¿Eres un Estudiante?

Gospel Highway

Autopista Evangelio

Por B.S. Poh

Yo fui estudiante una vez. En un sentido, todos somos estudiantes de por vida. Pero un estudiante formal tiene que estudiar y prepararse para exámenes. La carga de trabajo puede ser pesada. La presión puede ser grande. Al mismo tiempo, estás aprendiendo muchas cosas, y disfrutando de la vida de estudiante.

¿Has hecho una pausa para pensar por qué estás estudiando? ¿Es solamente para pasar los exámenes? ¿Es para prepararte para un futuro más brillante? La pregunta que te hago es, ¿Qué pasará cuando pases todos tus exámenes? Y, ¿Qué pasará si has conseguido un buen trabajo? ¿Qué harás luego? Podrías decir: Me casaré y tendré una familia. Más allá de eso, ¿qué planes tienes? ¿Hacerte rico? ¿Y famoso? ¿Ser influyente? ¿Y últi?

Aunque tus intenciones pueden ser nobles, ¿te has detenido alguna vez a pensar en qué sucederá cuando pasen los años? Sabes que ya no eres el bebé que fuiste una vez, ni eres un niño, y tampoco eres un jovencito. Ahora eres mayor, aunque seas relativamente más joven comparado con otros. Cuando termines tus estudios, estarás en la flor de tu vida. Equipado con tu preparación académica, estarás listo para lanzarte al mundo de los trabajadores. Estarás lleno de energía juvenil para empezar a conseguir tus ambiciones. Estarás en una edad madura para considera el matrimonio.

Espera, ¡no serás joven para siempre! No tendrás la misma energía. No serás tan apuesto o tan atractiva. La cúspide de la vida está entre los 25 y los 35 años. Puedes estirar este rango 5 años para cada lado, y tendrás solo 20 años de juventud, energía y buena apariencia. Antes de los 20 años, todavía estás desarrollándote como persona. Después de los 40 años, comenzarás a envejecer. Las arrugas comenzarán a aparecer en tu rostro. Tu cabello se tornará más delgado. El fuerte entusiasmo de tu juventud comenzará a desaparecer. Las articulaciones comenzarán a darte problemas. Para algunos, los problemas de salud comenzarán a aparecer. Descubrirás que la vida tiene sus placeres, pero también sus penas. Vendrá el tiempo en que se acerca el fin de tu vida. La Biblia dice,

“Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan y volamos.” (Salmos 90:10)

Todo esto es muy deprimente, pero mi propósito al decirte esto es despertarte a la realidad de tu vida. Puedes adoptar la actitud del hedonista, y buscar deleite en el comer, beber, y buscar placeres de toda clase. O puedes adoptar una actitud  fatalista, y decir que pasará lo que tenga que pasar. Pero el deonismo y el fatalismo no te ayudarán a vivir bien, porque los problemas de la vida no van a desaparecer. El hedonismo y el fatalismo no te ayudarán a prepararte para morir bien, porque no tendrás paz y esperanza más allá de la tumba.

La única forma de vida es la que está basada en la fe en el Dios verdadero, el cual se ha revelado a Sí mismo en la Biblia como un Dios en tres personas, El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cada persona es Dios, y sin embargo constituyen un solo Dios, no tres dioses. El Hijo eterno de Dios tomó para sí mismo forma humana completamente, vivió una vida perfecta y murió en la cruz para llevar los pecados de Su pueblo. Se levantó de la muerte y fue visto por muchas personas, antes de ascender al Cielo. Él volverá un día a juzgar a los vivos y a los muertos. Este no es otro que Jesucristo, quien llama a todos a dejar la vida de pecado y confiar en Él para obtener la vida eterna.

Nosotros vivimos en un mundo que le pertenece a Dios. La vida adquiere sentido cuando estamos en paz con nuestro Creador, el cual puede ser conocido únicamente por fe en Su Hijo, Jesucristo. Sea lo que sea que venga, sabemos que Dios estará cerca de Sus hijos. Podemos vivir, trabajar, jugar, y tener una familia como las demás personas, pero con el conocimiento de que este es un mundo temporal. Cuando venga el momento de dejar este mundo, sabemos que Dios nos llevará a estar con Él en el Cielo. No tenemos miedo del día del Jucio, sabiendo que Jesús ha cancelado la deuda de nuestros pecados, y nos ha dado vida eterna. Miraremos hacia la vida futura con todos los salvados, en la presencia de Dios, en una nueva tierra, en la cual habrá justicia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: