamente escogidas y por lo tanto, alguien que en el pasado tuvo tropiezos en la abominable pedofilia, no puede ser nunca considerado para trabajar en un ministerio para niños.

Sabemos que el Señor perdona y que el Señor nos limpia, pero nunca debemos tomar riesgos que el demonio puede usar para tentar a aquellos que un día fueron sus esclavos en el área sexual.

La sociedad actual con todos sus artilugios, hace presión para succionarnos y meternos en sus moldes impíos, pero tenemos que pelear contra esto, no conformándonos a este siglo, sino ajustándonos cada vez más fielmente al modelo bíblico. (Romanos 12.2)

El pudor y la modestia deben volver a ser temas tratados en la iglesia y en la casa. Tanto los hombres como las mujeres deben tomar consciencia de que la sensualidad en el vestir es una señal de mundanalidad y causa de tropiezo, sobre todo para los varones.

La tendencia a mostrar músculos entre los hombres y la tendencia a mostrar curvas entre las mujeres debe ser combatida. Son prácticas mundanas y hacen tropezar en particular a los que luchan contra los recuerdos de un pasado de quebrantamiento y vicios sexuales.

Finalmente, debemos estar preparados para recibir en la Iglesia, a toda clase de personas, ¿cómo lo haremos?

Mostremos el amor de la Verdad, el amor de Cristo, porque el Evangelio promete perdón y vida nueva a todo aquel que se arrepiente y cree.

Al tratar con personas que han estado atrapadas por vicios sexuales, enfrentaremos la realidad de que muchas veces nos desilusionan con sus retrocesos y tropiezos.

Un hombre al cual le dediqué mucho tiempo y energías en consejería y acompañamiento, pero que seguía sin dar evidencias de una verdadera conversión porque reconocía seguir cayendo y claudicando con frecuencia,  me preguntó en cierta ocasión:

– ¿Pastor, por qué usted sigue insistiendo conmigo? Me da pena haberle prometido tantas veces un cambio, para luego tener que reconocer que volví a ceder a las tentaciones.

Mi respuesta fue:

  • Mientras sigas vivo, seguiré esperando y seguiré predicándote el Evangelio. Si no creyera que mi Señor Jesucristo puede cambiar al más vicioso de los pecadores, entonces dejaría de predicar este Evangelio. Pero Él me salvó a mí, y si me salvó a mí, puede salvar a cualquiera.

 ¿Creemos en este Evangelio?

Pr. Alexander León 

Revivamos el arte de la Polémica Cristiana

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , on mayo 20, 2016 by elcaminoangosto

Artículo original del Pr. Conrad Mbewe, traducido con permiso por Pr. Alexander León

Artículo original en inglés  >>>>AQUI<<<<<

La tragedia del panorama eclesiástico de nuestro día es el número de herejes que hay dentro del campo evangélico. Están haciendo lo que quieren y casi nadie está levantando una voz contra ellos. A puertas cerradas todos parecen estar de acuerdo en que estos “hermanos” están difundiendo serios errores. Pero tan pronto como la puerta se abre y uno de ellos entra, de pronto, parece que dudamos si debemos mejor permanecer en silencio ejerciendo nuestro amor cristiano.

Esto amerita una pregunta, ¿Cómo deberíamos responder como cristianos ante tantas enseñanzas equivocadas que nos rodean, especialmente esas serias herejías que propagan personas dentro de la iglesia? Esta es una pregunta importante porque estamos viviendo en días cuando la naturaleza misma del cristianismo evangélico está siendo puesta de cabeza. Esto se da especialmente entre aquellos que enseñan lo que nosotros llamamos “el evangelio de la prosperidad” en sus diferentes tonalidades. Muchas vidas están siendo destruidas. Hay confusión en cuanto al camino de salvación. ¿Cómo debemos responder a todo esto?

Debemos responder a esto involucrándonos deliberadamente en la polémica cristiana. ¿Qué significa la palabra “polémica”? La Polémica se refiere a una fuerte refutación verbal o escrita con respecto a las creencias de alguien. Es un argumento para disputar sobre la opinión de otro y mostrar que su posición es errónea. Esto es lo opuesto a apologética, que corresponde a una fuerte defensa verbal o escrita que se realiza cuando se han recibido ataques a  nuestra creencia. En otras palabras, polémica y apologética son dos caras de una misma moneda. Un apologista comienza con la verdad que está siendo atacada para defenderla, mientras que el polemista comienza con el error que se está propagando y busca refutarlo.

La Iglesia necesita líderes que sean polemistas.

La Biblia enseña que una de las responsabilidades de los ancianos de la iglesia es la polémica. El apóstol Pablo dijo a Tito: “[que el anciano sea] retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.” (Tito 1.9). Notemos que esto no está dicho únicamente de manera positiva sino también negativa. Un anciano debe dar instrucción en la sana doctrina pero también tiene que refutar a los que contradicen la sana doctrina.

¿Por qué es importante esto? El apóstol Pablo dice que tiene que hacerse esto “Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene.” (Tito 1.10-11).

Si nos quedamos callados, los maestros herejes continuarán dañando la fe de muchos con su afán de ganancia deshonesta y vergonzosa. Así que, es la responsabilidad de aquellos que están a cargo de las ovejas de Cristo silenciar esas voces.

De esto se trata la polémica. En el pasado, se asumía que los pastores y maestros cristianos se involucraban en la polémica como parte de su deber. Procurar ser “políticamente correctos” no era una virtud en aquellos días. El error tenía que ser vencido. El gran teólogo americano B.B. Warfield ocupó la cátedra de Teología Didáctica y Polémica en el Seminario Teológico de Princeton desde 1887 hasta su muerte en 1921. Eso no era algo extraordinario en aquellos días.

Jesús el gran polemista

La pregunta que se hace con frecuencia es, ¿Cómo podemos involucrarnos en la polémica? Por dicha tenemos el ejemplo del Señor Jesucristo. Casi al final de su ministerio terrenal, Jesús pasó algún tiempo refutando las enseñanzas y estilo de vida de los Escribas y de los Fariseos. Un capítulo entero del Evangelio de Mateo está dedicado a siete “lamentos” (maldiciones) que Cristo lanza a estos hombres porque ellos estaban desviando a muchos del camino. Miremos una de las secciones  en Mateo 23.16-22, para aprender cómo podemos resucitar el arte perdido de la polémica hoy, siguiendo el ejemplo de Jesús. Podemos aprender cuatro lecciones de esto…

Identificar la enseñanza incorrecta

Jesús dijo claramente lo que estaba incorrecto en la enseñanza de ellos. ¿Qué estaban enseñando los Escribas y Fariseos? Jesús dijo: “!Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor. !!Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro? También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor.” – Mateo 23.16-18

A lo que Cristo está oponiéndose es a la forma astuta en que ellos mienten, haciendo falsas promesas. Los hombres estaban buscando la forma de aparecer como religiosos mientras internamente eran impíos. Cristo no estaba dispuesto a dejar que esto se diera sin denunciarlo. Señaló que eso era una enseñanza errónea. Nosotros tampoco deberíamos temer de denunciar la enseñanza errónea que está dañando la fe del pueblo de Dios.

Usar lenguaje fuerte

Tomaré más tiempo aquí porque estamos viviendo en una época de “política correcta” que ha vuelto a los siervos de Dios en unos miedosos. Cristo usó lenguaje muy fuerte para referirse a esos falsos maestros. Él les dijo” “Insensatos y ciegos… necios y ciegos…” y más adelante en ese mismo capítulo les llamó “hipócritas, hijos del infierno, serpientes, generación de víboras” (v. 16.17, 19) y los comparó con “sepulcros blanqueados” (v 27). Debemos admitir que Jesús usó un lenguaje bastante fuerte aquí. Ese lenguaje no es “políticamente correcto”. Los caballeros no hablan así normalmente.

¿Cómo debemos explicar esto? Primero que todo, esta no era la forma en que Jesús hablaba diariamente. Él normalmente hablaba con gentileza. Sin embargo, es evidente que Jesús había estado enseñando la verdadera espiritualidad por tres años y estos hombres persistían oponiéndose y enseñando el error. Era el momento para Jesús de quitarse los guantes y hablar de esta manera. Esto es importante. Tristemente, hay algunos maestros cristianos que parecen tener un estado de mal humor perpetuo y su ministerio se caracteriza por un sarcasmo y continua burla dañina. Esconderse detrás del ejemplo que Cristo nos da aquí sería tragar el camello y colar el mosquito.

Habiendo dicho esto, los Fariseos y Escribas no eran compañeros de Jesús a los cuales Él necesitaba tratar con delicadeza para que siguieran viniendo. Ellos eran sus enemigos que estaban destruyendo almas. Estaban rechazando la verdad y enseñando el error, dejando destrucción en su camino. Ellos cerraban la puerta del cielo a otros y los hacían dos veces más hijos del infierno que ellos mismos (verso 15). Era crucial que Cristo mostrara algo de sus sentimientos por estas herejías. Pablo hizo lo mismo cuando dijo que aquellos que enseñaran otro evangelio eran “anatema” (Gálatas 1.8-9). De hecho, en otra parte los llama “perros” (Filipenses 3.2)

Judas fue aún más mordaz cuando dijo que tales herejes se esconden en la iglesia “Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.” (Judas 1.12-13)

Lo que quiero decir con todas estas citas es que no nos asombremos cuando se usa un lenguaje fuerte en la polémica contra los herejes. Jesús y otros autores inspirados usaron lenguaje fuerte.

Apelar a la lógica y a la razón

El Señor Jesucristo usó la lógica y la razón cuando mostró el error de los Escribas y Fariseos. Él dijo, “¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro?” y “!Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda?”  (V. 17, 19)

En esencia, Jesús está diciendo: “¿Cómo se les ocurre que el oro es más importante que el tempo que es el que le da importancia al oro?” De la misma manera, cómo se les ocurre pensar que una simple ofrenda sea más importante que el altar, cuando es más bien el altar lo que le da valor a la ofrenda. Su mensaje era claro: La lógica de ustedes es defectuosa. Lo que necesitan es ponerse a pensar para entenderlo.

Aquí radica el poder de la polémica. No se trata simplemente de decir cuáles son las enseñanzas erróneas usando referencias mordaces. Se debe poder mostrar lo absurdo de la posición doctrinal que han tomado los que están enseñando el error. Los seres humanos tienen cerebros que todavía funcionan, especialmente cuando la gracia de Dios les ha lavado del pecado. Debemos a apelar a esos cerebros. Las herejías son irracionales. Por medio de la lógica debemos mostrar cuál absurda es la enseñanza de ellos y así ganar a los que están dispuestos a pensar.

Dar la enseñanza correcta

Al final el Señor Jesucristo dio la enseñanza correcta a los que le escuchaban, “Pues el que jura por el altar, jura por él, y por todo lo que está sobre él; y el que jura por el templo, jura por él, y por el que lo habita;  y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios, y por aquel que está sentado en él.” (v. 20-22).  Aquí, Jesús estaba estableciendo la verdad. No era suficiente denunciar la enseñanza errónea, o usar lenguaje fuerte para golpear a los que enseñan el error, o argumentar lógicamente para mostrar el error en la enseñanza de los falsos maestros. Él necesitaba finalmente establecer lo que debe ser creído.

De la misma forma, una de las razones por las cuales el error gana terreno hoy es porque somos muy apologéticos en cuanto a la verdad. Vivimos en una era Post-moderna en la cual ya no existe “la verdad”. Por eso, tendemos a cuestionar si lo que otros dicen es correcto pero no podemos establecer inequívocamente cuál es la verdad. Los miembros de nuestra iglesia saben entonces lo que no deben creer con respecto a lo que otros enseñan, pero entonces ¿qué deben creer? ¿Cuál es la verdad?

Una apelación final para la polémica

¡Oh, que sigamos el ejemplo de Cristo! Yo anhelo un avivamiento de la enseñanza y predicación polémica para hoy. Vivimos en una era muy oscura. Es muy triste lo que se está propagando en muchos púlpitos cristianos con el nombre evangélico. Digo esto con amor: Muchos de los seguidores del evangelio de la prosperidad no son cristianos. Este movimiento se ha convertido en una empresa lucrativa. Está lleno de escándalos. Sus proponentes deben ser reprendidos públicamente. Las almas necesitan ser rescatadas de ellos por medio del ejemplo del Señor Jesucristo.

Cierro diciendo que los ladrones aman a los perros, pero a los que no ladran. Si tienes un perro que mueve su cola cuando llegan los ladrones, mejor véndelo rápido. Dios una vez describió a los profetas de Israel como perros mudos que no pueden ladrar (Isaías 56.10). ¿Podría decir lo mismo de nosotros? Los ladrones han entrado en la iglesia. Están robando de los bolsillos de la gente y destruyendo muchas vidas. ¿Estamos ladrándoles o estamos moviendo nuestras colas mientras ellos hacen desastres en la iglesia? ¡Oh que podamos re-avivar la polémica de nuevo!

Los auto-nombramientos pastorales

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , , on marzo 9, 2016 by elcaminoangosto

falsos maestros

(La imagen representa a los falsos predicadores que se aprovechande los miembros engañados de sus iglesias)

Por Conrad Mbewe (traducido con permiso por Alexander León)

Artículo original  >>>>>> AQUI <<<<<

Es un hecho bien conocido que los gobiernos de los países Africanos han decidido que ya es suficiente y se están moviendo para detener la podredumbre que afecta a la mayoría de iglesias carismáticas. El hedor ya no puede ser ignorado. Esto ha sucedido ya en Kenya bajo el Presidente Uhuru Kenyatta. Sudáfrica y Zambia también están preparando legislación al respecto. No pasará mucho tiempo antes de que otras naciones Africanas también lo hagan.

¿Por qué están los gobiernos nacionales haciendo esto? Porque los ciudadanos han sido violados y defraudados financieramente por líderes religiosos con impunidad y ya no se puede ignorar el asunto. Tristemente, esto también ha ocurrido porque han notado con desilusión que la iglesia no está haciendo nada para detener esta tendencia.

Tengo mis oídos pegados al suelo. Después de todo, vivo en África. Escucho a la iglesia quejarse por esta intervención de los gobiernos. Se dice que esta es una forma de persecución de parte del Estado motivada por denuncias expresadas por la iglesia con respecto a injusticias que el Estado ha cometido.

En parte eso es cierto. Sin embargo, la pregunta todavía necesita una respuesta. ¿Qué está haciendo la iglesia – en especial la iglesia carismática – para detener la podredumbre que se da en su seno? Tengo mis oídos en el suelo y puedo decir con seguridad que muy poco se está haciendo. Esto es muy triste.

¿No es obvio que la fuente de está produciendo este flujo de impostores radica en el fallo de los círculos carismáticos para regular quién debería ser pastor? Los Pastores están ordenándose a sí mismos y confiriéndose títulos como “apóstol” o “profeta”. Cualquiera puede poner un rótulo, “Iglesia de Señales y milagros Internacional del Profeta John Banda”, y listo… ¡Una nueva iglesia se ha formado!

¿No está mal esto?

Piensen en esto por un momento. Para ser presidente de un país, se debe pertenecer a un partido político. Para estar nominado en las elecciones nacionales, se requiere un cierto número de personas que respalden y paguen cierta cantidad de dinero. También tiene que pasar por un estricto escrutinio para asegurar que su carácter es impecable. Luego se puede presentar como candidato. Si pierde, no puede ser presidente. Si contraviene la ley puede ser llamado a cuentas por su partido y denunciado y sentenciado en una corte legal.

Para ser médico o arquitecto o abogado se debe ir a la escuela en su campo por lo menos 4 o 5 años. Luego sigue el internado o práctica profesional bajo un individuo de su carrera. Se necesita rendir exámenes para adquirir la licencia y poder ejercer. Si el mentor no lo recomienda o si falla en los exámenes no se le permitirá ejercer la práctica de su profesión. Si se le encuentra culpable de una conducta grave la licencia puede ser revocada.

¿Por qué los presidentes, médicos, arquitectos y abogados deben sujetarse a estas medidas restrictivas? Porque muchas vidas humanas podrían destruirse si se tiene el carácter incorrecto en tales prácticas. El presidente tiene al ejército y a la policía a su disposición. Imagínese lo que puede hacer si tiene el carácter incorrecto. Los doctores cuidan nuestra vida, los arquitectos diseñan nuestras viviendas y los abogados protegen nuestras libertades. Pueden arruinarnos si son charlatanes.

Miremos ahora a los pastores que velan por el bien eterno de nuestras almas. ¿Qué se requiere para ser pastor, especialmente en las iglesias carismáticas? ¡Nada! No tiene que ir a la escuela. No hay mentoría oficial. No hay exámenes. Lo único que se necesita es un poco de elocuencia y un poco de apariencia. Si tiene acento Americano o Nigeriano eso sería un plus.

Entonces, tenemos individuos que han sido un completo fracaso en todas las áreas de la vida que ahora se ganan la vida como pastores carismáticos. Algunos han dejado mujeres embarazadas fuera del matrimonio incluso antes de volverse líderes religiosos. Ya han fallado moralmente y están en los púlpitos enseñándonos cómo vivir.

¿Cómo se las agencian estos charlatanes para escapar del colador habiendo tenido un pasado así? Simplemente por afirmar que Dios les ha hablado a ellos y les ha autorizado para hacer lo que hacen. En los círculos carismáticos esa pretensión sella las bocas de cualquiera que intente prevenir que un carácter innoble tome un cargo como pastor de iglesia. ¿Quién es usted para impedir lo que Dios está haciendo en la vida de su ungido?

La única manera en la cual podemos detener esta inundación de hombres malos e impostores que ocupan los púlpitos es volviendo a la Biblia. ¿Qué dice la Biblia? Por ejemplo, ¿cómo fue que el apóstol Pablo llegó a ser un líder reconocido en la iglesia? Dios le habló camino a Damasco, pero ¿fue eso todo? ¡No!, Pablo mismo dice que él debía presentar sus credenciales a los líderes de la iglesia para que ellos le dieran la mano derecha de compañerismo como un ministro del Evangelio. (vean Gálatas 2.1-9)

¿Cómo ha sido a través de la historia? Exactamente de la misma manera. Los pastores no se asignan a sí mismos. Deben ser entrenados bajo tutores reconocidos. Deben rendir exámenes estrictos en materia de doctrina. Deben ser examinados en su carácter. Únicamente cuando han pasado por todo esto se les permite tomar “los sagrados votos”. Todo esto se hacía para preservar las almas de las personas que ellos tenían que supervisar. Al afirmar que Dios aun nos habla individualmente aparte de la Escritura, hemos desechado todo esto y ahora charlatanes son los que están al frente de las iglesias. Hemos desechado los medios para evaluarlos.

La manera en que se entra también determina la manera en que se sale. Si otros son los que designan a un pastor, cuando él hace locuras, ellos mismos son los que pueden destituirlo. Pero si un pastor se puso a sí mismo, la iglesia se vuelve en su propiedad personal. El pastor no rinde cuentas a nadie. Es intocable. Puede cometer adulterio y hasta divorciarse de su legítima esposa para volver a casarse con una jovencita de 16 que admira en la banda y sigue permaneciendo como el profeta de la iglesia. ¿Quién se atrevería a expulsarlo? Este pastor le diría que si usted no lo quiere a él como pastor, el que tiene que irse es usted. ¡Esta es la iglesia de él!

Aceptémoslo. Hemos fallados en abordar este problema. Si el estado no interviene, este monstruo consumirá lo poco que queda de la reputación de la iglesia como un lugar seguro. No sirve de nada lamentar que el gobierno ha incursionado en la jurisdicción de la iglesia si nosotros mismos quienes somos la iglesia no estamos tratando con este apestoso elefante que está en la habitación. Los Magistrados y los jueces están cansados de escuchar casos de abusos sexuales y de fraudes financieros causados por los apóstoles y profetas, a los cuales no podemos confrontar porque no podemos atrevernos a “tocar al ungido del Señor”.

Todo ser humano debe rendir cuentas tanto a Dios en el cielo como a sus semejantes en la tierra. Los auto-nombramientos de pastores deben parar. Si la iglesia no regula a quién se le permite aspirar a ser pastor, entonces que el estado lo haga. Por amor del Señor, alguien tiene que hacer algo antes que la iglesia se vuelva el hazmerreír en la tierra y en el infierno.

 

 

Avivamiento – Un sermón de Ian Paisley

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , , , on julio 20, 2015 by elcaminoangosto

Ian Paisley fue el instrumento del Señor en la fundación de la denominación Presbiteriana Libre en Irlanda del Norte. Fue un apasionado ministro del Evangelio y político. Aunque no estemos de acuerdo con su posición en el 100% de las cosas, es innegable que fue un hombre que amó a Cristo y procuró servirle de todo corazón según sus convicciones.

Es mi deseo y oración que el Señor utilice este sermón para bendecir a los que lo escuchen así como lo usó para bendecir mi vida personal como cristiano y como ministro en particular.

Si desean escuchar el sermón original en inglés está >>>>>>>>>>AQUI<<<<<<<<<<<<

La adoración en la Iglesia

Posted in Alertas, Reflexiones with tags , on enero 9, 2015 by elcaminoangosto

¿Está la glorificando a Dios la Iglesia en África?

Posted in Alertas with tags , , , on diciembre 5, 2014 by elcaminoangosto

Elshaddai Impat Fire Ministries

Artículo del Pr. Conrad Mbewe (http://www.conradmbewe.com/2014/12/is-evangelical-church-in-africa-really.html)

traducido con permiso por el Pr. Alexander León

[Como de costumbre, realizo la aclaración de que estas traducciones de los comentarios de este pastor africano se realizan por la convicción y el dolor personal al reconocer que América Latina sufre una situación muy similar a la que él describe]

Conforme el año 2014 llega a su fin, mi corazón me duele. Estoy profundamente cargado con respecto a lo que se ha vuelto la característica dominante del Cristianismo evangélico en África. He intentado considerar el asunto en mi mente simplemente haciéndome una pregunta honesta: ¿Está este Cristianismo que se ha vuelto dominante en el continente Africano glorificando a Dios?

  1. ¿Estamos glorificando a Dios cuando pretendemos estar experimentando milagros que en realidad no están sucediendo? Cuando los milagros ocurrían en la Biblia, los ciegos recibían la vista, los cojos caminaban, los leprosos eran curados, los sordos oían y los muertos resucitaban (ver Lucas 7:22). Hoy en día, la tierra abunda la propaganda de las cruzadas de milagros pero nada de esto está sucediendo. ¿Estamos glorificando a Dios al engañar a las personas de esta manera?
  2. ¿Estamos glorificando a Dios cuando hablamos en “lenguas” que nadie puede interpretar? En la Biblia, las lenguas eran lenguajes desconocidos que podían ser interpretados (I Corintios 14.27). Hoy en día no se trata más que de unas pocas sílabas repetidas a gran velocidad: “kakaka filololo wandarkawandara”, etc. Por lo tanto no es de sorprenderse que las iglesias están llenas de personas que hablan en lenguas, pero no hay alguien capaz de interpretar. ¿Puede alguien interpretar semejante cosa? Sin embargo, estoy preguntando algo más fundamental todavía: ¿Estamos glorificando a Dios con este comportamiento tan carente de sentido?
  3. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos los beneficios de la salvación a tener mayor salud y mayor riqueza? En la Biblia, el mensaje principal de la salvación era el perdón de los pecados y la transformación moral (Lucas 24.47). Hoy en día, el mensaje principal que se escucha en la iglesia evangélica Africana es el de terminar con la pobreza personal y la sanidad de toda clase dolencias corporales (como se puede ver en el cartel arriba). La salvación está “otras cosas”. De nuevo, pregunto, ¿estamos verdaderamente glorificando a Dios con este sustituto mortal?
  4. ¿Estamos glorificando a Dios cuando abandonamos la predicación del arrepentimiento y la sustituimos por charlas motivadoras? Juan el Bautista y Jesús y sus apóstoles predicaron el arrepentimiento (ver Mateo 3.2, 4.7 y Hechos 2.38, 26.20). El punto de vista creciente hoy en día no es que el hombre y la mujer están caídos y son responsables por sus pecados por lo cual deben arrepentirse. En vez de eso, son considerados víctimas de errores del pensamiento y poderes malignos, y necesitan ser liberados. Por esta razón los sermones no son más que charlas motivadoras seguidas de largas horas de sesiones de liberación. Pregunto: ¿Están produciendo estos mensajes y estos métodos vidas que glorifiquen a Dios?
  5. ¿Estamos glorificando a Dios cuando escondemos la podredumbre de los lobos que hace presa de las almas vulnerables? En la Biblia, Jesús advirtió sobre los lobos que se vestían con piel de oveja (Mateo 7.15). Recientemente recibí un mensaje de una mujer en Lusaka cuyo pastor la llevó a unos arbustos y se le pidió que se quitara la ropa para poder curarla de “el mal” por el cual su esposo le estaba siendo infiel. Únicamente los médicos brujos solían hacer esto pero se ha vuelto práctica frecuente para algunos pastores/profetas “evangélicos”. La tragedia está en nuestro silencio sepulcral con respecto a esta podredumbre. ¿Es este silencio una manera de glorificar a Dios?
  6. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos la verdad al mínimo con tal de mantener la unidad Cristiana? Lo que leo en mi Biblia es que es urgente enseñar y conocer las verdades del evangelio para que los hombres puedan ser salvos. A partir de ahí, los rayos luminosos del Evangelio alumbran a través de las Escrituras, demandando una vida santa por parte del pueblo de Dios. Hoy en día, queremos tomarnos de las manos en la oscuridad. Queremos tener compañerismo con cualquier que se diga Cristiano sin preguntarle qué es lo que cree. Agua bendita y aceite, trapos de oración judía, etc. se venden y se compran entre los evangélicos. Y a cualquiera que quiera reclamar se le hace callar. ¿Está esta nueva posición glorificando a Dios?
  7. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos la adoración a una danza sin sentido y música sensual? Miren los salmos de la Biblia y las canciones de adoración que hemos heredado de una generación anterior para ver cuán rica era la expresión de la fe en el pueblo de Dios. Cada frase está impregnada de verdades de las Escrituras. Hoy en África, los profesionales inteligentes dejan sus cerebros en la entrada de la iglesia para cantar una repetida frase una y otra vez. Lo que importa es la música, la música sensual, mientras el líder de adoración grita, “gloria a Dios”. ¿Estamos seguros de que esto glorifica a Dios?
  8. ¿Estamos glorificando a Dios cuando el ordenar, declarar y decretan han reemplazado a las humildes peticiones de oración? Yo leo las oraciones de la gente piadosa en la Biblia y están llenas de peticiones humildes al soberano Dios del universo. Escucho las oraciones de los hombres y mujeres de Dios en la actualidad y están llenas de declaraciones, decretos y órdenes en “el nombre de Jesús”. ¿No es la mayor arrogancia que una persona pretenda reclamar que Dios haga lo que se le pide? ¿Pueden este tipo de oraciones glorificar a Dios?
  9. ¿Estamos glorificando a Dios cuando los registros de membresía de nuestras iglesias están llenos de cabras a la vez que desechamos la disciplina? Mi Biblia enseña que los líderes de la iglesia deben ser muy cuidadosos al permitir la entrada en la membresía y su permanencia en ella. Esto debe ser solamente para aquellos que se han arrepentido de sus pecados y han confiado en Cristo, y que así lo demuestran en su forma de vida. Si no lo hacen, deben ser ex-comulgados (I Corintios 5.9-13). Tristemente, nuestras iglesias están llenas de miembros y líderes que son borrachos, pleiteadores, que viven vidas sexuales inmorales, roban y nadie está tratando con este asunto. ¿Glorifica esto a Dios?
  10. ¿Estamos glorificando a Dios cuando tenemos mujeres predicadoras mientras que los hombres se sientan en las bancas y las escuchan? La Biblia enseña el liderazgo masculino tanto en el hogar como en la iglesia… desde el Edén. La Biblia enseña que el trabajo de la predicación debe ser realizado únicamente por varones maduros y probados (I Timoteo 2.11-14). Tristemente, el número de mujeres pastoras en África (mientras sus esposos se auto-denominan obispos, profetas o apóstoles) ha llegado a niveles de epidemia. ¿Estamos seguros de que glorificamos a Dios con esta ofensa en su propia cara?

Yo lo dudo. Aun así, estas 10 prácticas se han vuelto características dominantes en el cristianismo Africano. Yo honestamente desearía que fuera la descripción de alguna secta extremista que puede ser fácilmente diferenciada de los evangélicos, como los Testigos de Jehová, pero tristemente esto se ha vuelto la forma más común de cristianismo en África. Esto es lo que nos representa en la televisión y en la radio. Es lo que aparece en las carteleras y en los posters en las calles. Es lo que llena los registros en nuestras asociaciones evangélicas y en las fraternidades de pastores.

Yo desearía que todo este ruido que estoy escuchando y que el polvo que se está levantando a través de toda África fuera para la gloria de Dios. Pero no es así. Esto está centrado en el hombre y no en Dios. Queremos números y estamos dispuestos a obtenerlos sin importar el costo. Difícilmente alguien se hace la pregunta: ¿No es esto que tengo en las manos una mentira? (Isaías 44.20). Me parece a mí que estamos glorificando un Dios falso – y no el Dios de la Biblia. Hemos establecido nuestro propio ídolo del siglo 21 y nos hemos postrado ante él. Esto no es Cristianismo. Este no es el camino al Cielo. ¡No lo es!

Por lo tanto, termino el año 2014 con una gran carga en el corazón al respecto de todo esto.

A %d blogueros les gusta esto: