Devocional 25/10/2012 – La llenura del Espíritu

Hechos 4:31

“Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios”

Aquella primera Iglesia de Jerusalén era una iglesia de oración. Era una iglesia que enfrentaba muchas dificultades y persecusión, pero era una iglesia de oración.

¿Qué pedían estos hermanos en sus oraciones? Veamos la respuesta en el versículo 29 de este capítulo:

“concede a tus siervos que con denuedo hablen tu palabra…”

¿Se parece esto a nuestras oraciones? ¿No están nuestras oraciones llenas de peticiones relacionadas con el bienestar y la comodidad en este mundo?

La diferencia en la calidad de las oraciones la hace la llenura del Espíritu Santo y es un mandamiento del Señor buscar la llenura del Espíritu Santo (Efesios 5.18). Sin la llenura del Espíritu toda nuestra labor será infructuosa, desde nuestras rutinas de devoción hasta nuestros esfuerzos por servir a Dios.

La labor que se encomendó a la iglesia, es decir, a todos los creyentes es una labor que no podemos cumplir en nuestras fuerzas ni confiando en nuestras capacidades.

Si no actuamos en dependencia de Cristo y de Su Santo Espíritu, nuestros proyectos fracasarán y aún aquellos que parecieran ser exitosos, no pasarán el exámen si cuidadosamente los analizamos desde una perspectiva bíblica.

Jamás podremos lograr cumplir con lo que se espera de nosotros, si prescindimos de la llenura del Espíritu Santo. Nuestra labor como cónyuges, padres, jefes de hogar, compañeros y vecinos y sobre todo nuestra labor como portadores del Evangelio, puede ser realizada únicamente si estamos buscando la llenura del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo fue prometido y habita en todo creyente (Efesios 1.13), a la vez el Señor nos dice que debemos pedirlo! (Lucas 11.13) y finalmente el apóstol Pablo nos manda a buscar ser llenos de Él (Efesos 5.18).

¿Cómo se busca esta llenura, cómo se obtiene?

Dios mismo ha determinado los medios para que obtengamos esta necesaria bendición y a esto es lo que llamamos los “medios de gracia”, de los cuales los principales son: La oración y la Palabra de Dios y esto se realiza tanto de manera pública con el pueblo de Dios como de forma secreta en la devoción personal diaria.

¿Ves poco avance en tu caminar cristiano? ¿Enfrentas luchas y eres vencido con frecuencia? ¿Es tu testimonio ineficaz? ¿Está tu servicio a Dios carente de gozo y de entusiasmo? Esto es porque careces de la llenura del Espíritu de Dios.

En el pasaje bíblico inicial podemos notar lo que la llenura del Espíritu Santo provocó en aquellos hermanos: predicaron con denuedo la Palabra de Dios. No creamos las falsas pretensiones de los que asocian la llenura del Espíritu con manifestaciones extrañas y experiencias místicas. La llenura del Espíritu no tiene nada que ver con eso. De lo que se trata es de tener denuedo al testificar de Jesucristo.

La palabra “denuedo” significa varias cosas: libertad, valentía, intrepidez. Esto indica que no solamente hablaremos la palabra de Dios, sino que podremos hacerlo con convicción, con pasión, y entonces nuestras palabras llevarán bendición a los que nos escuchan.

Clamemos con fervor a Dios para que seamos llenos del Espíritu Santo y usemos los medios que Él ha provisto para lograrlo para que lleguemos a dar frutos visibles y notorios del amor que profesamos a nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Amén
alj

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: