Conferencia CLIR – Consejería para los atrapados en pecados sexuales

Posted in Pastoral with tags , , , , on julio 26, 2014 by elcaminoangosto

La enseñanza carismática está produciendo el Caos

Posted in Reflexiones with tags , on julio 4, 2014 by elcaminoangosto

Pr. Conrad Mbewe (Puede leer el artículo original AQUI)

Traducido con permiso por Alexander León J

[Nota del traductor: Este es otro artículo que aunque fue escrito para africanos tiene mucho qué enseñarnos con respecto a la situación en América Latina]

El gobierno de Zambia está preocupado por los muchos casos de pastores que engañan a jovencitas, embarazan a mujeres miembros de sus iglesias, cometen fraudes con los fondos de la iglesia, causan la muerte de sus feligreses al aconsejarles que no tomen el tratamiento médico, etc. A su nivel, ellos están buscando tratar con este asunto porque se está saliendo de sus manos. Esperemos a ver qué sabiduría dará Dios al gobierno. Otros países como Botswana, han comenzado ya a actuar contra tales pastores (ver Noticia).

CharismaticChaosThumb

Sin embargo, como iglesia, hay un elefante en la habitación al cual parece que no podemos ver – Me refiero a que tal azote es casi exclusivo entre nuestros amigos carismáticos. Nótese que digo: “casi exclusivo”. Entonces, ¡no me disparen aún! Estoy de acuerdo en que alguna vez por ahí se escucha de algún pastor en otros círculos cristianos culpable de estas malas conductas. Sin embargo, por cada uno de ellos hay noventa y nueve pastores carismáticos causando desastres. ¿Soy el único que puede ver esta discrepancia en los números a ambos lados de la cerca?

En otros círculos de iglesias parece haber métodos de auto regulación que ayudan a expulsar rápidamente de entre el rebaño a estos lobos que vienen con piel de oveja. Se toman medidas disciplinarias y los individuos son expulsados sin dilación. Del otro lado de la cerca, en el amplio mundo carismático, los sistemas de auto-regulación parecen ser casi inexistentes. En parte, es porque el pastor y su esposa son normalmente los dueños del nombre de la iglesia y de las propiedades de la iglesia. Por esta razón, tienen la audacia de decir a aquellos que los señalan y denuncian por sus malas actuaciones que ellos son los que tienen que irse de la iglesia. O bien, si acaso son expulsados, simplemente cruzan la calle y comienzan otro Ministerio Internacional “de Esto y Aquello”. ¡Y el asunto sigue y sigue! ¿No es esta ridícula situación ocurriendo en frente de nuestras narices?

Me han dicho en muchas ocasiones que cuando yo meto a los chicos malos junto con los chicos buenos bajo la misma sombrilla de “los carismáticos”, estoy haciendo una injusticia para con los chicos buenos. Debería usar tal vez el término “predicadores del evangelio de prosperidad” o “predicadores de sanidades y riquezas” para referirme a los que son chicos malos.

Dos preocupaciones vitales

Hay dos asuntos que me preocupan aquí. Primero, ¿por qué razón es que casi todos estos herejes se nutren primero en círculos carismáticos hasta el momento en que se lanzan a la plataforma de los completos herejes? ¿No sugiere esto que hay algo intrínseco en la leche carismática, que una vez que la toman por una cierta cantidad de años, les lleva a abrazar puntos de vista heréticos? Solo lanzo la pregunta.

Por ejemplo, el punto de vista de que Dios aún nos habla aparte de la Biblia. Tome de esa leche por un cierto número de años y pronto estará atribuyendo a Dios esas voces internas que vienen a su naturaleza caída. Luego, está el asunto de “el hombre de Dios”, que está por encima de todos los demás en la iglesia. Repito, tome de esta leche por algún tiempo y antes de que se dé cuenta, usted deseará ser un “obispo”, “apóstol” o quién sabe qué otro título eclesiástico que se llegue concebir en esta fábrica de locuras. También evitarás rendir cuentas a otros ¡Usted eres el jefe!

Y ¿qué diremos con respecto al énfasis en los milagros, señales y maravillas? ¿Acaso no tiene sentido que si usted se alimenta de una dieta que le habla de prosperidad y salud llegue a querer demandar esto de los médicos brujos?

Ya la sangre de Cristo no fue derramada para aplacar la ira de Dios sino que se trata de rociar carros (para tener un viaje seguro), camas de hospital (para sanar), y billeteras (para tener más dinero). Esta es una consecuencia tan obvia que me asombro de que no podamos verla. La enseñanza carismática ha dado a luz todos estos heterodoxos e independientes hijos espirituales.

Esto no quiere decir que todos los que abrazan puntos de vista carismáticos llegarán al filo de ese precipicio. Yo tengo muchos amigos carismáticos a los cuales respeto y que procuran mantenerse lejos de ese precipicio. Muchos de ellos, por ejemplo, están muy preocupados por lo que ocurre en Nigeria y que está afectando a todo el continente. Sin embargo, sigo haciendo la pregunta: ¿Pueden ellos ver que su posición doctrinal tiene las semillas que llevan al desastre que estamos viendo? Esta pregunta debe contestarse con honestidad.

Segundo, estoy muy preocupado por el fallo de reconocidos líderes del Movimiento Carismático en el continente africano de tratar con este asunto que para mí es tan serio. A puertas cerradas, y con un volumen de voz que es solo superior a un susurro, ellos me aseguran que están preocupados y que están tratando el asunto. Pero nunca escucho sus voces unirse al coro creciente de protestas contra el caos que están causando los predicadores de la prosperidad.

Una similitud escalofriante.

Existe una escalofriante similitud entre este fenómeno y lo que está pasando en el Islam. Parece que a muchos les da miedo afirmar que el Islam es la causa de la violencia en el mundo. Ellos prefieren llamarles terroristas. Sin embargo, ¿por qué será que Al-Qaeda, el Talibán, Boko, Haram, Al Shabaab, etc. Están formados por personas de creencia islámica? ¿Será que hay algo en la enseñanza islámica que le hace pensar a estas personas que Allah los va a recompensar si imponen sus creencias religiosas por la fuerza de violencia a otras personas?

al-Shabaab_2376856b

Debemos notar también que tras puertas cerradas, los líderes islámicos están dispuestos a decirnos que ellos se oponen también a esos grupos de militantes terroristas. Ellos nos aseguran que el Islam es una religión pacífica. Pero no han terminado de decirnos tal cosa antes de que se escuche otro reporte de civiles que han sido bombardeados en algún lado y no escuchamos algún grito de condenación de sus labios. CNN, BBC, Aljazeera no emiten reportes citando alguna de esas denuncias por parte de tales líderes en contra de los responsables de la violencia.  Más bien, procuran guardar silencio.

Esta actitud tanto de los líderes carismáticos como de los islámicos – mientras el mundo arde en llamas – me hace recordar lo que mi difunto padre solía decir cuando uno se levantaba con alguna herida en los dedos de los pies o de las manos. Él solía decir, “fueron las ratas”. Cuando uno preguntaba cómo era posible que esto sucediera sin que sintiéramos dolor mientras nos mordían, él decía: “Las ratas te soplan la herida cada vez que te muerden para que no sientas el dolor y de esa manera, pueden comerte el dedo entero”.

Aunque la historia de las ratas que soplan no sea cierta, los líderes carismáticos y los musulmanes están cumpliendo esta historia en el mundo de los humanos. Sus palabras que nos aseguran que están tratando con el problema son como el soplido que calma nuestros nervios, mientras que los rebeldes de entre sus mismas filas están causando el terrible daño. Es hora que estos líderes admitan que sus enseñanzas tienen un error fundamental que nutre a estos peligrosos fanáticos religiosos.

 

Ser Padres en la era de los Smartphones

Posted in Reflexiones on junio 9, 2014 by elcaminoangosto

oldphonelocksmartphone

Por el Pr. Conrad Mbewe (A letter from Kabwata)

Traducido con permiso por Alexander León.

Uno de los grandes retos que se nos presentan a los padres que intentamos criar a nuestros hijos de una forma piadosa son los smartphones (teléfonos inteligentes). Esta tecnología ha abierto puertas en las vidas de nuestros hijos que nosotros no teníamos cuando estábamos creciendo.

Para empezar, si acaso teníamos acceso al teléfono, era solo uno que estaba en la casa para el uso familiar y colocado en un lugar donde todos podían escuchar la conversación. Nunca recibía mensajes y tenía un candado para que no pudiéramos llamar sin permiso.

Hubo un tiempo en el cual era casi imposible que la gente joven tuviera acceso a material pornográfico. Solo estaba disponible de forma impresa en revistas difíciles de conseguir, las cuales entraban secretamente al país y se ocultaban debajo de la cama del joven que la tuviera.

Eso ha cambiado por completo. Nuestros hijos están creciendo rodeados de smartphones, los cuales son mil veces más inteligentes que sus padres. Ellos llevan sus teléfonos donde quiera que van y les dan acceso prácticamente a todo y a todos.

Esto debería ser una bendición – si no viviéramos en un mundo de pecado. La bendición para los padres es que sus hijos los pueden localizar de manera inmediata, y ellos también pueden ser localizados donde quiera que estén. Pero, esa es probablemente la única bendición que tienen.

Como he dicho, vivimos en un mundo de pecado. Por cada padre responsable hay diez mil hombres inmorales y mujeres que están acechando las vidas de nuestros hijos para tomarlos como presa. Así, por medio de esos teléfonos, nuestros hijos están recibiendo toda clase de basura para corromperlos.

Hace solo algunos años, con solo asegurarte de que tu hijo o tu hija no le diera el número de teléfono a un desconocido, estaban relativamente a salvo. Nadie podía llamarlos o enviarles mensajes de texto. Pero el Internet se hizo accesible por medio de los teléfonos y todo cambió.

Ahora los padres pueden estar sentados en la sala y  en sus dormitorios los hijos estar siendo presa de depredadores por medio de lo que se llama redes sociales en sus teléfonos. Podrían estar viendo sitios pornográficos en cualquier parte del mundo con solo hacer click a un botón. ¡Esto es terrible!

¿Qué debemos hacer como padres? Primero que todo, si hemos de criar hijos piadosos, necesitaremos educarlos sobre el hecho de que ellos no están en un campo de juegos, no están en un playground, sino en un campo de batalla, rodeados de feroces depredadores. Estos lobos usarán los smartphones para destruirlos.

Segundo, si les damos acceso paulatino a nuestros hijos para que tengan sus propios smartphones, tenemos que doblar nuestros esfuerzos para asegurarnos de que ellos vengan a la fe en el Señor Jesucristo a edad temprana. Solamente Cristo puede cambiar sus corazones para que ellos voluntariamente quieran usar sus teléfonos para la gloria de Dios y no alimentar los apetitos que como seres caídos tienen. De manera que, ¡Padres, despierten!

Ver Telenovelas corrompe la mente – Conrad Mbewe

Posted in Reflexiones with tags , , , on junio 5, 2014 by elcaminoangosto

Creo que el comentario del Pr Conrad Mbewe debe aplicarse a cualquier clase de programa con contenido obsceno o contrario a la moral cristiana. Por favor jóvenes, lean con atención, pero no solo los jóvenes, señoras y señores ¿qué están viendo en casa?

Imagen

Ver telenovelas corrompe la mente.

Me preocupa la cantidad de telenovelas que invaden los canales de televisión. Estoy convencido que deben ser muy populares. Si no fuera así, ¿por qué habrían los dueños de las estaciones de televisión programar tantas? Tiene que ser que les generan buenas ganancias a los propietarios.

Mi preocupación tiene que ver con los efectos morales de esas telenovelas, especialmente sobre las mentes de los que son jóvenes e impresionables. La gente joven cree con facilidad lo que ve por televisión. Aun si suelen ir a la Iglesia el domingo, las telenovelas terminan dictando la forma en que ellos ven la vida.

El resultado de esto es que aun cuando la Biblia enseña claramente que las relaciones sexuales son permitidas únicamente a las personas casadas, muchos jóvenes Cristianos ven el amor y los romances de la forma en que son presentados en los programas inmorales que constituyen su dieta diaria de televisión.

Se sumergen a sí mismos en las aguas sucias y pestilentes de la alcantarilla que fluye de esos programas hasta que sus propias vidas también comienzan a oler así de mal. Olvidan que los directores de películas son en su mayoría personas impías a los cuales no les importa para nada lo que la Biblia diga o los Diez Mandamientos.

Por eso, el hilo de las telenovelas en cada episodio consiste en adulterio tras adulterio. Esta tiene un romance con aquél, pero no sabe que aquel ya había tenido un romance con aquella otra, y que tiene un hijo del primero, y que ese hijo, que ahora es un adulto está teniendo un romance con la madre de este otro, y… los sórdidos detalles continúan repitiéndose y repitiéndose hasta el cansancio y hasta las náuseas.

Esto es como el lenguaje básico de las computadoras “basura entra, basura sale”. No es posible que veas películas con contenido explícitamente sexual cargadas de intenciones inmorales sin que esto despierte apetitos inmorales en tu vida. Esto es simple sentido común.

La Biblia dice “El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado” (Proverbios 13:20). Al mirar esa clase de películas, te estás haciendo acompañar de necios y no te sorprendas cuando finalmente sufras.

La Biblia también advierte a los jóvenes, al decir en el Cantar de los Cantares2:7 “Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Por los corzos y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera.”  [Nota del traductor: La traducción que usa el autor dice “hasta que sea el momento correcto” en vez de “hasta que quiera”]

Si eres joven, al mirar películas románticas, estás despertando apetitos dentro de ti mismo que no puedes satisfacer de manera correcta. No es el tiempo correcto aún y entonces terminarás satisfaciendo esos deseos fuera del matrimonio.

Entonces el camino a tomar es: ¡No mires esa clase de programas, están envenenando tu alma!

Si ya has estado contaminando tu alma con la basura que sale de esos programas, corre a Cristo y pídele que limpie tu alma con la sangre que Él vertió en el Calvario. Él lo hará. 

Sobre la condición de las Iglesias de la Conveción Bautista del Sur

Posted in Reflexiones with tags , on marzo 31, 2014 by elcaminoangosto

 

Convención Bautista del Sur

Convención Bautista del Sur

Los Bautistas del Sur, una Denominación No Regenerada

por Jim Elliff

(Traducido por el pastor Alexander León – Iglesia Bautista Reformada en Los Lagos, Heredia, Costa Rica – Alexander.leon@fereformada.org )

 [Nota del traductor: La condición aquí descrita debe impulsar a seria reflexión porque lo que se describe no es muy diferente de lo que ocurre en otras denominaciones y en iglesias independientes también]

 

- “¿Cómo estás?”

- “Bien, a pesar de las circunstancias”

- “¿Cuáles circunstancias?

- “Bueno, mi brazo funciona bastante bien. Puedo moverlo un poco. Pero mi pierna sí me molesta”

- “¿Qué pasa con tu pierna?”

- “Creo que está paralizada. Casi no reacciona, excepto porque me traquea a veces, pero eso no es nada comparado con el resto de mi cuerpo”

- “¿Cuál es el problema?”

- “Según parece, el resto está muerto, porque huele mal y siempre se me caen pedazos de carne. Por eso mejor lo mantengo cubierto. Pero a pesar de todo me queda mi boca, que por fortuna funciona bastante bien. ¿Y usted cómo está?

Como la infeliz persona que se describe aquí, la Convención Bautista del Sur tiene nombre de que vive, pero de hecho, está muerta en su mayoría (Apocalipsis 3.1). A pesar de los recientes  logros [a principios de los años 80´s]  en cuanto a la decisión de volver a la Biblia, una mirada más cercana a la denominación nos da la impresión de un cadáver en vez de un atleta preparado para la carrera de esta vida. De forma inusual, comprender esta horrible realidad nos da esperanza para el futuro si actuamos con decisión.

La Realidad

De los 15.9 millones de miembros de la Convención Bautista del Sur, solamente 5.2 millones, es decir un 32.8%, se molestan en ir a la iglesia el Domingo en la mañana, según el departamento de Planeamiento e Información Estratégica de la Escuela Dominical en 1997. Si su iglesia es del promedio, y no una recién fundada, sus estadísticas han de ser similares. En la iglesia promedio, hay que restar de ese 32.8% porque de los que sí van a la iglesia son muy pocos los que se interesan en algún aspecto adicional de la vida de iglesia, por ejemplo ir al servicio de la noche. En otras palabras, sólo un tercio del 32.8 %, es decir un poquito más del 10% del total tienen algún interés en ir a las iglesias, muchas de las cuales son decididamente liberales y no predican el evangelio.

Esto sugiere que cerca de un 90% de los miembros de las iglesias de la Convención Bautista del Sur no parecen ser mejores cristianos que los “cristianos culturales” que hay en las denominaciones tradicionales protestantes (Anglicanos, Episcopales, Luteranos).

Voy a ilustrarlo en términos particulares mirando a algunas de las iglesias en las cuales he predicado recientemente. Podría ser cualquier iglesia Bautista en cualquier ciudad. En una ciudad había una asistencia asombrosa de 2.000 personas el domingo en la mañana; pero el registro de membresía era de 7.000 personas y solo 600 asistían a los domingos por la noche, es decir como un 10% del total de miembros. Otra iglesia tenía una membresía de 2.100, de los cuales sólo 725 visitaban la iglesia en la mañana del domingo y sólo un tercio de ellos regresaban en la noche. Esto representa menos de un 10% de la membresía.

Otra iglesia tiene una membresía de sólo 310 personas, pero también sólo 100 personas van al culto dominical en la mañana y 30 o 35 de ellos regresan en la noche. Todas estas son consideradas “buenas iglesias”, y tienen un nivel de liderazgo competente y también visión. Los enfermos y los que no asisten por estar fuera de la ciudad representan una pequeña minoría que no afecta las cifras que se dan. Especialmente es necesario notar que los miembros de los cuales hablamos son personas que han sido bautizadas. ¿Qué nos sugieren estos ejemplos, aunque sea de forma general?

 

Los Cristianos que no están no son Cristianos

Primero, estos ejemplos revelan que la mayoría de las personas que están registradas en la membresía de la iglesia dan poca evidencia de tener amor a los hermanos – una clara señal de no ser regenerados (I Juan 3.14). No es posible creer que estos cristianos tienen verdadero amor filial en sus corazones si no tienen comunión con los hermanos o si se presentan a la iglesia como un simple ejercicio de costumbre cultural. El amor es la marca más característica de un creyente genuino. (I Juan 3.14-19)

Segundo, estos números sugieren que aquellos que no vienen o que vienen al servicio dominical matutino por cumplir, están más interesados en sí mismos que en Dios. Para ponerlo en las palabras del apóstol Pablo, tienen una “mente carnal” y no una “mente espiritual” (Romanos 8.5-9). La atmósfera que más les agrada es la del mundo y no la de Dios. Pueden soportar un poco de Dios porque esto les hace sentir mejor con respecto a sí mismos. Pero más allá de esto, estos “cristianos” rechazarán cortésmente involucrarse más en la iglesia. Tal vez participen un poquito más para la Pascua o algún evento especial; pero en general sólo participan de la estéril ruta dominical acostumbrada de los fariseos.

Lo triste es que todas estas personas han hecho “la oración de fe” y “caminado al altar” alguna vez, y se les ha hecho creer que son Cristianos por aquello que sucedió, aunque nunca dio fruto. No son nuevas criaturas en Cristo (II Corintios 5.17). En muchísimos casos hay obvias señales de no haber sido regenerados en sus corazones, porque viven en adulterio, en fornicación, avaricia, y en pleitos. Estos son “cristianos profesos”, que la Biblia dicen que están engañados. (Ver I Corintios 6.9-11; Gálatas 5.19-21, 6.7-8; Efesios 5.5-6; Tito 1-16; I Juan 3.4-10)

Jesús explicó que había una buena tierra que era receptiva a la semilla del evangelio hasta que se volvía en una planta que produce fruto, pero que entre los pedregales se encuentran los creyentes que sólo “aparentemente fueron salvos”. Si la fe de un hombre no permanece y se acaba, entonces esa no era una verdadera fe salvadora. Nosotros sabemos y predicamos que si una vez fuimos salvos, siempre seremos salvos, pero esa fe temporal y falsa que no es la verdadera Fe es la que lamentablemente abunda entre los bautistas del sur.

En Juan 2.23-25 Jesús fue la pieza central en lo que se volvió una experiencia de evangelismo masivo donde un gran número creyó en El. Aún así, El no se confiaba de ellos porque “El conocía sus corazones”. ¿Es posible que hayamos incluido en las iglesias a millones de creyentes que nunca se arrepintieron, y cuyos corazones nunca cambiaron? Creo que eso es lo que hemos hecho. Nuestra denominación, aunque la amemos, está en su mayoría llena de no-regenerados. Sería terquedad o ilusión negar esta situación.

Hay quienes dirían que lo que pasa es que esas personas son “Cristianos carnales” y no merecen que se les califique de no-regenerados. Es verdad que los creyentes Corintios (a los que Pablo se refirió como carnales, I Corintios 3.1-3) actuaban “como hombres” en su espíritu partidista. Sabemos que los cristianos son capaces de cometer cualquier pecado excepto aquel que es imperdonable.

Sin embargo, no hay duda de que Pablo sospechaba que algunos de los Corintios eran incrédulos, porque más adelante les advierte con respecto a esta posibilidad en II Corintios 12.20 , 13.5. Una carnalidad larga, continua, que no se supera y de la cual la persona no se arrepiente, es la verdadera descripción de una persona no-regenerada. (Romanos 8.5-14; I Juan 3.4-10). Cuando Pablo llama a los Corintios “carnales”, no tenía la intención de aceptar un estilo de vida Cristiano que no tenía diferencia de los incrédulos, puesto que con vehemencia los exhorta al respecto en otros pasajes. Pablo escribió en la misma carta: “No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios. No os engañéis” (I Corintios 6.9-11). ¡Aparentemente desde esa misma época, había algunos que se engañaban a sí mismos pensando que un hombre o mujer injustos que profesara fe en Cristo podía ser un verdadero Cristiano!

¿Es el Seguimiento el Problema?

Se comete un gran error cuando se echa la culpa de este problema al hecho de que se da un pobre seguimiento a los creyentes, porque en muchas iglesias incluso con los programas de seguimiento la actitud persiste. Una iglesia que intentaba seguir a los nuevos creyentes que produjo una gran cruzada hecha por un gran evangelista internacional. El reporte del pastor a cargo fue que ninguno de los que “se convirtieron” mostraron interés en aprender a crecer como Cristianos. Según dijo. “Ellos huían de nosotros”.

He conocido algunas iglesias que hacen un esfuerzo extremo para discipular a los nuevos creyentes. Los felicito por eso, pero, como en los otros casos, tienen muy poco éxito. Han tenido que llegar a aceptar que aunque saben que los que hacen profesión de fe deben interesarse en seguir el Camino, son muchos, si no la mayoría, que simplemente no están interesados.

A los nuevos creyentes auténticos se les puede dar seguimiento porque ellos tienen el Espíritu, por el cual claman “Abba Padre” (Romanos 8.15). Pero simplemente no se le puede dar seguimiento a una persona muerta espiritualmente.

Fue la predicación de la regeneración, con una explicación de las marcas para reconocerla, lo que caracterizó el corazón del Gran Despertar. J.C. Ryle, al hablar a los predicadores del avivamiento del siglo 18 dijo que ni por un momento creyeran que había verdadera conversión si esto no estaba acompañado de santidad personal. Solamente esta poderosa regla puede conmover la cama de piedra de aquellos que duermen en Sión.

Enfrentando el Dilema

¿Qué debemos hacer? Yo sugiero cinco respuestas. Primero tenemos que predicar y enseñar con respecto a esto. Todos los escritores del Nuevo Testamento escriben con respecto a la falsedad y el engaño. Jesús mismo habló extensamente de la conversión verdadera y la conversión falsa, dando especial atención a los frutos de los verdaderos creyentes (Juan 10.26-27; Mateo 7.21-23; Mateo 25.1-13). Si esto genera duda en las personas, usted no tiene porque verlo negativamente. Un amigo me dijo, “La duda nunca envía a nadie al infierno, pero el estar engañado sí lo hace”. Los que dudan analizarán su situación y saldrán adelante si continuamos predicando la verdad. Contrario a lo que muchos piensan, No todas las dudas son del diablo. Hablemos sin temor todo el consejo de Dios. Nadie puede hacer que un verdadero creyente pierda su salvación, pero evitemos que un falso creyente continúe perdido.

Es cierto que puede ser que algunos lleguen a ser más escrupulosos de la cuenta y se lleguen a llenar de temor, pero son la minoría. La mayoría están muy confiados basándose en su falsa seguridad que les han enseñado y se sostienen por el pensamiento de que una vez hicieron “aquella oración de fe”. Con paciencia y cuidado hay que enseñarles que no hay nada que temer si son verdaderos regenerados, pero no debemos ser culpables de hacer que la gente albergue esperanzas falsas, porque hasta la gente sincera puede estar engañándose a sí misma.

Segundo, debemos tratar el asunto de los que persisten en el pecado dentro de nuestros miembros, incluyendo el pecado de no asistir a la iglesia como debe ser. Esto debe hacerse restableciendo la olvidada práctica de la disciplina eclesiástica. Cada iglesia debería tener reglas que le ayuden a saber cómo tratar los casos tanto de escándalo como el abandono de la casa de Dios o la asistencia irregular. Todos en la iglesia, incluyendo a los nuevos miembros, deberían estar familiarizados con las normas bíblicas de la disciplina en la iglesia. Jesús dijo que si una persona se trata con amor pero con firmeza, y es disciplinado por la iglesia, y aún así continúa sin arrepentirse, debería ser considerado como un “publicano y gentil” (Ver Mateo 18.15-17). Aunque David cometió pecados atroces, se arrepintió de corazón (Ver II Samuel 12.13; Salmo 51). Los cristianos deben mostrar siempre su arrepentimiento y la disciplina eclesiástica ayuda a realizar esto.

También tenemos que ir a los hogares de los miembros de nuestra iglesia, buscarlos para traerlos a Cristo, y si del todo no lo quieren, dejarlos en el mundo pues con esto demuestran que aman más al mundo que a Cristo. Esta es una labor básicamente pastoral.

Nunca debemos arrancar la supuesta cizaña del trigo (Mateo 13.24-30; 36-43), como si tuviéramos una sabiduría absoluta. Podemos equivocarnos. Sin embargo, la disciplina amorosa de la iglesia es un proceso cuidadoso por medio del cual el pecador que obstinadamente se resiste a mejorar su condición, termina usualmente por salirse él mismo de la iglesia, los sinceros se recuperarán. La iglesia está formada de pecadores arrepentidos, no de pecadores en rebelión con Dios.

Tercero, deberíamos ser más cuidadosos con la membresía de la iglesia. En mi opinión, la llamada pública al altar (costumbre desconocida antaño) frecuentemente presiona inconvenientemente a la gente. Hemos usado esta costumbre por nuestro deseo de ver a los perdidos convertirse. Aunque esta costumbre se volvió tan arraigada en los Bautistas en el último siglo, deberíamos estudiar más cuidadosamente si es conveniente realizar esos llamados de presión de forma evangelística. Hasta el siglo 19 las iglesias no tenían esta práctica y forma de llamado, hasta que Charles Finney promovió sus “nuevas medidas”. Antes de esta época se dejaba que la convicción fuera profunda en los pecadores para producir conversiones genuinas. Antiguamente no se utilizaban métodos especiales para llevar el evangelio, más bien se confiaba en que la predicación de la Palabra y la acción del Espíritu Santo eran suficientes para realizar milagros en los corazones. El gran predicador Bautista C.H. Spurgeon, por ejemplo, consiguió miles de convertidos sin utilizar la práctica del llamado a la decisión en el altar. Todo el mensaje se consideraba una invitación que si era aceptada en el corazón producía frutos de arrepentimiento.

No necesitamos inventar nuevos métodos para lograr que la gente responda al llamado y venga al altar, lo que necesitamos en más unción del Espíritu en la predicación. No podemos impedir a los pecadores que vengan a Cristo cuando realmente Dios los ha traído a Él. (Ver Juan 6.37). Cuando vemos que entre el 70 y el 90 por ciento de los que logramos que respondan al llamado muestran poca o ninguna evidencia de haber sido salvados en las primeras semanas o meses de su “emocionante conversión”, entonces deberíamos hacernos serias preguntas. Si queremos, podemos obviar el hecho de que la práctica de “levantar la mano” o de “venir al altar” no se menciona en la Biblia, simplemente seamos prácticos y reconozcamos que esta costumbre no nos está ayudando.

También, tenemos que tener más cuidado con aquellos que aceptamos en la membresía y que vienen de otras iglesias. La necia práctica de recibir nuevos miembros apenas llegan a la congregación debe ser abandonada. Y tenemos que poner mucha más atención y análisis a la conversión de los niños. Un gran porcentaje de las profesiones infantiles se olvidan en los años de adolescencia y de universidad (entre más independientes se vuelven, reflejan más su verdadera naturaleza)

Cuarto, debemos dejar de insistir en dar seguridad inmediata a todo el que suponemos que se ha convertido. Sólo el Espíritu Santo es el que da esta seguridad interior. Tenemos que dar las bases sobre las cuales se puede tener seguridad, pero no podemos dar la seguridad misma. Hay que estudiar I Juan con respecto a esto. ¿Cuáles son las cosas que fueron escritas para que podamos saber que tenemos vida eterna? (I Juan 5.13). Respuesta: El examen que el mismo libro da.

Finalmente, debemos restaurar la sana doctrina. El Avivamiento, según me doy cuenta al estudiar la historia, tiene que ver con la recuperación del evangelio. Las tres grandes doctrinas que se han exaltado en los avivamientos son: La Soberanía de Dios en la salvación, La Justificación por la Fe sola, y la regeneración que produce un fruto reconocible. El Avivamiento consiste en mostrar a Dios, pero la bendición de la presencia de Dios afecta directamente nuestras creencias. Dios aparece en las grandes doctrinas que se predican con la unción del Espíritu Santo de forma fiel y penetrante.

Como una ilustración de nuestra pequeñez doctrinal, el arrepentimiento se ha olvidado completamente en las presentaciones del evangelio, o se ha reducido a la frase “reconozca que usted es un pecador”. “Invite a Cristo a su corazón”, es una frase que concuerda con el contexto bíblico de Juan 1.12 y de Apocalipsis 3.20 que son las citas que se usan para esto. Esta frase de invitar a Cristo ha tomado el lugar de la verdadera doctrina de que la justificación es solamente por fe y no por obras. La doctrina del juicio de Dios rara vez se predica, o se predica con mucha incomodidad, y la cruz, como estudio comprensivo, casi no se escucha. Los predicadores modernos se asustarían sólo con leer los títulos de los sermones de los antiguos predicadores,

Si no busca la Sanidad, debe sentirse avergonzado

¿Cuál ejército desea usted tener? ¿El primer ejército de Gedeón, o el último? Ninguna iglesia, y ninguna denominación, puede creerse sana si no hay más personas en los cultos que las que hay registradas como miembros. Estaríamos más cerca del avivamiento que deseamos si admitimos nuestras fallas como iglesias y como denominación, si nos humillamos de verdad, y buscamos la bendición de Dios y rectificar esta horrible situación. De otra manera estamos orgullosos con nuestra vergüenza.

La próxima vez que alguien le pregunte acerca de cómo va su iglesia y su denominación, dígale la verdad. Ahora tenemos un logro al haber aceptado la inerrancia e infalibilidad de la Biblia, hay Seminarios que promueven la ortodoxia, hay un nuevo fervor entre los verdaderos creyentes (tenemos mucho de qué estar contentos), pero considerados como un todo, la Convención Bautista del Sur necesita resucitar de entre los muertos.

———————————————————-

Jim Elliff is the president of Christian Communicators Worldwide and the former resident consultant for the Midwestern Center for Biblical Revival at Midwestern Baptist Theological Seminary. He speaks to conferences in the states and overseas, and often leads churches and pastors in the subject addressed above. For additional free booklets on this subject, write Christian Communicators Worldwide, 201 Main Suite #3, Parkville, MO 64052, or phone (816)584-8601.

Cristianos Reformados – ¿Dónde están ustedes?

Posted in Reflexiones with tags , on marzo 3, 2014 by elcaminoangosto

Una vez más los temas que suele tratar el pastor Conrad Mbewe son tan relevantes en su contexto africano como en el nuestro en América Latina. Este artículo fue escrito originalmente por Conrad Mbewe en el 2009 y recientemente ha sido re-publicado. (Traducido con permiso por Alexander León J. )

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. La luz del mundo Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.  Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” (Mateo 5:13-16)

Al inicial el 2009, he estado pensando mucho. Cuando el movimiento Bautista Reformado comenzó en Zambia a finales de los 1980´s, el grito de temor que se usó contra el movimiento fue que las iglesias sufrirían una reducción porque ese era el efecto mostrado en otras partes del mundo. Constantemente se nos advertía: “Sus iglesias van a morir”. Los que fuimos pioneros en este movimiento nos pusimos nuestros “sombreros de pensar”, y nos dimos cuenta que esto ocurriría si no poníamos la maquinaria evangelística de nuestras iglesia a funcionar en toda su potencia. Esto hicimos, y el efecto es que un buen número de nuestras iglesias están experimentando problemas de espacio. La Iglesia Bautista en Kabwata ha tenido que derribar algunas paredes recientemente para dar espacio a la siempre creciente asistencia dominical. Además de eso, nuestras conferencias y campamentos están llegando a su máxima capacidad. Por ejemplo, el  Campamento Juvenil de nuestra iglesia tuve recientemente una asistencia de más de cuatrocientos jóvenes, en su mayoría adolescentes, (foto abajo).¡ Y el tema no fue “¿Cómo ser exitoso en la vida?=” sino “El Juicio Final”!  Nosotros como Bautistas Reformados somos también los únicos Bautistas en Zambia que tenemos programas de Televisión y Radio funcionando regularmente. Si hablamos de Internet, somos los únicos Bautistas en Zambia cuyas iglesias tienen sitios web activos. Y nos estamos multiplicando. Solo en Lusaka hay no menos de diez Iglesias Bautistas Reformadas. Como quieran llamarlo, esto no ha sido “reducción” – ¡Y ciertamente no ha significado la muerte!

KBC Youth Camp 2008

 

Sin embargo, en lugar de conformarnos con estos logros, creo que necesitamos atender los retos que todavía tenemos como movimiento Bautista Reformado en Zambia. Uno de ellos es influenciar la sociedad como sal y como luz. No tengo ninguna duda de que la teología Reformada, con su énfasis en la predicación expositiva y aplicativa, ha producido Cristianos con una muy alta fibra moral en nuestra sociedad. La gracia de Dios en las verdades de la Escritura nos ha enseñado cómo tener auto-control, vidas limpias y piadosas en medio del presente siglo malo (Tito 2).  Por lo tanto nuestros hogares definitivamente no son un ejemplo representativo de lo que son los hogares en nuestra sociedad. Las Escrituras nos han educado al respecto del matrimonio y la vida en familia, y estamos esforzándonos en implementar estas normas.  También, en nuestros lugares de trabajo, la persecución inicial ha disminuido, nuestros miembros están siendo beneficiados con promociones sin precedentes para cargos de mayor nivel. Esto solo puede ser posible porque los empleadores están apreciando su integridad y trabajo esforzado. ¡Así es como debe ser!

Mi preocupación, sin embargo, es la casi total ausencia de Bautistas Reformados en las áreas en las cuales la sociedad necesita voluntariado.  Pensemos  en áreas como los gobiernos locales – y aún el gobierno estatal. ¿Cuántos de nosotros estamos involucrándonos en nuestra comunidad para que podamos ser electos en el gobierno a nivel local y que la gente de la comunidad conozca nuestras obras? Nuestros niños están en escuelas en nuestros vecindarios, pero ¿cuántos de nosotros servimos en las juntas administrativas de esas escuelas de manera voluntaria para poder mejorar esas instituciones?  Nuestra nación está luchando por su vida a causa del HIV y del SIDA. No dudo que dentro de las cuatro paredes de nuestras iglesias, nuestro mensaje es alto y claro – “Abstinencia de toda relación extra matrimonial y fidelidad en el matrimonio”. Pero de nuevo, pregunto, ¿cuántos de nuestros miembros están involucrados en los programas de mitigación del HIV/SIDA en nuestras comunidades?

orphans_front

Por eso todo lo que necesitas es ir a los pueblos y áreas rurales y encontrarás pobreza extrema, con viudas y huérfanos que no saben  dónde conseguirán su próximo alimento. ¿Qué acción práctica estamos tomando al respecto? Muchas son las donaciones que recibe el país, pero mucho de ese dinero termina en los bolsillos de ricos que están construyendo mansiones, por asistir a conferencias de entrenamiento para entrenar a entrenadores de entrenadores de estas conferencias, etc. Únicamente los Cristianos bíblicamente enseñados pueden romper este círculo vicioso y asegurar que la ayuda que tanto se necesita llegue a las personas que la necesitan. Se asegurarán también que los vulnerables sean ayudados de manera tal que comiencen a ayudarse a sí mismos, y no reducirles a una vida de perpetua mendicidad a la espera de la siguiente ayuda. Pero, busco en vano procurando encontrar Cristianos Reformados que dediquen tiempo para esta clase de labor. Muchos de los que hacen esto están ahí porque es la fuente de su sustento. ¡Las ONG pagan bien!

 

nightin4

¿No somos culpables de encender una luz y ponerla debajo de un almud? ¿Por qué la corrupción es tan endémica en todas las esferas de nuestra sociedad y cómo esperamos combatirla? No dudo que esto debe hacerse primeramente por medio del evangelismo. Sin corazones cambiados, no podemos esperar comunidades cambiadas. Sin embargo, detenernos ahí es sugerir que solo cuando todos sean convertidos por el poder del evangelio nuestras comunidades podrán ver cambios. Eso nunca sucederá. La profecía bíblica no sugiere ni remotamente la conversión de ninguna sociedad al 100%. Sin embargo, lo que tiene que suceder es que aquellos que se han convertido no se escondan, sino que se involucren en la vida de sus comunidades. Deberían estar ahí cuando las ideas y acciones del mundo más importan – en las artes, en los medios, en los corredores de poder, en la sociedad civil, etc. Conforme expresen sus bien informadas convicciones centradas en Dios, el mundo pronto comenzará a escuchar y un nuevo día amanecerá para la comunidad entera y la nación. Hasta un ateo que recientemente visitó África reconoció esto:

(http://www.timesonline.co.uk/tol/comment/columnists/matthew_parris/article5400568.ece).

¿Dónde estaríamos si Cristianos como William Wlberforce no hubiera incursionado en los corredores de poder? ¡El desdichado tráfico de esclavos estaría todavía vivo en el planeta tierra! ¿Dónde estaríamos si mujeres Cristianas como Florece Nighingale (pintura abajo) no se hubieran dado a sí mismas para atender a los enfermos y a los que sufrían en sus sociedades y más allá – a pesar del desánimo de sus familias? La práctica misma de la medicina, especialmente de la enfermería, cambió positivamente por causa de la vida de Florence.

¿Dónde estaríamos si hombre Cristianos como Roberth Raikes y George Williams no hubieran tomado para sí mismos la tarea de mejorar la vida de los niños y jóvenes en sus comunidades donde sin educación alguna sucumbían a los vicios, al crimen, el alcoholismo y la prostitución? Fue a causa de estos hombres que movimientos como la Escuela Dominical y organizaciones como el YMCA nacieron e hicieron mucho bien al mundo entero.

Estos hombres y mujeres se interesaron no solo en ser Cristianos responsables dentro de las cuatro paredes de sus hogares, familias y lugares de trabajo. Ellos vieron las necesidades de la sociedad que les rodeaba y decidieron no cerrar sus ojos ante estas necesidades sino que se dieron a sí mismos para hacer algo al respecto. No fue fácil para ellos. La sociedad no quería ayudarlos. Sin embargo, dieron su tiempo, dinero y energías para cambiar el mundo alrededor de ellos. Hoy, leemos sus biografía y los elogiamos; pero hubo un tiempo en el cual fueron envilecidos por atreverse a levantarse por la verdad y por los desprotegidos hasta que la marea cambió en favor de ellos.

¡Miren el estado deplorable de nuestras escuelas! ¡Miren a la condición de nuestros sistemas de salud que están en bancarrota! ¡Miren la degradación moral de nuestros pueblos! ¡Miren la corrupción en las oficinas altas y bajas! ¡Miren el número de huérfanos y viudas que el HIV y el SIDA están produciendo cada día! ¡Miren la endémica pobreza que nos rodea! ¡Miren la avaricia de nuestros políticos y la pérdida de dineros donados por las ONGs! Miren la ruptura de la vida familiar en nuestras ciudades. Miren la indiferencia en asuntos de higiene básica y ambiente limpio que tiene nuestra gente. ¡Miren la mentalidad post-moderna que se ha introducido por los medios electrónicos e impresos. No podemos darlos el lujo de refugiarnos con nuestros hijos en un árbol bien aislado y dejar que el mundo se pierda. Este es el mundo de Dios y Él nos ha puesto aquí con un propósito. Él nos ha enseñado Su Palabra y nos ha dado buenas iglesias con un propósito. No dudo en absoluto que la esperanza de Zambia están en la fe Cristiana, y que la fe Cristiana en su más bíblica forma está en las manos de Cristianos de una fe Reformada. Salgamos de ahí en el 2009 y hagamos la diferencia en nuestro mundo. Tomemos la luz que está debajo del almud y levantémosla por donde quiera que vayamos para que todos la vean. El mundo allá afuera nos necesita. Así que, no nos atrevamos a escondernos tímidamente de las demandas de ser sal y luz en este mundo enfermo de pecado.

Cristianos Reformados, ¿Dónde están ustedes?

 

Devocional 17 de Enero, 2014 – Génesis 1:1

Posted in Devocionales, Reflexiones with tags on enero 17, 2014 by elcaminoangosto

biblia

“En el principio creó Dios, los cielos y la tierra” Génesis 1:1

La Biblia, la revelación escrita de Dios para los hombres, comienza con esta importante declaración.

Es una declaración de lo que sucedió. No es un intento de probar o convencer al lector en cuanto a la veracidad del relato,  sino que describe lo que ocurrió. Dios creó en el principio todas las cosas que existen.

Meditemos un poco en algo de lo mucho contenido en este versículo.

Lo primero es que todo tuvo un inicio. El universo no ha existido siempre sino que Dios dio existencia a todo en un momento específico. Hablar sobre algo antes del principio se vuelve una contradicción, porque el versículo está describiendo el momento en el cual Dios dio inicio a la Historia.

Deberíamos asombrarnos al pensar en esto, ¡el tiempo y el espacio no tenían existencia hasta que Dios decidió crear! y es imposible imaginar algo antes de la creación, porque el tiempo y el espacio tienen sentido solo con respecto a un universo físico, el cual no existía.  Pero Dios es eterno y trasciende al mundo físico que Él creó.

Consideremos otra idea que surge de este versículo: Dios quiso crear y como Creador tiene el derecho de disponer sobre todo lo que ha creado.

La sociedad moderna se esfuerza por establecer y defender los derechos que se supone deben tener las criaturas: los derechos de la mujer, del niño, los derechos del minusválido, los derechos del trabajador, los derechos de los animales, etc. Sin embargo,  deberíamos ser conscientes que lo primero y más importante debería ser el reconocimiento de que Dios como Creador tiene todo el derecho sobre todo lo que le pertenece, todo lo que Él hizo le pertenece, como lo afirma el Salmo 24:1De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.

Dios tiene derecho de pedir cuentas a sus criaturas, específicamente a aquellas que creó con una capacidad de raciocinio y decisiones morales, los seres humanos.

Esta es una de las razones escondidas detrás del ateísmo: Si no hay Dios, no hay que rendir cuentas. Pero la biblia establece claramente que el Dios que es Creador de todo, también es Juez y ha determinado un día para que seres humanos y ángeles se presenten ante su presencia.

Los cielos y la tierra son un testimonio visible, palpable de la grandeza del creador y esto es algo en lo que reflexiona el salmista David: “Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Salmos 19.1)

Debemos tomar tiempo para contemplar la belleza de todo lo que Dios ha hecho y luego meditar en el hecho de que aún más grandioso que todo el precioso Universo en el cual vivimos debe ser el Creador de este universo.

¡Y todavía más maravilloso es el hecho de que el Dios todopoderoso y Soberano  haya sido concedido a los hombres,  las criaturas que Él formó y que pronto se rebelaron contra su Creador, la oportunidad de volver a tener comunicación con Él!

Aquel Verbo divino y eterno, por medio del cual Dios hizo todas las cosas (Juan 1:1), se hizo como uno de nosotros para reconciliarnos con Dios. Nosotros, los que por causa del pecado estábamos en enemistad con el Dios Santo y Justo, ahora podemos, por la mediación de Cristo, llegar al Padre. (Juan 14:6)

Sí, el hombre cayó y se rebeló y con ello vino maldición no solo a su posteridad, sino a todo el mundo sobre el cual él debería haber señoreado. (Génesis 1:26). Pero Dios quiso tener misericordia y ha prometido hacer una nueva creación para el disfrute de todos los que lo aman. (II Pedro 3:13)

El Nuevo mundo que Dios ha planeado podrá ser disfrutado únicamente por los que pudieron llegar a valorar al Creador más que a lo creado. Ese nuevo universo será para los que aman a Dios, los que han sido hechos nuevas criaturas en Cristo.  (II Corintios 5:17) – ¿Estás en Cristo?

Estar en Cristo significa haber tenido arrepentimiento de los pecados y haberse refugiado en Él, creyendo que Su sacrificio en la Cruz es suficiente para el perdón y para heredar la vida eterna.

Pr. Alexander León

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 346 seguidores

%d personas les gusta esto: