¿PIENSA USTED CAMBIAR DE IGLESIA?

 

Consejos para las personas que están considerando renunciar a la membresía de una Iglesia Local.

 

Primero que todo, es necesario aclarar que existen tanto razones válidas como inválidas para querer salir de una iglesia. Es decir, razones que son justificables según los principios bíblicos y otras que no son justificables.

 

La forma en que la gente hoy en día pasa de una iglesia a otra es en su mayoría desordenada y casi siempre esto es causado porque la forma en que se unieron a la iglesia también careció del orden debido. Las personas se unen a las iglesias sin entender todo lo que esto implica y sin que se les instruya en cuanto a las maneras correctas de salir eventualmente de la iglesia si fuera necesario.

 

Aunque la iglesia del Señor es una, (en sentido universal), las iglesias locales corresponden a la expresión visible de la Iglesia del Señor. Una iglesia es una asamblea (ἐκκλησία) de individuos que confiesan haber sido llamados por el Señor y que se han apartado del pecado y del mundo para vivir según las enseñanzas y mandamientos de Jesucristo y con tal propósito se unen en una alianza o pacto para cumplir juntos este propósito de seguir a Cristo y proclamar Su evangelio.

 

Las ilustraciones bíblicas de la iglesia nos hacen verla funcionando como un cuerpo y por lo tanto esto implica la pertenencia del creyente a una iglesia local. Si consideramos a la iglesia local como una representación del cuerpo de Cristo, no tiene sentido que el cristiano viva aislado y sin comprometerse con una iglesia local.

 

Cuando la Biblia nos dice en Hebreos 13:17 que los pastores darán cuenta a Dios por las almas de los cristianos surge una implicación bastante obvia: Un pastor no puede dar cuenta a Dios por todas las almas de todos las personas que hayan venido alguna vez a su congregación, sino por las almas de aquellos que voluntariamente se han sometido al pastoreo, esto es, los miembros de la iglesia.

 

Según la Biblia la iglesia es también comparada con una familia, con un edificio y con un rebaño, todo lo cual nos ayuda a entender que no es simplemente una reunión de personas, sino que hay un orden, reglas, y un propósito especial por el cual la iglesia debe mantenerse unida.

 

Las razones inválidas para trasladarse de una iglesia a otra son:

–          Conflictos personales no resueltos en la iglesia anterior

Es pecado abandonar una iglesia por causa de conflictos personales no resueltos. Los creyentes deben aprender a soportarse en amor y a perdonarse mutuamente. (Efesios 4:32)

–          Renuencia a someterse a un procedimiento disciplinario

Aunque es poco común que las iglesias de nuestro tiempo practiquen la disciplina preventiva y correctiva. Podría darse el caso de personas que al ser amonestados por alguna conducta impropia prefieran buscar otra iglesia en la cual no tengan que rendir cuentas a nadie. Esto es pecado de orgullo.

–          Divisiones causadas por partidismos

Las luchas de poder han provocado a veces disensiones en las iglesias. Esto es claramente condenado por el apóstol Pablo en su primera epístola a los Corintios.

Las razones válidas para considerar trasladarse a otra iglesia

–          Un cambio de domicilio

Cuando la persona se ha mudado de casa a una distancia demasiado lejana o que le dificulta en gran manera seguir congregándose con sus hermanos cumplidamente, es válido considerar unirse a otra iglesia, siempre y cuando sea de sana doctrina. Si no hay una iglesia sana en la nueva localidad, el creyente debería esforzarse por seguir en la primera iglesia. Si el cambio es a otro estado o país, el creyente debería ser muy cuidadoso de no poner en riesgo su vida espiritual y la de su familia, llevándolos a un lugar donde no podrán recibir cuidado espiritual.

–          Deficiencias en cuanto a la práctica de fe.

Cuando una iglesia ha caído en frialdad o mundanalidad, aún hay esperanzas mientras los líderes sigan fieles al Señor. Un creyente sano debe apoyar a la iglesia aún en estas circunstancias. Pero si no si la contradicción entre la fe y la práctica es generalizada, incluyendo a los líderes, el cristiano fiel está en su derecho de buscar otra iglesia.

–          Diferencias en las convicciones doctrinales

Hay ciertas diferencias menores que sería mejor soportar para conservar la unidad de la iglesia, sobre todo si se trata de cuestiones de forma y no de doctrinas esenciales. Pero si las diferencias se presentan en las doctrinas fundamentales como la naturaleza de Dios, el pecado, la salvación, la santificación, el retorno de Cristo, o el destino eterno, entonces, se vuelve no solo válido sino que es una obligación del cristiano, separarse de tal iglesia.

Este último punto es necesario ampliar un poco. Cuando un cristiano se percata de que la iglesia a la cual pertenece ignora o se ha apartado de las enseñanzas bíblicas, debe consultar con su pastor o pastores al respecto de las diferencias con sus convicciones doctrinales. Dios podría utilizar a esta persona para exponer la Verdad y esto podría servir para hacer reaccionar a líderes y eventualmente estos podrían aceptar la urgencia de cambios e implementarlos. En estos casos, el sincero interés por abrazar la verdad y alejarse del error, llevará a esa iglesia a pedir ayuda de otra Iglesia sana que sea más madura para comenzar un proceso necesario de reforma.

Si esta no es la actitud del liderazgo de la iglesia, el creyente debe ser fiel a Cristo  antes que a los hombres no debería gastar más tiempo y energías en esa iglesia, sino presentar su renuncia para poder salir y adherirse a una iglesia fiel a la Biblia.

Una razón adicional que podría aceptarse es que la oveja sea consciente de una falla grave en el pastoreo de la iglesia local. Aunque esta última razón puede considerarse subjetiva, no podemos negar que sí hay ovejas en muchas iglesias que están siendo desatendidas, y que están en gran necesidad de ser apacentadas conforme la Biblia lo ordena, tales creyentes llegan a ser conscientes de su estancamiento espiritual y muchas veces de su retroceso espiritual y después de intentos de solicitar ayuda perciben que no hay intención o esfuerzo alguno de sus pastores para trabajar en la restauración espiritual o consejería necesarias. En estos casos también hace falta exponer las razones con la mayor honestidad y decencia para que no se perciba el cambio de iglesia como un acto de carnalidad.

No podemos negar que la salida de una iglesia es un proceso que puede ser doloroso e incómodo y el subsiguiente proceso de búsqueda de iglesia tampoco suele ser nada sencillo.

Las consideraciones en cuanto a la escogencia de una iglesia es un tema que fue muy sabiamente tratado por el pastor John MacArthur, por esta razón se incluye a continuación.

Tomado de un artículo escrito por Mike Fitzhugh que apareció en la revista Masterpiece en la edición de Julio/Agosto 1990.….

¿Qué debo buscar cuando esté escogiendo una iglesia nueva?

Todos hemos escuchado que la decisión y compra de una casa es una de las decisiones más significantes que una persona puede hacer. En este mundo temporal eso puede ser verdad. Sin embargo, escoger en dónde usted y sus hijos aprenderán las cosas de Dios y servirán al Señor Jesucristo tiene consecuencias eternas.

Cada semana en Gracia a Vosotros recibimos cartas de oyentes pidiéndonos recomendaciones de una buena iglesia en su área. Estas peticiones indican tres tipos de personas queriendo hacer la decisión sabia en seleccionar una iglesia: aquellas que se han mudado o se mudarán; nuevos creyentes queriendo buscar una buena iglesia, y aquellas quienes sus iglesias actuales se han apartado de los principios bíblicos. Tales circunstancias nos obligan a considerar lo que es verdaderamente importante en una iglesia.

¿Es ésta iglesia correcta para mí?

¿Cuál es el criterio bíblico que debemos tener al considerar una nueva iglesia? Hay que comparar la búsqueda de una nueva iglesia con la de una nueva casa. Cuando uno está buscando un nuevo hogar, las personas normalmente se preguntan, ¿Cuánto cuesta? ¿Es suficiente grande para cumplir las necesidades de nuestra familia? ¿Está construida bien? ¿En qué clase de vecindario se encuentra? ¿Tiene un ambiente cálido y cómodo? ¿Es propia para la hospitalidad? Similarmente, antes de escoger una iglesia necesitarás considerar su fundamento, estructura, función y ambiente.

Antes de considerar estos componentes importantes, debes entender claramente que ninguna iglesia es perfecta. Algunas iglesias locales pueden tener condiciones excelentes, mientras otras tienen muchas cosas por arreglar! Debes buscar la voluntad de Dios y ser dirigido por el Espíritu Santo en la selección de una iglesia. También necesitarás evaluar cómo tú y tu familia pueden contribuir a ese ministerio para que no sea solamente otra iglesia, sino que también una iglesia que es parte de tu familia.

Investigando sus cimientos, su fundamento.

Jesús dijo que el hombre sabio construye su casa sobre la roca y el hombre necio construye su casa sobre la arena (Mat. 7: 24-27). Cuando vienen las tormentas, la estabilidad de los cimientos determina ambos: la dirección y la durabilidad de la estructura. Si estás buscando un hogar en el cual vivir o una iglesia en donde adorar, su cimiento es crucial.

Hay cuatro componentes importantes que componen los cimientos de una iglesia local estable:

Una perspectiva apropiada de la Escritura. Al investigar una iglesia potencial, toma atención particular en cómo consideran la Biblia. ¿Creen en la inspiración e inerrancia de las Escrituras? ¿Creen que la Biblia es la única ley para la fe y la práctica (2 Tim. 3:16; 2 Ped. 1:20-21)?

Un énfasis en la enseñanza y predicación de la Biblia. Observa la clase de predicación que tienen. ¿Es primordialmente expositiva, temática o evangelistica por naturaleza? ¿Es el alimento primordial el mensaje repetitivo de la salvación cada semana o son los creyentes nutridos en la Palabra (Hechos 20:27; 1 Tim. 4:13-16; 2 Tim. 4:1-5)? Debe haber un compromiso fuerte a la buena calidad de enseñanza bíblica.

Solidez doctrinal.

Así como investigaría la solidez de los cimientos de una casa, así se debe investigar la postura doctrinal de las iglesias que se visitan. ¿Qué creen sobre temas cruciales de la fe cristiana como el nacimiento virginal y la deidad de Jesucristo; la depravación del hombre; la obra de Cristo en la cruz; Su muerte, sepultura, y resurrección corporal; la salvación por gracia por medio de la fe solamente; la segunda venida de Cristo; y las ordenanzas del bautismo y la comunión?

La práctica doctrinal.

Observe si la iglesia practica las doctrinas que clama creer y enseñar. Así como Santiago le dice a la iglesia en general, “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1:22; c. Lucas 6:46; Juan 13:17).

Examine la estructura

Una vez que esté satisfecho con los aspectos fundamentales de la iglesia, necesita ver sus componentes estructurales. Recientemente caminé a través de una casa nueva en construcción. Noté columnas que no estaban reforzadas, uniones de materiales que no juntaban bien y vigas que estaban torcidas y desiguales. Esos eran defectos estructurales obvios en esa casa, publicada como siendo construida por “¡lo último, mejores y verdaderos constructores!”

El material y los componentes de las estructuras de la iglesia local proveen no solamente su fuerza, pero también dictan el carácter y dirección de su ministerio. Esos componentes incluyen:

Gobierno de la iglesia: Busque si los líderes de la iglesia funcionan de acuerdo con los principios del Nuevo Testamento (1 Ti. 3:1-13; 5:17-20; Tito 1:4-9; He. 13:7, 17).

¿Ven a Cristo como cabeza de la iglesia y Su deseo de gobernarla a través de la pluralidad de hombres piadosos (Ef. 1:22; 4:15; 5:23; Co. 1:18; 1 Co. 11:3)?

Evidencia de orden.

El ministerio de la iglesia, incluyendo sus servicios, enseñanza y administración, deben tener un sentido obvio de orden. Algunos servicios de la iglesia muestran falta de planificación, como muchos hogares con planes mal estudiados. Algunas iglesias manejan los recursos y obra del Señor en una forma al azar que trae vergüenza al nombre de Cristo. Como Pablo dijo de la iglesia, “Pero hágase todo decentemente y con orden” (1 Co. 14:40).

Metas y objetivos funcionales. Al investigar una nueva iglesia, busque si el liderazgo tiene metas. ¿Tienen planes de futuros proyectos con dirección? ¿Tienen en mente métodos particulares para alcanzar esas metas? Como Pablo, nosotros como iglesia necesitamos correr “no como a la ventura” (1 Co. 9:26).

El tamaño.

 

Cuando uno compra una casa, algunas personas prefieren la calidez de un hogar pequeño en un lugar callado en el campo. Otros prefieren vivir en una estructura más grande en un área urbana. Lo mismo sucede cuando uno considera el tamaño de una iglesia. Algunos cristianos aman estar involucrados en un ministerio grande urbano con cientos y aun miles de personas. Otros se sienten perdidos en la inmensidad de tal ministerio y prefieren una congregación más pequeña. De nuevo, encontrar tú lugar en el Cuerpo de Cristo, requiere la dirección del Espíritu Santo en tu vida.

Vea cómo funciona

Cuando esté satisfecho con los cimientos y la estructura, el comprador sabio de una casa también buscará, que sea funcional. ¿Cumple el propósito por el cual fue diseñada? ¿Cumple las necesidades de la familia?

Conforme vaya observando la forma en que funciona la iglesia, busque un énfasis en la alabanza a Dios. Vea si el liderazgo enfatiza la importancia de honrar y glorificar a Dios en todas las cosas (1 Co. 10:31; Co. 3:17). También observe la participación de cada miembro. ¿Ejercen sus dones espirituales en el Cuerpo de Cristo (Ro. 12:3-8; Ef. 4:11-13; 1 Pe. 4:10-11) o parece que esperan que el pastor haga todo?

¿Enfatiza la iglesia el evangelismo como una de sus funciones primarias? ¿Son las misiones en casa y en otros países una parte importante de su ministerio (Ma. 28:19-20; Mar. 16:15; Hechos 1:8)? ¿Qué del discipulado? ¿Ves que los miembros de la iglesia y los líderes buscan hacer discípulos y reproducirse ellos mismos en las vidas de otros (2 Ti. 2:2; Tito 2:3-7; Ma. 28:19-20)?

Una iglesia local estable es marcada por el amor. ¿Parece que los miembros genuinamente se aman el uno al otro? ¿Ministran a las necesidades de los demás? Conforme se vaya familiarizando con la iglesia, ¿siente que los miembros se aman así como Cristo mandó (Juan 13:34-35)? Note si las amistades se forman fácilmente (c. He. 10:24-25; Fil. 2:1-4; Ef. 4:1-3).

El liderazgo de la iglesia que escoja debe estar comprometido a enseñar y apoyar el diseño de Dios para la familia (Ef. 5:22-6:4; Co. 3:18-21; Tito 2:1-8; 1 Pe. 3:1-7). ¿El programa de la iglesia contribuye o quita tiempo de la fuerza de la familia?

Revisando su ambiente

Si alguna vez ha estado buscando casa, conoces lo que es caminar dentro de ella y sentir el ambiente del lugar. Puede sentirse fría y sombría o cálida y acogedora. Puede tener un sentir de casa o puede ser impersonal – casi como un museo.

Sin duda has tenido esa misma experiencia al asistir a varias iglesias. Ciertos factores observables contribuyen al ambiente completo de la iglesia local. Estos componentes ambientales son usualmente manifestados en actitudes.

Un concepto alto de Dios. Proverbios 9:10 dice: “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” Debe ser obvio que las personas, desde el liderazgo hacia los laicos, se enfocan en la gloria y la majestad de Dios. ¿Toman seriamente a Dios y le exaltan en todo lo que hacen? Su concepto de Dios afectará cada aspecto de sus vidas y ministerio. Pregúntese si Dios es el enfoque de su adoración o si están preocupados con los demás o con ellos mismos.

La presencia de la fe sincera.

¿Es obvio que la iglesia vive y opera por fe? ¿Las personas están dispuestas a confiar en Dios (He. 11:1, 6; Ef. 3:20; 2 Co. 5:7; 1 Te. 5:24)?

Espíritu de sacrificio. ¿Puedes ver que los miembros de la iglesia están dispuestos a sacrificarse ellos mismos y sus posesiones para el progreso del reino de Dios (Ro. 12:1; 2 Co. 8:3; Ma. 6:33)? ¿Sientes que sacrificarán sus propias vidas por otros (Fil. 2:3-4; Juan 15:13; Ef. 5:1-2)?

Actitudes apropiadas hacia el pastor y otros líderes. Conforme vayas platicando con las personas, sea sensible a cómo ellos consideran a sus líderes. ¿Aprecian y estiman al pastor y a los otros líderes con “mucha estima y amor por causa de su obra” (1 Tes. 5:13)? ¿Están apoyándoles completa, espiritual, emocional y materialmente (1 Ti. 5:17-18; He. 13:7,17)?

Espíritu de unidad.

Esto es muchas veces la actitud más obvia que luce en una congregación local. Un extraño puede usualmente sentir rápidamente si una iglesia es unida en su ministerio. Eso tiene un gran efecto en su testimonio a la comunidad y refleja bien el nombre de nuestro Señor (Juan 13:34-35; 1 Co. 1:10-17; 3:1-9; Ef. 4:1-6; Fil. 2:1-5; 4:1-5).

¿Soy una persona adecuada para esta iglesia?

Hemos visto los componentes de los cimientos, estructura, funciones, y ambiente de una iglesia local. Ahora examínese y pregúntese, ¿Hay oportunidades que puedo tomar para poder servir y ejercer mis dones espirituales? ¿Tiene este cuerpo local una necesidad que por la capacidad de Dios yo pueda cumplir? ¿Estoy dispuesto a aceptar lo que la iglesia puede hacer por mí, pero también lo que yo puede hacer para el Señor conforme le sirva a Él en esta iglesia? ¿Estoy dispuesto a dar de mi tiempo, dinero, energía y oraciones para contribuir al éxito de esta iglesia (Marcos 12:30; Ro. 12:1)?

Una casa no es una casa hasta que todos los miembros de la familia contribuyan a su éxito. Lo mismo es verdad de una iglesia. Solamente cuando cada miembro en la familia de Dios ejerza sus dones dados por Dios es cuando los hijos de Dios se sentirán en casa en Su iglesia.

La decisión que hagas referente a la iglesia donde vas a asistir, afectará grandemente tu vida espiritual y las vidas de tus hijos. De hecho, las decisiones que hagas ahora afectarán a sus descendientes y a las generaciones por venir. Esa es una realidad edificante.

Acuérdese que ninguna iglesia cumplirá perfectamente todos estos criterios. No hay una iglesia perfecta. También, recuerde que cada iglesia tendrá su propia mezcla de características que hemos examinado. La clave es encontrar una iglesia que cumple esas características en un balance apropiado, no exagerando algunos aspectos más que otros. Un ministerio balanceado es un ministerio controlado por el Espíritu. Si encuentra una iglesia que posee muchas cosas pero no todas las características que hemos mencionado, no la abandone inmediatamente. Considere si Dios le quiere usar para ayudar a mejorar el cuerpo local conforme ejerza sus propios y particulares dones espirituales.

Escoger una iglesia es una de las decisiones más importantes que tendrá que hacer – una que tiene que ver con la eternidad. Muchos de nosotros gastamos como mínimo igual de tiempo y esfuerzo haciendo esa decisión así como decidimos cuál será nuestra vivienda terrenal.

Anuncios

2 comentarios to “¿PIENSA USTED CAMBIAR DE IGLESIA?”

  1. muy informativa! Aunque no comparto lo de Iglesia universal, pero en general muy claro.

  2. Muy bueno muchas gracias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: