¡No siga engañado!

0
147

La situación actual es tan complicada que es difícil no caer en dos posibles extremos. Creer todo lo que dicen o No creer nada de lo que se dice.
¿Cómo surgió este virus?
¿Quiénes están detras de la Pandemia?
¿Cuáles son los intereses económicos y políticos que están detrás de todo?
¿Es una conspiración? ¿Son especulaciones?
Los inmunólogos se contradicen, la OMS, el gobierno de China, las compañías farmacéuticas, las luchas de poder, etc.
¿Habrá alguien que sepa con seguridad qué está sucediendo y por qué?

Nos da temor que nuestros gobernantes y sus expertos en salud y en economía tomen decisiones equivocadas, pero es posible que algunos sean obstinados y tercos y hasta insensibles y entonces esas decisiones van a afectar negativamente a los pueblos y eso traerá sufrimiento.

Todo esto es lamentable y no debemos minimizar las dimensiones de la crisis que esas malas decisiones pueden provocar. Sin embargo, si la crisis no ha servido para sensibilizar nuestras consciencia con respecto a la otra crisis de mayor gravedad y a la magnitud de las consecuencias si no hacemos algo al respecto, el lamento será incomparablemente peor.

La peor crisis que experimenta la sociedad es una crisis espiritual. Y como la sociedad está compuesta de individuos, la crisis es individual.

En el ámbito espiritual también hay especulaciones y también teorías de conspiración, en el ámbito espiritual también podemos caer en los dañinos extremos de creerlo todo o no creer nada. En el ámbito espiritual es urgente e imprescindible conocer la Verdad.

El apóstol Pablo anunció el estado futuro de la humanidad y advirtió a su discípulo Timoteo:

“… los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados”

II Tim 3.13

Estar engañados con respecto al origen o solución de una crisis económica o de salud es terrible, pero estar engañados en cuanto al origen y solución de la crisis en que están nuestras almas es lo peor, porque nuestras vidas aquí son temporales, pero el alma se enfrentará tarde o temprano a la eternidad.

¿Sabe usted cuál es el origen del pecado?
¿Es consciente de que el pecado afecta a cada ser humano?
¿Sabía que si el problema del pecado no se soluciona, el destino es la condenación del alma?
¿Sabe usted cuál es la solución provista por Dios?

La situación espiritual del hombre No mejora, el apóstol Pablo afirma que los que no han tratado apropiadamente con sus pecados irán de mal en peor.
Puede ser que logren librarse de un virus, puede ser que logren superar sus condiciones de salud y económicas, pero espiritualmente estarán cada vez más lejos de Dios.

¡Muchos rehuyen la incómoda confrontación con la verdad!
Puede ser que hayamos sido engañados por mucho tiempo y que hayamos creído las fábulas y enseñanzas convenientes de los engañadores y no hayamos sido diligentes en comprobarlo todo según la revelación que Dios nos ha dado en Su Palabra, la Biblia.

Pudiera ser que usted mismo, no solo ha sido engañado sino que ha engañado a otros con el mismo error en que usted fue enseñado
Este es un momento apropiado para atender el llamado a buscar la Verdad. No seamos tercos, no sigamos de mal en peor, porque sí hay un remedio para los que reconozcan que hasta ahora no han tratado apropiadamente la crisis espiritual.

Le ruego entonces que evalúe sus creencias y su religión en base a las siguientes verdades bíblicas.

  1. ¿Está su religión basada en lo que usted hace o en lo que Dios hizo por usted? – El verdadero evangelio se basa en lo que Dios hizo por medio de Jesucristo para la salvación de los creyentes.
  2. ¿Está su consciencia sujeta a las manipulaciones de un líder religioso o a la Biblia que es la Palabra de Dios? – Si usted no conoce la palabra de Dios ¿cómo podría responder a esto?
  3. ¿Las enseñanzas que usted recibe de sus pastores o líderes espirituales están enfocadas en conocer a Dios o en solucionar problemas de esta vida? Jesucristo claramente dijo que no le servirá de nada al hombre ganar el mundo entero si pierdiere su alma (Mateo 16.26)
  4. ¿El tiempo de las reuniones de su iglesia es aprovechado en oración, lectura y enseñanza de la Palabra de Dios, o se gasta el tiempo en actividades de entretenimiento, participaciones musicales y charlas de motivación y auto-ayuda? – En la iglesia los creyentes deben ejercitarse en el camino de santidad (I Timoteo 4.7)
  5. ¿Tiene usted razones bíblicas para asistir a esa iglesia a la que pertenece y no a otra? ¿Asiste por tradición, costumbre o conveniencia?
  6. ¿Percibe usted que lo están entrenando para crecer en la gracia y en el conocimiento de Jesucristo? (II Pedro 3.18)
  7. ¿Trata su iglesia con el pecado según el estándar de la Biblia? En una Iglesia bíblica y sana, el pecador es confrontado con sus pecados y dirigido hacia el arrepentimiento para que reciba perdón y limpieza por medio del sacrificio de Cristo.

No desaproveche este tiempo de crisis. Sería una insensatez seguir siendo engañado o engañándose a usted mismo.
Y si usted es jefe de hogar, la situación es aun más grave, Dios le pedirá cuentas si usted procuró una iglesia bíblica sana para su familia o si los dejó que siguieran siendo engañados.

Hace 19 años ocurrió una tragedia en Nueva York que impulsó a un pastor a predicar una advertencia que sigue siendo muy necesaria hoy en día:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here