¿Está la glorificando a Dios la Iglesia en África?

Elshaddai Impat Fire Ministries

Artículo del Pr. Conrad Mbewe (http://www.conradmbewe.com/2014/12/is-evangelical-church-in-africa-really.html)

traducido con permiso por el Pr. Alexander León

[Como de costumbre, realizo la aclaración de que estas traducciones de los comentarios de este pastor africano se realizan por la convicción y el dolor personal al reconocer que América Latina sufre una situación muy similar a la que él describe]

Conforme el año 2014 llega a su fin, mi corazón me duele. Estoy profundamente cargado con respecto a lo que se ha vuelto la característica dominante del Cristianismo evangélico en África. He intentado considerar el asunto en mi mente simplemente haciéndome una pregunta honesta: ¿Está este Cristianismo que se ha vuelto dominante en el continente Africano glorificando a Dios?

  1. ¿Estamos glorificando a Dios cuando pretendemos estar experimentando milagros que en realidad no están sucediendo? Cuando los milagros ocurrían en la Biblia, los ciegos recibían la vista, los cojos caminaban, los leprosos eran curados, los sordos oían y los muertos resucitaban (ver Lucas 7:22). Hoy en día, la tierra abunda la propaganda de las cruzadas de milagros pero nada de esto está sucediendo. ¿Estamos glorificando a Dios al engañar a las personas de esta manera?
  2. ¿Estamos glorificando a Dios cuando hablamos en “lenguas” que nadie puede interpretar? En la Biblia, las lenguas eran lenguajes desconocidos que podían ser interpretados (I Corintios 14.27). Hoy en día no se trata más que de unas pocas sílabas repetidas a gran velocidad: “kakaka filololo wandarkawandara”, etc. Por lo tanto no es de sorprenderse que las iglesias están llenas de personas que hablan en lenguas, pero no hay alguien capaz de interpretar. ¿Puede alguien interpretar semejante cosa? Sin embargo, estoy preguntando algo más fundamental todavía: ¿Estamos glorificando a Dios con este comportamiento tan carente de sentido?
  3. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos los beneficios de la salvación a tener mayor salud y mayor riqueza? En la Biblia, el mensaje principal de la salvación era el perdón de los pecados y la transformación moral (Lucas 24.47). Hoy en día, el mensaje principal que se escucha en la iglesia evangélica Africana es el de terminar con la pobreza personal y la sanidad de toda clase dolencias corporales (como se puede ver en el cartel arriba). La salvación está “otras cosas”. De nuevo, pregunto, ¿estamos verdaderamente glorificando a Dios con este sustituto mortal?
  4. ¿Estamos glorificando a Dios cuando abandonamos la predicación del arrepentimiento y la sustituimos por charlas motivadoras? Juan el Bautista y Jesús y sus apóstoles predicaron el arrepentimiento (ver Mateo 3.2, 4.7 y Hechos 2.38, 26.20). El punto de vista creciente hoy en día no es que el hombre y la mujer están caídos y son responsables por sus pecados por lo cual deben arrepentirse. En vez de eso, son considerados víctimas de errores del pensamiento y poderes malignos, y necesitan ser liberados. Por esta razón los sermones no son más que charlas motivadoras seguidas de largas horas de sesiones de liberación. Pregunto: ¿Están produciendo estos mensajes y estos métodos vidas que glorifiquen a Dios?
  5. ¿Estamos glorificando a Dios cuando escondemos la podredumbre de los lobos que hace presa de las almas vulnerables? En la Biblia, Jesús advirtió sobre los lobos que se vestían con piel de oveja (Mateo 7.15). Recientemente recibí un mensaje de una mujer en Lusaka cuyo pastor la llevó a unos arbustos y se le pidió que se quitara la ropa para poder curarla de “el mal” por el cual su esposo le estaba siendo infiel. Únicamente los médicos brujos solían hacer esto pero se ha vuelto práctica frecuente para algunos pastores/profetas “evangélicos”. La tragedia está en nuestro silencio sepulcral con respecto a esta podredumbre. ¿Es este silencio una manera de glorificar a Dios?
  6. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos la verdad al mínimo con tal de mantener la unidad Cristiana? Lo que leo en mi Biblia es que es urgente enseñar y conocer las verdades del evangelio para que los hombres puedan ser salvos. A partir de ahí, los rayos luminosos del Evangelio alumbran a través de las Escrituras, demandando una vida santa por parte del pueblo de Dios. Hoy en día, queremos tomarnos de las manos en la oscuridad. Queremos tener compañerismo con cualquier que se diga Cristiano sin preguntarle qué es lo que cree. Agua bendita y aceite, trapos de oración judía, etc. se venden y se compran entre los evangélicos. Y a cualquiera que quiera reclamar se le hace callar. ¿Está esta nueva posición glorificando a Dios?
  7. ¿Estamos glorificando a Dios cuando reducimos la adoración a una danza sin sentido y música sensual? Miren los salmos de la Biblia y las canciones de adoración que hemos heredado de una generación anterior para ver cuán rica era la expresión de la fe en el pueblo de Dios. Cada frase está impregnada de verdades de las Escrituras. Hoy en África, los profesionales inteligentes dejan sus cerebros en la entrada de la iglesia para cantar una repetida frase una y otra vez. Lo que importa es la música, la música sensual, mientras el líder de adoración grita, “gloria a Dios”. ¿Estamos seguros de que esto glorifica a Dios?
  8. ¿Estamos glorificando a Dios cuando el ordenar, declarar y decretan han reemplazado a las humildes peticiones de oración? Yo leo las oraciones de la gente piadosa en la Biblia y están llenas de peticiones humildes al soberano Dios del universo. Escucho las oraciones de los hombres y mujeres de Dios en la actualidad y están llenas de declaraciones, decretos y órdenes en “el nombre de Jesús”. ¿No es la mayor arrogancia que una persona pretenda reclamar que Dios haga lo que se le pide? ¿Pueden este tipo de oraciones glorificar a Dios?
  9. ¿Estamos glorificando a Dios cuando los registros de membresía de nuestras iglesias están llenos de cabras a la vez que desechamos la disciplina? Mi Biblia enseña que los líderes de la iglesia deben ser muy cuidadosos al permitir la entrada en la membresía y su permanencia en ella. Esto debe ser solamente para aquellos que se han arrepentido de sus pecados y han confiado en Cristo, y que así lo demuestran en su forma de vida. Si no lo hacen, deben ser ex-comulgados (I Corintios 5.9-13). Tristemente, nuestras iglesias están llenas de miembros y líderes que son borrachos, pleiteadores, que viven vidas sexuales inmorales, roban y nadie está tratando con este asunto. ¿Glorifica esto a Dios?
  10. ¿Estamos glorificando a Dios cuando tenemos mujeres predicadoras mientras que los hombres se sientan en las bancas y las escuchan? La Biblia enseña el liderazgo masculino tanto en el hogar como en la iglesia… desde el Edén. La Biblia enseña que el trabajo de la predicación debe ser realizado únicamente por varones maduros y probados (I Timoteo 2.11-14). Tristemente, el número de mujeres pastoras en África (mientras sus esposos se auto-denominan obispos, profetas o apóstoles) ha llegado a niveles de epidemia. ¿Estamos seguros de que glorificamos a Dios con esta ofensa en su propia cara?

Yo lo dudo. Aun así, estas 10 prácticas se han vuelto características dominantes en el cristianismo Africano. Yo honestamente desearía que fuera la descripción de alguna secta extremista que puede ser fácilmente diferenciada de los evangélicos, como los Testigos de Jehová, pero tristemente esto se ha vuelto la forma más común de cristianismo en África. Esto es lo que nos representa en la televisión y en la radio. Es lo que aparece en las carteleras y en los posters en las calles. Es lo que llena los registros en nuestras asociaciones evangélicas y en las fraternidades de pastores.

Yo desearía que todo este ruido que estoy escuchando y que el polvo que se está levantando a través de toda África fuera para la gloria de Dios. Pero no es así. Esto está centrado en el hombre y no en Dios. Queremos números y estamos dispuestos a obtenerlos sin importar el costo. Difícilmente alguien se hace la pregunta: ¿No es esto que tengo en las manos una mentira? (Isaías 44.20). Me parece a mí que estamos glorificando un Dios falso – y no el Dios de la Biblia. Hemos establecido nuestro propio ídolo del siglo 21 y nos hemos postrado ante él. Esto no es Cristianismo. Este no es el camino al Cielo. ¡No lo es!

Por lo tanto, termino el año 2014 con una gran carga en el corazón al respecto de todo esto.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: