Devocional 30-10-2012 – Escuchar la voz de Dios

Mateo 11:15 El que tiene oídos para oír, oiga.

Esta frase no fue usada por ningún profeta o apóstol en la Biblia. Esta sentencia aparece 13 veces en la Biblia, específicamente en el Nuevo Testamento y en todas las ocasiones que está registrada, procede de los labios del Señor Jesucristo.

El Señor utilizó esta frase en su ministerio terrenal, según lo comprobamos en los Evangelios y luego, muchos años después, cuando Él aparece glorioso al apóstol Juan para darle la revelación que llamamos Apocalipsis también la volvió a utilizar, en cada amonestación que dirigió a las 7 iglesias de Asia que representan la Iglesia en todas partes.

“El que tenga oídos” – Creo que esto es digno de reflexión, porque la frase indica esto: Si usted tiene capacidad de oir, escuche atentamente lo que voy a decir. De igual manera, Cristo nos está advirtiendo que hay muchos que son sordos, que hay muchos sin la capacidad de oír.

La realidad de la condición espiritual del ser humano es expuesta de muy forma clara en la Biblia, y no es una condición ideal. La Biblia habla del mundo entero en términos de incapacidad, sordera, ceguera y aún muerte.

Hablando espiritualmente, la gente es sorda por naturaleza, no tiene la capacidad de escuchar la voz de Dios. Esta incapacidad se refiere a un entendimiento correcto de quién es Dios y cómo es que Él se revela a Sí mismo en Su Palabra.

Al principio, el ser humano fue creado para tener comunión con Dios y vivía en Su presencia, pero cuando el hombre pecó, vemos que su reacción al oír la voz de Dios fue la de esconderse y tener miedo, esta es la consecuencia del pecado. Podríamos decir que el hombre perdió su capacidad de escuchar la voz de Dios o también que si le parece escuchar la voz de Dios, procurará esconderse de Él.

En resumen, la gente, por causa de esta incapacidad de escuchar a Dios, tiene cada uno su propio concepto de Él o bien, tapa sus oídos y no quiere saber de Él.

Pero hay quienes no son sordos y a estos Cristo les manda a escuchar. ¿Cuál es tu condición?

Ahora bien, Nosotros podemos escuchar predicaciones, leer la Biblia y aprender muchas cosas con respecto a Dios, pero esto no necesariamente indica que tengamos oídos espirituales capaces de percibir la voz misma de Dios en aquellas lecturas,
predicaciones y enseñanzas de las Escrituras.

Para poder escuchar la voz de Dios apropiadamente, es decir, tener una comprensión no solo intelectual, sino espiritual de Su Palabra, tenemos que haber sido despertados del sueño de muerte en el que todo ser humano está por naturaleza.

¿Han sido abiertos tus oídos? ¿Crees de corazón lo que está en la Biblia y tienes disposición de obedecer?

Lo único sensato para los que tienen oídos es: Atender la voz de Dios. El llamado de Cristo no es para oír sin atender, por el contrario, tenemos claras advertencias para los oidores olvidadizos (Santiago 1.25).

El conocimiento de la Biblia puede ser vano para muchos y más podría decirse, puede tener terribles consecuencias, porque merecen una mayor condenación aquellos que escuchando la Verdad pero no atienden a las palabras de Dios. Entre más conocimiento tengamos, más responsables debemos ser.(Lucas 12.48)

De manera que, debemos rogar constantemente a Dios para que nos de oídos abiertos y atentos, y la gracia necesaria para ser hacedores de Su Santa Palabra. Amén
alj

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: