La enseñanza carismática está produciendo el Caos

Pr. Conrad Mbewe (Puede leer el artículo original AQUI)

Traducido con permiso por Alexander León J

[Nota del traductor: Este es otro artículo que aunque fue escrito para africanos tiene mucho qué enseñarnos con respecto a la situación en América Latina]

El gobierno de Zambia está preocupado por los muchos casos de pastores que engañan a jovencitas, embarazan a mujeres miembros de sus iglesias, cometen fraudes con los fondos de la iglesia, causan la muerte de sus feligreses al aconsejarles que no tomen el tratamiento médico, etc. A su nivel, ellos están buscando tratar con este asunto porque se está saliendo de sus manos. Esperemos a ver qué sabiduría dará Dios al gobierno. Otros países como Botswana, han comenzado ya a actuar contra tales pastores (ver Noticia).

CharismaticChaosThumb

Sin embargo, como iglesia, hay un elefante en la habitación al cual parece que no podemos ver – Me refiero a que tal azote es casi exclusivo entre nuestros amigos carismáticos. Nótese que digo: “casi exclusivo”. Entonces, ¡no me disparen aún! Estoy de acuerdo en que alguna vez por ahí se escucha de algún pastor en otros círculos cristianos culpable de estas malas conductas. Sin embargo, por cada uno de ellos hay noventa y nueve pastores carismáticos causando desastres. ¿Soy el único que puede ver esta discrepancia en los números a ambos lados de la cerca?

En otros círculos de iglesias parece haber métodos de auto regulación que ayudan a expulsar rápidamente de entre el rebaño a estos lobos que vienen con piel de oveja. Se toman medidas disciplinarias y los individuos son expulsados sin dilación. Del otro lado de la cerca, en el amplio mundo carismático, los sistemas de auto-regulación parecen ser casi inexistentes. En parte, es porque el pastor y su esposa son normalmente los dueños del nombre de la iglesia y de las propiedades de la iglesia. Por esta razón, tienen la audacia de decir a aquellos que los señalan y denuncian por sus malas actuaciones que ellos son los que tienen que irse de la iglesia. O bien, si acaso son expulsados, simplemente cruzan la calle y comienzan otro Ministerio Internacional “de Esto y Aquello”. ¡Y el asunto sigue y sigue! ¿No es esta ridícula situación ocurriendo en frente de nuestras narices?

Me han dicho en muchas ocasiones que cuando yo meto a los chicos malos junto con los chicos buenos bajo la misma sombrilla de “los carismáticos”, estoy haciendo una injusticia para con los chicos buenos. Debería usar tal vez el término “predicadores del evangelio de prosperidad” o “predicadores de sanidades y riquezas” para referirme a los que son chicos malos.

Dos preocupaciones vitales

Hay dos asuntos que me preocupan aquí. Primero, ¿por qué razón es que casi todos estos herejes se nutren primero en círculos carismáticos hasta el momento en que se lanzan a la plataforma de los completos herejes? ¿No sugiere esto que hay algo intrínseco en la leche carismática, que una vez que la toman por una cierta cantidad de años, les lleva a abrazar puntos de vista heréticos? Solo lanzo la pregunta.

Por ejemplo, el punto de vista de que Dios aún nos habla aparte de la Biblia. Tome de esa leche por un cierto número de años y pronto estará atribuyendo a Dios esas voces internas que vienen a su naturaleza caída. Luego, está el asunto de “el hombre de Dios”, que está por encima de todos los demás en la iglesia. Repito, tome de esta leche por algún tiempo y antes de que se dé cuenta, usted deseará ser un “obispo”, “apóstol” o quién sabe qué otro título eclesiástico que se llegue concebir en esta fábrica de locuras. También evitarás rendir cuentas a otros ¡Usted eres el jefe!

Y ¿qué diremos con respecto al énfasis en los milagros, señales y maravillas? ¿Acaso no tiene sentido que si usted se alimenta de una dieta que le habla de prosperidad y salud llegue a querer demandar esto de los médicos brujos?

Ya la sangre de Cristo no fue derramada para aplacar la ira de Dios sino que se trata de rociar carros (para tener un viaje seguro), camas de hospital (para sanar), y billeteras (para tener más dinero). Esta es una consecuencia tan obvia que me asombro de que no podamos verla. La enseñanza carismática ha dado a luz todos estos heterodoxos e independientes hijos espirituales.

Esto no quiere decir que todos los que abrazan puntos de vista carismáticos llegarán al filo de ese precipicio. Yo tengo muchos amigos carismáticos a los cuales respeto y que procuran mantenerse lejos de ese precipicio. Muchos de ellos, por ejemplo, están muy preocupados por lo que ocurre en Nigeria y que está afectando a todo el continente. Sin embargo, sigo haciendo la pregunta: ¿Pueden ellos ver que su posición doctrinal tiene las semillas que llevan al desastre que estamos viendo? Esta pregunta debe contestarse con honestidad.

Segundo, estoy muy preocupado por el fallo de reconocidos líderes del Movimiento Carismático en el continente africano de tratar con este asunto que para mí es tan serio. A puertas cerradas, y con un volumen de voz que es solo superior a un susurro, ellos me aseguran que están preocupados y que están tratando el asunto. Pero nunca escucho sus voces unirse al coro creciente de protestas contra el caos que están causando los predicadores de la prosperidad.

Una similitud escalofriante.

Existe una escalofriante similitud entre este fenómeno y lo que está pasando en el Islam. Parece que a muchos les da miedo afirmar que el Islam es la causa de la violencia en el mundo. Ellos prefieren llamarles terroristas. Sin embargo, ¿por qué será que Al-Qaeda, el Talibán, Boko, Haram, Al Shabaab, etc. Están formados por personas de creencia islámica? ¿Será que hay algo en la enseñanza islámica que le hace pensar a estas personas que Allah los va a recompensar si imponen sus creencias religiosas por la fuerza de violencia a otras personas?

al-Shabaab_2376856b

Debemos notar también que tras puertas cerradas, los líderes islámicos están dispuestos a decirnos que ellos se oponen también a esos grupos de militantes terroristas. Ellos nos aseguran que el Islam es una religión pacífica. Pero no han terminado de decirnos tal cosa antes de que se escuche otro reporte de civiles que han sido bombardeados en algún lado y no escuchamos algún grito de condenación de sus labios. CNN, BBC, Aljazeera no emiten reportes citando alguna de esas denuncias por parte de tales líderes en contra de los responsables de la violencia.  Más bien, procuran guardar silencio.

Esta actitud tanto de los líderes carismáticos como de los islámicos – mientras el mundo arde en llamas – me hace recordar lo que mi difunto padre solía decir cuando uno se levantaba con alguna herida en los dedos de los pies o de las manos. Él solía decir, “fueron las ratas”. Cuando uno preguntaba cómo era posible que esto sucediera sin que sintiéramos dolor mientras nos mordían, él decía: “Las ratas te soplan la herida cada vez que te muerden para que no sientas el dolor y de esa manera, pueden comerte el dedo entero”.

Aunque la historia de las ratas que soplan no sea cierta, los líderes carismáticos y los musulmanes están cumpliendo esta historia en el mundo de los humanos. Sus palabras que nos aseguran que están tratando con el problema son como el soplido que calma nuestros nervios, mientras que los rebeldes de entre sus mismas filas están causando el terrible daño. Es hora que estos líderes admitan que sus enseñanzas tienen un error fundamental que nutre a estos peligrosos fanáticos religiosos.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: