¿Por qué los cristianos necesitan Confesiones de Fe?

Apostles-Creed-5.22

¿Por qué los cristianos necesitan Confesiones de Fe?

Carl. R. Trueman

Traducido por Alexander León

Este artículo aparece originalmente en el sitio de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa y ha sido traducido con permiso.

Artículo original en inglés  >>>>>>> AQUÍ <<<<<<<<<

Aunque algunos afirmen lo contrario, el mundo cristiano no está dividido en dos grupos: los que tienen credos y confesiones y aquellos que solamente tienen la Biblia. En realidad está dividido en dos grupos: los que tienen credos y confesiones y las han escrito de manera pública, abiertos al escrutinio público y a la corrección y, aquellos que tienen confesiones pero no las escriben. La razón es simple: cada iglesia (y de hecho cada cristiano) cree que la Biblia tiene cierto significado, y según lo que crea que la Biblia le dice, así es su credo y confesión, sea que elija escribir sus creencias o no.

Por su puesto, aquellos que afirman no tener otro credo que a Cristo y ningún otro libro sino solo la Biblia, suelen tratar de proteger algo importante y bíblico: la autoridad suprema de la Escritura en todo asunto de la fe y práctica cristiana. Es el temor correcto de permitir que tradiciones o ideas no bíblicas impacten la sustancia de lo que la iglesia cree. Sin embargo, a pesar de todas las buenas intenciones que puedan tener, creo que eso que desean proteger – el estatus único de las Escrituras – se protege de una mejor y más explícita manera en los documentos confesionales, en conexión con una forma de gobierno eclesiástico cuidadosamente estudiada.

De hecho, aunque parezca irónico, son aquellos que no expresan sus confesiones en documentos escritos los que están en peligro de elevar la tradición por encima de las Escrituras, de tal manera que llega a ser imposible que la Biblia los gobierne.

Si una iglesia tiene un documento que dice que su escatología es dispensacional, sabemos cuál es su posición en lo que se refiere a los últimos tiempos, y entonces podemos tomar la actitud Bereana para comprobar esa postura por las Escrituras y ver si es correcta. Si la iglesia solo afirma que su posición con respecto a los últimos tiempos es la que se enseña en la Biblia, parece que está afirmando todo, pero en realidad no está afirmando nada.

En resumen, los credos y las confesiones conectados a una política eclesiológica bíblica, son partes vitales para mantener una vida de iglesia en conformidad con el Nuevo Testamento. Aquí se presentan siete razones por las cuales cada iglesia debería tenerlas.

  1. Las confesiones delimitan el poder de la iglesia

En una era en la que las palabras, especialmente las palabras que afirman verdades, son siempre consideradas sospechosas de un juego de poder manipulador, sería tal vez contra-intuitivo pensar en confesiones como delimitantes del poder de la iglesia. Sin embargo, al reflexionar se ve claramente que eso es lo que hacen. Un anciano en la iglesia tiene autoridad únicamente sobre los asuntos que la confesión define. Así, si alguien en la iglesia declara que la Trinidad no tiene sentido, o comete adulterio, los ancianos tienen el derecho y el deber de intervenir. Ambas cuestiones están cubiertas en los estándares de Westminster. Pero si alguien desea llegar a la iglesia con un traje amarillo brillante o decide hacerse vegetariano, los ancianos no tienen derecho a intervenir. Esos ancianos podrían tener reservas personales al respecto de la forma de vestir para ir a la iglesia o cuestionarse cómo podría alguien vivir sin comer una hamburguesa de vez en cuando, pero no es asunto de la iglesia meterse en esas cuestiones. De hecho esto es lo que preserva a las iglesias de convertirse en sectas: declaraciones claras y abiertas con respecto a dónde comienza y dónde termina la autoridad de la iglesia. Esto, ligado a procesos transparentes en el ejercicio de esa autoridad.

  1. Las confesiones ofrecen sumarios sucintos de la fe.

Si usted tiene en su biblioteca o en su bolsillo una copia de los estándares de Westminster, usted tiene más contenido teológico por página que cualquier otro libro aparte de la Biblia misma. Los tomos de teología suelen verse muy grandes y prohibitivos, y pocos tienen el tiempo para leerlos. En cambio el Catecismo Menor puede llevarse en el bolsillo, leerse en pocos minutos, y es de fácil memorización. Es un currículum teológico completo en una forma fácil de digerir. Por supuesto, hay otros libros que hacen lo mismo. Pero, ¿habrá alguno que lo haga de una forma tan eficiente y en una manera tan fácil de digerir? La iglesia que tenga una buena confesión y un buen catecismo tiene una herramienta pedagógica para llevar la verdad a su gente.

  1. Las confesiones permiten una discriminación apropiada entre los oficiales y los miembros

Hay cierto debate en los círculos reformados sobre cuánto conocimiento doctrinal debería requerirse a los que solicitan membresía en la iglesia. En cuanto a mí, pienso que Romanos 10 indica que la barra debe ponerse en el límite inferior y no en el superior. Una confesión básica, mientras esté acompañada de una actitud humilde y  de un espíritu enseñable, es suficiente.

Pero aun si algunos no están de acuerdo en poner la barra tan bajo, todos deberían estar de acuerdo en que debe haber una diferencia entre el conocimiento que se requiere para un oficial de la iglesia y para un nuevo miembro. Uno no debería terminar en el lugar donde uno comenzó la vida cristiana. Debe haber crecimiento en madurez, un aspecto de los cuales es el conocimiento doctrinal, y los documentos confesionales ofrecen un mapa para trazar el camino o el enmarcado de aspiraciones el cual dará sustancia y estructura a este crecimiento. La iglesia que no tiene una confesión o que solo tiene una declaración doctrinal mínima, tiene la desventaja de no ser capaz de establecer ante la gente alguna visión de lo que se supone que es tener una teología cristiana madura.

  1. Las confesiones resaltan lo que es de importancia.

Uno podría tal vez expresar este punto en términos negativos: si no está en la confesión, será difícil argumentar que tenga gran importancia. Esta es una de las razones por las cuales las confesiones deben ser algo elaboradas. Si por ejemplo, una iglesia tiene una confesión de 10 puntos doctrinales básicos, el problema que los ancianos van a enfrentar es cómo van a convencer a su gente de que un undécimo artículo es realmente importante. Si no está en la Confesión, entonces, de manera funcional, la iglesia está permitiendo liberad de conciencia en esa materia. Por ejemplo, si la declaración no hace referencia al bautismo y por lo tanto, se permite tanto a paidobautistas como a credobautistas ser elegidos como oficiales, entonces el asunto del bautismo se está considerando un asunto de indiferencia práctica. Lo mismo aplica para cualquier doctrina – la perseverancia, la santificación, la escatología: si no se menciona, entonces la iglesia no tiene una posición oficial al respecto y es algo que se relega como asunto de importancia menor.

De nuevo, volviendo al punto anterior: el nuevo convertido o el nuevo miembro no va necesariamente a saber lo que la iglesia considera de importancia y lo que se considera indiferente. Una confesión buena y elaborada, provee a la iglesia no solamente de un gran mapa pedagógico, sino que es un recurso útil para enseñar a la gente cuáles son los asuntos menos importantes y por qué.

  1. Las confesiones relativizan el presente y nos conectan con el pasado.

Todos sabemos que el cristianismo no se reinventa todos los Domingos. Pisamos firmes en el suelo que fue preparado para nosotros por muchos hermanos y hermanas en Cristo que fueron antes de nosotros. Sin embargo, podemos estar tentados a vivir como si esto no fuera verdad. Esto no debe sorprendernos, porque vivimos en una era donde las fuerzas anti-históricas de una cultura más amplia y poderosa son poderosas y lo invaden todo. Desde el comercial que nos asegura que nuestra próxima compra nos traerá felicidad o la ciencia que promete descubrimientos que facilitarán nuestra vida, todo alrededor nuestro apunta hacia el futuro, considerándolo lo más importante y ciertamente muy superior al pasado.

Por el contrario, el Cristianismo es una religión enraizada en la historia. Fue constituida por las acciones históricas de Dios, las cuales culminaron en Cristo, y llegó a nosotros por la fiel articulación y preservación de su mensaje a través de las edades. Esto es profundamente contra-cultural y algo que necesitamos recordar constantemente. Irónicamente, podría ser que los que afirman no tener otro credo aparte de la Biblia en realidad están reflejando un espíritu como el de nuestra época en cuanto a su triunfalismo histórico.

En este contexto, el uso de credos y confesiones es un medio intencional de conectarnos con el pasado, de identificarnos con la iglesia de las épocas anteriores, y así hacer relativa nuestra significancia en el gran esquema de cosas. La recitación de credos y fórmulas antiguas en la adoración es una manera en la cual esto se hace. La afirmación de los estándares confesionales, como un compromiso de los oficiales de la iglesia y el contenido de las ambiciones pedagógicas para la membresía de la iglesia, es otra manera.

  1. Las confesiones reflejan la sustancia de nuestra adoración

Cuando yo enseño mi curso sobre la Iglesia Antigua, siempre hago énfasis en que la dinámica de los primeros debates Trinitarios y Cristológicos fue doxológica e íntimamente ligada a la adoración cristiana. Poniéndolo de una manera simple, el grito de la primera iglesia “Jesús es el Señor” y la conjunción del Padre, Hijo y Espíritu Santo en la fórmula bautismal apuntaban al fundamento de una profunda teología. Ellos proveyeron el contexto para la discusión de lo que sería el fruto del Credo Niceno y de la definición de Calcedonia. La tradición confesional de la iglesia comienza con la reflexión sobre el significado de los actos de adoración.

Por dos milenios, la adoración de la iglesia no ha cambiado en lo que se refiere a los puntos fundamentales – es decir la declaración que Jesús es el Señor y que la salvación es un acto del Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo – y nuestras confesiones explican el contenido de estos puntos.

De manera que, no debemos pensar en las confesiones y en la doctrina que ellas contienen como un ser antitético a la adoración vibrante. La posesión de una confesión, por supuesto, no es equivalente a la adoración vibrante, ni tampoco la garantiza, como tampoco la existencia de un código legal no garantiza una sociedad civilizada. Sin embargo, las confesiones son prerrequisitos de una adoración racional y vibrante, las cosas dan sentido a lo que hacemos como cristianos.

Es muy posible que esta función confesional se volverá más importante conforme pasen los años. Conforme otras religiones se acercan al cristianismo, y especialmente cuando esas religiones hacen uso de cierta clase de vocabulario bíblico como el que nosotros usamos, va a ser más y más crucial que entendamos no solo cuáles palabras usar, sino lo que esas palabras significan realmente. Su amistoso amigo Mormón puede afirmar que Jesús es el Señor; y hasta puede que cante los mismos himnos en su servicio de culto. Por eso, usted necesitará saber qué es exactamente lo que su iglesia quiere decir cuando afirma que “Jesús es el Señor” o cuando se realizan bautismos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Las buenas confesiones le capacitarán para esto en una manera mejor que ninguna otra cosa.

  1. Las Confesiones cumplen una parte vital del plan de Pablo para la iglesia post-apostólica.

Cuando Pablo escribió desde la prisión a su protegido Timoteo, su mente estaba enfocada en cómo la iglesia debería manejarse once vez que él y los otros apóstoles dejaran la escena. Su respuesta tenías dos componentes: una estructura en la cual el gobierno de la iglesia fuera puesto en las manos de hombres ordinarios pero fieles, y una forma de sanas palabras. Ambas cosas eran necesarias. Sin estructura, la iglesia no tendría liderazgo; sin una forma de sanas palabras, se desviaría de su muelle, perdiendo contacto con su pasado y con otras congregaciones en el presente. Una forma de sanas palabras, una confesión, era crucial para mantener tanto la continuidad apostólica como la unidad entre los cristianos del presente. Y eso es lo que los documentos confesionales hacen en el día de hoy: sirven para unirnos con los fieles hermanos y hermanas del pasado y también con los del presente.

Esa pretensión que afirma “Ningún otro credo, solo Cristo, ningún libro solo la Biblia”, tiene un contenido piadoso y bíblico, y a la vez no tenemos que avergonzarnos de ser cristianos confesionales, porque las confesiones nos capacitan para mantener ciertas prioridades bíblicas. Debemos estar agradecidos por esto, a la vez que tratamos de mostrar a los hermanos no-confesionales una mejor manera de preservar las cosas que son de valor para todos los cristianos.

[El autor, es un ministro de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa, enseña historia de la iglesia en el Seminario Westminster de Filadelfia. Ha escrito el libro “The Creedal Imperative”. New Horizons, February 2013]

Anuncios

4 comentarios to “¿Por qué los cristianos necesitan Confesiones de Fe?”

  1. lester7cr Says:

    Sumamente necesario meditar y estar claros en este tema. Bendiciones.

  2. Reblogueó esto en Cristianismo Reformadoy comentado:
    Excelente reflexión para este tiempo en que las iglesias padecen una especie de “credofobia” o miedo a las declaraciones de fe por escrito.

  3. Reblogueó esto en Jomaro59's Blog.

  4. […] Origen: ¿Por qué los cristianos necesitan Confesiones de Fe? […]

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: